Desde la llegada de Geoff Johns a la franquicia Green Lantern ha acostumbrado a los lectores a una serie de espectaculares eventos que sacudían los cimientos de su “micro”-universo, “El Día más Brillante” fue el evento que servía como excusa para traer de vuelta a una docena de personajes asesinados. Una entretenida historia que concluirá en el próximo volumen.

El día más brillante núm. 01 (de 2)

Edición original: Brightest Day núms. 0 a 11 USA
Guión: Geoff Johns, Peter Tomasi
Dibujo: Mark Bagley, Andy Kubert, Ed Benes, Ivan Reis, Patrick Gleason, Francis Manapul
Tinta: Art Thibert, Cam Smith, Dexter Vines, Prentis Rollins
Color: Vincente Cifuentes
Formato: Libro cartoné, 336 págs. a color
30€

Tras La noche más oscura… ¡llega El día más brillante! Recuperamos la maxiserie de 25 entregas que entre 2010 y 2011 completó la línea argumental ideada por Geoff Johns, quien para la ocasión contó con la ayuda de autores como Peter J. Tomasi, Ivan Reis o Patrick Gleason.

Gracias a la llegada de Geoff Johns a la franquicia de Green Lantern hemos asistido a una serie de eventos de gran calado editorial (y de ventas) que ha propiciado que Hal Jordan y compañía gocen de una popularidad prácticamente inédita. Johns nos ofreció una serie de grandes enfrentamientos que, por ejemplo, nos hicieron gozar con “Green Lantern: La Guerra de los Sinestro Corps“,  “La Noche más oscura. Ómnibus” o la más reciente “La guerra de los Green Lantern“, el caso es que estos eventos sirvieron para llamar la atención de los lectores, para mostrar nuevos níveles de violencia, acabar con personajes de baja popularidad, etc. Pero personalmente siempre pensé que se empezaba a repetir demasiado el esquema argumental de la amenaza oscura que crece poco a poco y bla bla bla.

La Noche más oscura cambió parcialmente el argumento de estas sagas, al resucitar a la mayoría de personajes muertos del Universo DC a los que pudieron echar mano y que sirvieron para crear un caos enorme y, de paso, acrecentar el número de sus filas. Hubo muertes ciertamente gratuitas pero, nuevamente, Johns se las apañó para ofrecer grandes dosis de aventura y acción… y una excusa argumental para el nuevo evento: El Día más brillante.

En El Día más brillante vemos como los personajes, héroes y villanos, resucitados enfrentan su segunda oportunidad (por decir un número) en la vida, confusos por sucedido y deseosos de recuperar sus vidas, obtener venganza, etc. Bueno, no, hay un personaje, Boston Brand, que aún seguirá portando un anillo blanco, un Deadman vivo de nuevo que observa a todos los resucitados y que, poco a poco, irá descubriendo (al igual que el lector) que existe un plan y, cómo no, un enemigo dispuesto a evitar que este se lleve a cabo… y, entre medio, tenemos a los “resucitados” intentando rehacer sus vidas, desconocedores de que deben pagar un precio por esta nueva oportunidad.

Este es, posiblemente, el evento Green Lantern menos “Green Lantern” visto hasta la fecha, y es que el peso del protagonismo recae, en todo caso, sobre Deadman, repartiendo gran parte del interés de la trama entre los diversos héroes (Hawkman, Hawkgirl, el Detective Marciano, Halcón y Paloma, Jade o Aquaman) y (poca atención) a los villanos que también han regresado. Lo cierto es que Geoff Johns y Peter Tomasi miden con cuidado el espacio que le dedican a éstos pero el caso es que uno se pregunta que cómo puede ser que la “gran fuerza blanca” esté devolviendo la vida a seres tan sádicos como Manta Negra, Zoom o cierta marciana verde de nombre impronunciable. Imagino que es porque la violencia vende, algo a lo que Johns ha sacado partido en todos estos eventos. 

Aquí me ha gustado el hecho de comenzar a relanzar a estos personajes, para que gocen de una nueva oportunidad. Desgraciadamente la llegada del “nuevo” Universo DC cercenó gran parte de esos planes, como el del Detective Marciano de recrear un Marte verde, una lástima, me habría gustado ver a dónde llevaba todo eso.

A la historia le cuesta algo hacer entrar en canción al lector pero, poco a poco, te vas metiendo en la trama y cuando las apuestas están en lo más alto… ¡se acaba el volumen! No, hombre, no, ¿por queeeeeé? En fin, habrá que esperar a que ECC publique la continuación pero me sorprende haber disfrutado más de lo que esperaba con una historia que no me acababa de convencer del todo.

En cuanto al dibujo, en fin, ya sabéis cómo va esto, son varias series, unos cuantos dibujantes “fijos” (en DC son unos cachondos, “fijos” dicen… ¡si de eso ya no tienen!) y unos pocos dibujantes “invitados” (¿si dibujan dos números de una serie al año pasan a ser “fijos”?) El caso es que seis de los primeros y nueve de los segundos… Y dicho esto os diré que el nivel de dibujo es bastante bueno, vale, sí, repleto de FX, pero no desentona prácticamente ninguna página, y eso que, normalmente, eete tipo de cross-overs suelen tener momentos en los que tirarías por la ventana más cercana el tebeo que estás leyendo. No es el caso de El Día más brillante, no señor.

En cuanto a la edición de ECC, hay que reconocer que han conseguido que más de 300 páginas ocupen poco, relativamente, lo que me lleva a preguntarme si no me podría haber evitado la espera del segundo volumen si no se podría haber editado todo el evento en un sólo volumen, ,pero luego recuerdo mis pobres muñecas y me “conformo” con esta bonita edición.

En definitiva, El Día más brillante no es sino la excusa para traer de vuelta a personajes a los que los guionistas de DC mataron por motivos efectistas o por desinterés de los aficionados, su regreso no podía ser sencillo y la explicación… tendrá que esperar al segundo volumen.