Polémica edición la de este libro, tras cuatro años de espera por parte de sus fans La Factoría de Ideas por fin ha publicado «En Manos Enemigas«, la séptima entrega de la saga de Honor Harrington, en una edición muy mejorable.

http://www.via-news.es/images/stories/libros/factoria/manos_enemigas.pngEN MANOS ENEMIGAS
Titulo original: In Enemy Hands
Traducción: Roberto Gelado Marcos
Formato: 23 x 15 cm
Encuadernación: Rústica
Páginas: 416
PVP: 23,5 €
ISBN: 9788490180983
Colección: VENTANA ABIERTA Nº: 52
Género: Ciencia Ficción militar

La República Popular de Haven al fin ha encontrado a un almirante capaz de vencer a Honor Harrington, y esta cae en una emboscada. Superada en efectivos y en armas, solo le quedan dos opciones: ver cómo la gente que está bajo su mando es masacrada en una batalla inútil… o sellar la rendición de sus hombres —y la suya propia— ante los peeps.
La Armada Popular promete dispensar un trato honorable a sus prisioneros. Sin embargo, los políticos desautorizan a la Armada, y Honor se ve a bordo de un crucero de guerra peep, camino de un planeta prisión al que llaman certeramente «Infierno»… y de su condena a muerte. Sola y humillada, Honor tendrá que encontrar la forma de salir airosa de la situación más dura en la que se ha visto envuelta hasta ahora.

“Lentejas, si quieres las tomas y, sino, las dejas”

Es así de sencillo, después de cuatro años La Factoría de Ideas por fin ha publicado la séptima entrega de la saga de Honor Harrington, En Manos Enemigas. Un libro que, creedme, llevaba años esperando con impaciencia (me ha dado tiempo, del ansía, a releer la saga en un par de ocasiones) , y por lo que parece por las ventas de Cyberdark del mes de noviembre no era el único que esperaba impacientemente.

Estamos ante una saga que la editorial intentó incluso publicar también en bolsillo (en una edición paralela), una saga que, a priori, parece gozar de buenas ventas, una saga de mucha calidad. Y esto es lo que me hace rabiar, ya que el maltrato a esta saga es patente a lo largo de las siete entregas publicadas hasta la fecha (En la estación Basilisco, El Honor de la Reina, Una Guerra corta y victoriosa, Campo de deshonor, Bandera en el Exilio y Honor entre enemigos). A lo largo de las siete entregas se ha cambiado de traductor en… sí, ¡siete ocasiones! Aitor Solar Azcona, Cristina Rufilanchas Solares, Enrique Pérez Alonso, María Otero González, Ana García Pérez, Marta García Martínez y Roberto Gelado Marcos, y en todos los casos ha habido problemas de traducción, coordinación, coherencia, corrección y estilo en los libros.

Unos dicen que los problemas pueden ser debidos a tanto baile de traductor, otros que la saga se empezó a publicar hace más de diez años y es complicado mantener el mismo traductor, otros que por vagancia de los traductores al no revisar mínimamente los libros anteriores (o porque el escaso pago hizo que no se tomasen la molestia), otros que los derechos, etc.

Sinceramente, yo, como lector de la saga desde sus comienzos, viendo que parece que no vende del todo no entiendo este maltrato. No entiendo que no se haya revisado el texto mínimamente (lo siento, pero lo de “peep” se ve simplemente leyendo la contraportada), que no se haya mantenido un glosario común y que la saga vaya dando tumbos entre retrasos de la fecha de publicación y cambios de traductor. Entiendo que estamos en una situación económica muy dura, pero por eso se debería apostar más aún por ofrecer un producto de calidad. In Enemy Hands es un libro de calidad (especialmente por su tercio final), una saga de calidad y adictiva y David Weber es un autor que aún no comprendo porqué nadie más se anima a publicar , ¡por libros no será!, pero En Manos Enemigas es un libro que recomiendo por mi amor a la saga, porque no quiero vivir otra cancelación como la de DeathStalker, de Simon R. Green [saga cancelada tras 10 libros publicados en español por Timun Mas cuando sólo quedaba uno inédito].

http://www.via-news.es/images/stories/libros/factoria/honor_harrington.jpg

Con la saga de Honor Harrington tenemos acción garantizada en ¡hasta doce libros! Quiero que continúen, quiero que La Factoría de Ideas los continúe publicando a un ritmo mayor y con mejor calidad de edición. Sí, con todo esto os vengo a decir “lentejas, si quieres las tomas…”, porque merece la pena, porque gracias a esta saga nos ha llegado la saga de La Flota Pérdida y la de Kriss Longnkife, pero los editores de La Factoría tienen que saber que juegan con fuego, los lectores acabarán por decir basta, por no aceptar un libro mal editado, sé que lo pueden hacer mejor. Lo han hecho en anteriores ocasiones, así que espero de ellos lo mejor, y como lector lo reclamo. Así que sí, lentejas, pero de momento, no me obliguen a aprender a leer en inglés libros de ci-fi porque si lo hago no habrá marcha atrás.

Si queréis más información sobre este tema os invito a leer el siguiente artículo yo voy a hablar de la historia de En Manos Enemigas a partir de ahora.

Cuatro años de espera, cuatro años lamentando que la edición se parase a falta de publicar En Manos Enemigas (y los siguientes libros, claro), cuatro años pensando “justo tenían que parar antes de publicar este libro en el que hacen prisionera a Honor”, cuatro queriendo leer este libro… ¡para pasar a leer cuanto antes “Ecos de Honor”!, cuatro años resistiendo la tentación de la wikipedia… pero la espera por fin ha acabado y, como me temía, David Weber, ¿o Baen, su editorial original? adelanta gran parte de la historia con el título (por no hablar del resumen de la contraportada, en serio, alguien debería haberlo recortado un poquito… mucho), de hecho Weber necesita las dos terceras partes del libro para alcanzar el punto que título y resumen nos han adelantado. ¡¡Casi 300 páginas!! Lo mires como lo mires es un error (del que no podemos responsabilizar del todo a la editorial española) de bulto por el que habría que cortarle la cabeza a alguien (¿exagerado? ¡esta bien, contigo a dos personas!) y es que el lector sabe que tiene que llegar al punto que el resumen y el título le han reventado… y le lleva dos terceras partes del libro en las que pasan muuuy poquitas cosas… Eso sí, la última tercera parte del libro se lee en un pispas, es totalmente adictiva, un derroche de “adrenalina lectora” (sabéis, esos momentos en los que devoras páginas sin importar la hora de la noche que sea) sensacional y… ¡un cliffhanger colosal!

¿En serio? ¿Después de cuatro años? ¿EN SERIO? ¡¡¡AAAAHHHHH!!!

Ejem, perdón. El caso es que la lectura del libro no es tan negativa como se dice en el artículo de Sense of Wonder (estoy acostumbrado a corregir mentalmente los errores que leo, tanto whatsapp…), en líneas generales he disfrutado muchísimo con su lectura y su final me ha dejado las carnes abiertas a la espera de la publicación de “Ecos de Honor”.

Sinceramente espero que la editorial reaccione y nos ofrezca una edición impecable y pronta de Ecos de Honor. Y sí, lo recomiendo, a pesar de todo, porque es una saga totalmente adictiva, libros que estoy deseando releer y volver a disfrutar. Les doy un voto de confianza, otro, porque gracias a ellos he descubierto grandísimos autores y personajes, soy consciente de la situación actual de muchas editoriales que intentan hacer todo el trabajo con menos recursos personales y económicos que ven cómo caen las ventas. Pero esto no puede seguir así.