Nuestro mundo es tan extenso y variopinto que necesitaríamos mil vidas para recorrerlo entero y descubrir todos sus matices. Como eso no es posible el cine, la televisión o la literatura nos han permitido viajar hasta cualquier lugar sin salir del salón de nuestra casa. No es la mejor de las maneras de conocer el mundo, pues la opción más recomendable es viajar, pero como alternativa no está nada mal.

Cuando Jessamyn Teoh comienza a oír una voz en su cabeza, lo achaca al estrés. Armarizada, arruinada y sin trabajo, vuelve a Malasia con sus padres, un país que no veía desde que era una niña. Pronto, descubre que la voz no es ni siquiera suya, sino del fantasma de su distante abuela. En vida, la Ah Ma era una médium espiritual, el avatar de una misteriosa deidad conocida como la Hermana de las Aguas Negras. Ahora, está decidida a ajustar cuentas con un magnate empresarial que ha ofendido a la deidad, y ha resuelto que Jess la ayude, independientemente de los deseos de su nieta.
Arrastrada a un mundo de deidades, fantasmas y secretos familiares, Jess descubre que cerrar tratos con espíritus caprichosos es peligroso, y que tratar con su abuela es igual de complicado. Sobre todo cuando la Ah Ma intenta meter las narices en su vida personal, amenaza con compartir sus secretos con su familia y utiliza su cuerpo para cometer delitos.
Mientras Jess lucha por vengarse en nombre de su Ah Ma, también necesitará recuperar el control sobre su propio cuerpo y destino, o de lo contrario la Hermana de las Aguas Negras acabará con ella para siempre.

No he tenido jamás la ocasión de viajar a Malasia, y la verdad es que no se cuenta entre los próximos destinos que tengo planeados. Ni siquiera forma parte de mis viajes soñados. En general tengo poca información sobre este país del sureste asiático como para sentirme atraído, salvo por la exótica isla de Borneo que aparece en los documentales de fauna, el circuito Internacional de Sepang donde se corre la F1, o los espectaculares rascacielos de Kuala Lumpur. También he leído algo acerca de los templos, las cuevas y los exuberantes parques nacionales, pero nada distinto a otros países de la región. Malasia está allí, a lo lejos, exótica y misteriosa, y le promete al viajero un equilibrio entre la naturaleza más salvaje y la civilización más moderna, una cultura multiétnica y una larga historia. Esta Malasia es una protagonista más de la sorprendente novela de fantasía “Black Water Sister“, de la escritora malaya afincada en Inglaterra Zen Cho, nominada a prestigiosos galardones como el Locus Award o el World Fantasy Award.

La novela nos cuenta la historia de Jessamyn Teoh, Jess, quien después de graduarse en la universidad Harvard regresa con sus padres desde los EE.UU. a su país natal, Malasia. Jess es lesbiana y mantiene una relación a distancia con una chica, pero aún no ha salido del armario pues su familia es muy tradicional y teme que no se tomen muy bien su orientación sexual. Después de mudarse a la ciudad de Penang e instalarse en casa de su tía junto a sus padres, Jess comienza a escuchar la voz de su difunta abuela, Ah Ma. En vida, Ah Ma fue médium de una deidad local conocida como la Hermana del Agua Negra y Jess parece haber heredado las habilidades de su abuela para comunicarse con los dioses y los espíritus. Al parecer Ah Ma no puede descansar y cruzar al más allá hasta que finalice su cruzada contra Ng Chee Hin, un promotor inmobiliario que ofendió a la diosa con un proyecto que tiene previsto demoler su templo, donde su tío sirve ahora como médium.

Con un estilo muy sencillo, de lectura fácil, Zen Cho nos lleva de viaje hasta Malasia, que es el lugar donde ella nos ambienta esta historia de fantasmas, repleta de dioses y diosecillos locales, de espíritus sedientos de venganza, de mafiosos y matones, familias tradicionales, calor y humedad sofocante, costumbres muy arraigadas, mansiones coloniales, rascacielos de cristal y locales de moda. Una mezcla extraña que, sorprendentemente, funciona muy bien. El lector se traslada de forma ágil desde las conversaciones de Jess con el fantasma de Ah Ma hasta el drama familiar que ha significado el regreso de los EE.UU. a Malasia, pasando por los negocios turbios de Ng Chee Hin o la crisis de Jess con su novia, siempre siguiendo a una protagonista desorientada, perdida, que anda siempre dos pasos por detrás de todo lo que sucede. No debería sorprendernos el trabajo de Zen Cho, pues sus obras han sido galardonadas con un premio Hugo (por “If at First You Don’t Succeed, Try, Try Again“) o un British Fantasy (por “Sorcerer to the Crown“), entre otros. “Black Water Sister” en concreto ha sido finalista en los premios World Fantasy, Locus e Ignyte. La cuidadosa traducción de Víctor Ruiz Aldana, por supuesto, también ayuda.

En resumen, “Black Water Sister” es una novela entretenida, donde la fantasía contemporánea no elude tratar temas de cierto interés social como el racismo, la diversidad de las creencias religiosas, la multiculturalidad o la homofobia, tal vez de forma algo superficial. No es una obra excelente, y quizás las nominaciones al Locus y el World Fantasy se me antojan excesivas, pero debo reconocer que explora territorios poco habituales para el lector occidental y lo hace con habilidad, una pizca de sentido del humor y mucha humildad, cosa que facilita que el lector se acerque sin miedo a su propuesta.

Black Water Sister
Autora: Zen Cho
Traducción: Víctor Ruiz Aldana
Fecha de publicación: Enero de 2023
ISBN: 978-84-450-1244-4
Formato: 15x23cm. Rústica con solapas
Páginas: 384
Precio: 17,95 euros