Nueva sesión de nueve carteles de películas de próximo estreno (o recién estrenadas), donde nos esforzamos por incluir cualquier película que haya acaparado elogios de la crítica, los premios más importantes y grandes recaudaciones en la taquilla… aunque no nos olvidamos de las que se han ganado, de forma justa y merecida, todo lo contrario: A Roma con amor, Bel Ami: Historia de un seductor, El Fraude, Hotel Transylvania, Mátalos suavemente y Salvajes.

Protagonizada por Woody Allen, Alec Baldwin, Roberto Benigni, Penélope Cruz, Judy Davis, Jesse Eisenberg, Greta Gerwig y Ellen Page, «A Roma con amor» consolida el vínculo entre la productora catalana Mediapro y el director y guionista (y clarinetista) neoyorquino Woody Allen después de tres películas («Vicky Cristina Barcelona», «Conocerás al hombre de tus sueños» y «Midnight in Paris») que han obtenido tanto excelentes resultados de taquilla como favorables críticas y grandes reconocimientos cinematográficos, incluidos dos Oscar de la Academia de Hollywood.
“A Roma con amor” es un mosaico italiano de cuatro escenas, cuatro historias independientes con un escenario común, las aventuras de un grupo de personas en Italia, unos americanos, otros italianos, unos residentes, otros visitantes, y los romances, aventuras y enredos en los que se ven envueltos. En la primera, un matrimonio americano viaja a italia para conocer a la familia del prometido de su hija. En la segunda, un italiano es confundido con una estrella de cine. En la tercera, un arquitecto californiano visita Roma con sus amigos, y en la cuarta, unos recién casados se pierden en la capital italiana, a la que han ido a visitar a unos familiares.
Esta película, que llenará las salas de los aficionados fieles al cine de Allen pero que no seducirá a los detractores de su particular estilo, es la nueva comedia de Woody Allen, quien a sus setenta y pocos años sigue fiel en su ritmo de una película por año, y repite su costumbre de sus últimas películas: una colección de postales europeas, el viaje (pagado) de un americano por las ciudades más mágicas y singulares del Viejo Continente, tras pasar por Nueva York, Londres, Barcelona y Paris. (www.sonyclassics.com/toromewithlove/)

Esta misma semana llegará a las salas de cine de nuestro país «Bel Ami: Historia de un seductor«, una película dirigida por Declan Donnellan y Nick Ormerod y protagonizada por Robert Pattison («Crepúsculo», «Agua para elefantes»), Uma Thurman («Pulp Fiction», «Kill Bill»), Christina Ricci («La tormenta de hielo», «La familia Addams», «Monster»), Kristin Scott Thomas («El paciente inglés», «La pesca del salmón en Yemen»), Colm Meaney, Natalia Tena, y Philip Glenister, entre otros, que adapta la novela homónima del escritor francés Guy DeMaupassant de 1885.
«Bel Ami: Historia de un seductor» narra la historia de Georges Duroy, un joven apuesto y sin escrúpulos, que llega a Paris procedente de Argelia, donde ha pasado dos años movilizado con el ejército. Su gran atractivo físico y encanto personal pronto comienzan a abrirle puertas. Cuando toma conciencia de sus posibilidades, sus aspiraciones crecen y su ascenso se precipita de manera tan vertiginosa como su actitud moral se degrada. La maquinación y la seducción lo elevaran hasta el lugar que ha decidido le es propio: las más altas esferas de Paris. Bel Ami (como será apodado por sus sucesivas amantes) es una obra emblemática de uno de los escritores más relevantes del siglo XIX: la historia de un personaje que relega a un segundo plano los principios morales en favor de los modales complacientes. Un relato en el que la lealtad choca con la ambición.
El seductor protagonista de «Bel Ami» es un hombre de gran atractivo físico y encanto personal que cautiva la atención de todas las mujeres, aunque carece de talento e inteligencia, que a medida que descubre sus posibilidades de subir en la escala social se produce en él una progresiva degradación moral. Un papel que el actor Robert Pattison pretende alejar de su vida real, donde su interpretación del vampiro Edward de la saga «Crepúsculo» ha convertido en una celebridad, un rostro atractivo con miles de fans, un habitual de la prensa rosa, y que amenaza con encasillar su carrera como ya le sucedió con anterioridad a Christopher Reeves con Superman, a Mark Hammill con Luke Skywalker, a Leonard Nimoy con Spock o le está sucediendo a Elijah Wood con Frodo. ¿Conseguirá huir Robert de Edward? Solamente el tiempo lo dirá, pero sus últimas películas («Remember Me», «Cosmopolis» o «Agua para elefantes») hacen pensar que, quizás, hay luz al final del túnel. (www.belamifilm.com)

En «El Fraude» («Arbitrage») del director y guionista debutante Nicholas Jarecki (autor del bestseller «Breaking In: How 20 Film Directors Got Their Start») conoceremos al magnate Robert Miller, retrato perfecto del éxito tanto profesional como familiar, que aparece siempre acompañado por su fiel esposa y por su hija y heredera. Pero, en realidad, Miller está con el agua al cuello: necesita urgentemente vender todo su imperio a un gran banco antes de que se descubra que ha cometido un fraude. Además, a espaldas de su mujer y de su hija, tiene un romance con una marchante de arte francesa. Cuando está a punto de deshacerse de su problemático imperio, un inesperado error lo obliga a enfrentarse con su pasado y con su doble moral.
Esta historia de avariciosos magnates acuciados por gestiones inadecuadas de sus multimillonarios negocios que buscan soluciones poco éticas, y al margen de la legalidad, para escapar de su responsabilidad y justificar su doble moral, tan tristemente habitual hoy en día, cuenta con un reparto de bastantes quilates encabezado por Richard Gere, Tim Roth, Susan Sarandon y la bellísima modelo francesa Laetitia Casta, a los que acompañan Brit Marling o Nate Parker, entre otros.
Este thriller financiero inauguró la reciente 60a edición del Festival de Cine de San Sebastián, en la Sección Oficial a concurso, y las críticas la definieron como solvente y seria, pero insuficiente pese a las interpretaciones de dos veteranos de la gran pantalla como Gere y Sarandon. Pero es importante que el cine empiece a profundizar en los personajes que han arrastrado al mundo a la situación actual. Y es que «El Fraude» no será la última película que pondrá sobre la mesa la actuación de tipos como Bernie Madoff o Rodrigo Rato, responsables primeros de la crisis económica que sacude con fuerza al mundo occidental, y a los que les pedirá cuentas. Unas cuentas que no han pagado, y que han dejado sobre la mesa del restaurante para que pague el resto de la sociedad. «No creo que existan monstruos, solo gente que comete errores muy grandes» decía Richard Gere sobre ellos, pero Susan Sarandon le corregía: «»Yo sí creo en la gente mala. (…) No entiendo cuál es la razón, pero existen». (www.arbitrage-film.com)

Bienvenidos a Hotel Transylvania, el fastuoso establecimiento del vampírico Conde Drácula, donde los monstruos y sus familias pueden darse la gran vida, libres de los entrometidos ojos de los humanos. Pero hay un pequeño detalle sobre Drácula que hay que saber: no solo es el Príncipe de las Tinieblas, sino que también es papá. Padre sobreprotector de su hija adolescente, Mavis, para la que elabora complicadas historias de peligros que acechan con el objetivo de disuadir el espíritu aventurero de su niña. Como refugio para Mavis, abre el Hotel Transylvania, donde su hija y algunos de los monstruos más famosos del mundo (Frankenstein y su novia, la Momia, el Hombre Invisible, una familia de hombres lobo y muchos más) pueden relajarse en paz y tranquilidad. Para Drácula, atender a todos esos monstruos legendarios no es problema, pero su mundo se desmorona cuando un jovencito normal y corriente tropieza por casualidad con el hotel y se queda prendado de Mavis.
Con las voces del sobrevalorado cómico Adam Sandler, la estrella adolescente Selena Gomez en pleno camino de abandonar su imagen infantil, Kevin James, Steve Buscemi, David Spade, Andy Samberg (que ha coincidido recientmente con Sandler en esa mediocre «Desmadre de padre» que ha pasado con más pena que gloria por nuestra cartelera), Molly Shannon, David Koechner o Cee-Lo, entre otros, y una historia imaginada por Dan Hageman, Kevin Hageman y David Stern, «Hotel Transylvania» es una película que ha tardado más de seis años en llegar a las pantallas de cine. Por el camino han quedado Anthony Stacchi, David Feiss, Jill Culton y Chris Jenkins como candidatos al asiento de director que ha recaído en las manos del genial Genndy Tartakovsky («El laboratorio de Dexter», «Star Wars: Clone Wars», «Samurai Jack»,…), o la estrella de Disney Miley Cyrus, que dejó su lugar a Selena Gómez para centrar sus esfuerzos en su carrera musical.
Con una premisa argumental original, con un hotel donde las criaturas sobrenatuales pueden descansar en paz alejados de los seres humanos, la competencia en el género de la animación cada día es mayor y el público ha aumentado su exigencia. Ya no vale cualquier cosa.
«Hotel Transylvania» se estrena en los EE.UU. el 21 de Septiembre y llegará a los cines de nuestro país un poco más tarde, el 26 de Octubre. (www.hotelt-movie.net)

«Mátalos suavemente» («Killing Them Softly») es la nueva película del director neozelandés Andrew Dominik (neozelandés de nacimiento, australiano de adopción), la tercera producción en doce años del responsable de «Chopper» y de la infravalorada «El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford» del año 2007 en la que Dominik ya contó con el actor Brad Pitt para el papel protagonista.
Este thriller con toques de humor negro sobre unos ladrones en plena crisis económica adapta la novela del escritor norteamericano George V.Higgins publicada en 1974 bajo el título «Cogan’s Trade» (que la editorial Libros del Asteroide publicará próximamente en España con el título «Mátalos Suavemente») y cuenta como tres criminales no demasiado inteligentes atracan una partida de póker auspiciada por el hampa, haciendo que la mafia local entre en bancarrota. Jackie Cogan, un matón a sueldo, es el encargado de restablecer el orden y conseguir así que le paguen por matar a los atracadores.
Brad Pitt («Moneyball», «El curioso caso de Benjamin Button», «El Club de la lucha», «Malditos Bastardos»,…), un actor excepcional al que la presencia habitual en la prensa rosa junto a su esposa Angelina Jolie le ha mermado su prestigio como intérprete, encabeza en «Mátalos suavemente» un reparto excepcional que completan nombres como James Gandolfini (eterno Tony Soprano en la serie de televisión de la cadena HBO «Los Soprano»), Ray Liotta («Uno de los nuestros»), Sam Shepard («Elegidos para la gloria»), Scoot McNairy («Monsters»), Ben Mendelsohn («Animal Kingdom») o Richard Jenkins («A dos metros bajo tierra»), entre otros. Ben Mendelsohn y Scoot McNairy interpretan a los dos rufianes de poca monta que atracan una partida de póker que sustenta la base del negocio del hampa, Vincent Curatola es el mafioso de poca monta que organiza el golpe y Bradd Pitt interpreta a el sicario encargado de solucionar el problema a base de pólvora.
La productora de Brad Pitt Plan B («Kick Ass», «Infiltrados») y Chockstone Pictures producen esta película, a la que las críticas han calificado de forma muy positiva. (www.killingthemsoftlymovie.com)

Con un reparto de lujo, que encabezan a John Travolta, Uma Thurman, Benicio Del Toro y Salma Hayek, «Salvajes» es la vigésimo quinta película del director norteamericano Oliver Stone, basada en esta ocasión en la novela del mismo título escrita por Don Wislow.
Ganador de tres Óscar y cinco Globos de Oro por sus trabajos, Oliver Stone se ganó el Olimpo de Hollywood con su majestuosa visión de la guerra de Vietnam en «Platoon», y se mereció el respeto de los profesionales del mundo del cine con su serio análisis del magnicidio de Dallas en «JFK», por su película sobre los veteranos de la guerra de Vietnam «Nacido el 4 de Julio», por su irreverente «Natural Born Killers», por su denuncia al mundo de las finanzas de «Wall Street» o el biopic de Jim Morrsison en «The Doors», pero desde finales de los años noventa su carrera empezó un descenso, en parte propiciado por sus ideas políticas radicales alejadas de los magnates, los conservadores y los productores de Los Ángeles, por su coqueteo con Fidel Castro, por sus posiciones de izquierdas,…y por encadenar varias producciones que pasaron sin pena ni gloria por la cartelera («Comandante», «Persona non grata», «Alejandro Magno», «World Trade Center», «W», «Al sur de la frontera»,…). Con «Savages» hay quien señala que Stone ha vuelto al tablero de juego para quedarse.
En «Savages» conoceremos a dos jóvenes emprendedores de Laguna Beach, Ben, un budista pacífico y caritativo, y su mejor amigo Chon, ex miembro de las fuerzas especiales de la Marina estadounidense y ex mercenario, que han montado un lucrativo negocio casero: cultivar y vender una de las mejores marías que jamás se ha obtenido. También comparten un amor único con la extraordinaria y bella Ophelia. Ambos llevan una vida idílica en este pueblecito del sur de California… hasta que se instala un cártel mexicano de Baja California y exige que el trío se asocie con ellos. Pero la despiadada jefa del cártel y su brutal matón Lado no toman en cuenta la fuerza del vínculo que une a los tres amigos. Ben y Chon, con la ayuda que les proporciona a regañadientes un corrupto y escurridizo agente de la DEA, deciden librar una guerra imposible contra el cártel. Así empieza una serie de maniobras y estratagemas cada vez más salvajes en un enfrentamiento donde ambas partes se juegan mucho.
Además de Travolta, Thurman, Del Toro o Hayek, actores de relumbrón y con una larga trayectoria, Oliver Stone también cuenta con unos jóvenes intérpretes de categoría y en plena proyección para los tres papeles principales: el actor y modelo canadiense Taylor Kitsch («X-Men Origins: Wolverine», «John Carter», «Battleship»,…), Blake Lively (» The town», «Linterna verde», «Hick»,…) y el inglés Aaron Johnson («Kick Ass», «Nowhere boy», «El Ilusionista»,…). Los dos primeros, con orígenes profesionales televisivos («Kyle XY» y «Gossip Girl», respectivamente). Niños guapos al asalto de Hollywood. (www.savagesfilm.com)

{gallery}cine/ensalada449{/gallery}