La muerte es habitual en el universo de Marvel Comics, y aunque en la mayoría de los casos no es algo definitivo, se suele tratar con la mayor solemnidad. El final de un superhéroe no está nunca exento de épica y drama, aunque la mayoría de los lectores ya sabemos que su despedida no es más que un simple “hasta luego“.

Durante incontables años, la entidad que una vez fuera conocida como Norrin Radd ha navegado a través de las galaxias, explorando la oscuridad situada entre las estrellas y asistiendo al nacimiento y a la caída de poderosas civilizaciones. Ahora, su camino está próximo a llegar a su fin.

Nacido del poder en estado puro de Galactus, Norrin Radd se sacrificó a sí mismo para salvar su hogar y a su amada, y se convirtió en el Heraldo del Devorador de Mundos. Tras haberse enfrentado contra su amo para defender a la Tierra, Estela Plateada se convirtió en uno de los grandes héroes de Marvel Comics, y ha vivido centenares de aventuras. En nuestro planeta pero también más allá, en los confines del espacio. Creado por Jack Kirby y Stan Lee, la primera aparición de Estela Plateada se remonta al número 48 de “Los 4 Fantásticos“, en marzo de 1966, y a Esad Ribic y J. Michael Straczynski les correspondió la labor de explicarnos su final.

Dicen que los héroes nunca mueren, pero en el mundo de los cómics esa afirmación es relativa. Muy relativa. En el caso concreto del universo de Marvel Comics los ejemplos son numerosos. Y con este “Estela Plateada: Requiem” es más fácil aún: es una historia que se nos presenta fuera de cualquier continuidad, no canónico, de manera que no debe rendir cuentas a nadie, como ya hicieron con el mismo personaje Stan Lee y Moebius en “Parábola“.

Estela Plateada: Requiem” (“Silver Surfer: Requiem“) se publicó por primera vez en el año 2007 para el sello Marvel Knights, en cinco grapas en comic-book, y nos contaba como Reed Richards confirmaba a Norrin Radd el peor de los diagnósticos: Estela Plateada se está muriendo. Tal y como ya sucedió cuando el Capitán Marvel murió a causa de un cáncer, nadie puede encontrar una cura a la enfermedad terminal que azota al héroe cósmico. Su piel se está resquebrajando y el final es inevitable. Ante la realidad de que no le queda mucho de vida, Norrin Radd decide consagrar el tiempo que le queda a entender su existencia, reflexionar sobre el sentido que ha tenido su vida, pensar acerca de las decisiones que tomó y que le llevaron a convertirse en aquel que ha sido, y al final regresar a su planeta natal para despedirse de sus seres amados. Escuchará a Reed y Sue, pedirá consejo a Spiderman, intercederá en el conflicto entre dos facciones hostiles de una galaxia lejana, compartirá un instante de su poder cósmico con la humanidad, se despedirá del Doctor Extraño y partirá para morir en paz junto a los suyos.

El argumento que planteó el escritor y guionista J. Michael Straczynski es sencillo pero intenso. Incluso trascendental. Es una historia trágica pero conmovedora, que no cae en ningún momento en la lágrima fácil. Se hace preguntas que todos nos hemos hecho, o que nos haremos cuando se acerque nuestra hora, e intenta contestarlas con humildad. No hay épica sino poesía, intimismo y tristeza. Y con las fabulosas ilustraciones del dibujante croata Esad Ribic, todo es mucho mejor. Su arte pictórico es bello, y deja en segundo lugar al texto y el diálogo, comedidos y breves.

Panini Cómics ha incorporado esta miniserie de Esad Ribic y J. Michael Straczynski al selecto catálogo de la colección Marvel Must-Have y luce su ya emblemático membrete dorado. Esta colección, una de las mejores decisiones de la editorial en los últimos años, tiene como fin acoger las obras más importantes de la historia de Marvel Comics, los títulos más representativos, los más destacados, aquellos que significaron un antes y un después, las aventuras más comerciales de los autores más populares, fundamentalmente de los últimos veinte años, y es evidente que “Estela Plateada: Requiem” encaja perfectamente en esta categoría.
Los tomos de Marvel Must-Have se presentan todos con un formato que, además de ofrecernos algunas de las obras más importantes de la historia reciente de La Casa de las Ideas, llega con el acompañamiento de artículos e infografías, muy interesantes. Y a esto le sumamos la calidad de la edición y el precio, muy competitivo. Por el contrario, no es el tamaño perfecto para disfrutar de la calidad de las ilustraciones del espectacular Esad Ribic (cosa que sí nos ofrecía la edición de Grandes Tesoros Marvel), pero es suficiente.

En resumen, “Estela Plateada: Requiem” de Joe Michael Straczynski y Esad Ribic es una obra excepcional que no podía faltar en la colección Marvel Must-Have.

Estela Plateada: Requiem
Autores: Esad Ribic y Joe Michael Straczynski
Fecha de publicación: Junio de 2022
Edición original: “Silver Surfer: Requiem” núms. 1 a 5
ISBN: 9788411013840
Formato: 17x26cm. Tapa Dura. Color.
Páginas: 112
Precio: 15,00 euros