Marvel y DC se miran siempre de reojo. No son competencia estrictamente hablando, pero forman parte del mismo mercado. El de los cómics. A los lectores nadie les obliga a elegir entre Marvel y DC pero la mayoría se decantan y muestran sus favoritismos por una de las dos editoriales. La solución que han encontrado ambas es copiar lo mejor del otro y hacer su propia versión.

Uno de los mayores secretos de la existencia, la Ecuación de la Antivida, ya no lo es para Darkseid. Pero ni él imagina que, gracias a Cíborg, su poder se desatará como un virus capaz de transmitirse por medios digitales y convertir a sus víctimas en infectados sin más voluntad que propagarlo. ¿Quiénes caerán y quiénes lograrán salvarse… si se salva alguien?

Marvel y DC se han copiado, se copian y se copiarán. Si una cosa funciona en Marvel, DC no tarda demasiado en hacer su versión. Si una idea triunfa en DC, Marvel no deja pasar mucho tiempo hasta introducirla en su universo. El multiverso, los reinicios, personajes parecidos, los «What if…?» y «Elseworlds«, o los zombies. No importa demasiado quien copia a quien, y no se piden explicaciones ni se pasan facturas entre ellos. Una buena parte de estas ideas copiadas o ‘coincidencias’ se deben a las contínuas idas y venidas de creadores de una editorial a otra en busca de mejorar sus contratos. Jack Kirby fue quizá el caso más claro: creó a los Nuevos Dioses para DC Comics en 1971 y a los Eternos para Marvel Comics solo cinco años después.

Los zombies llegaron primero al universo superheroico de Marvel Comics de la mano de Robert Kirkman y Sean Phillips en el 2005, en una miniserie de cinco números que nos contaba como un virus convirtió a los héroes de la Tierra en hambrientos devoradores de carne humana en la más brutal, desacralizadora, divertida y terrorífica versión del Universo Marvel jamás imaginada. El invento funcionó tan bien que dio lugar a varias secuelas, spin-offs, crossovers y series en solitario de determinados personajes aunque la mejor de todas ellas fue la primera… pese a que nuestro Vic no estaba de acuerdo y en el año 2007 afirmaba que «he quedado MUY decepcionado con el trabajo de Robert Kirkman en esta miniserie«. Quizás, con el paso del tiempo, ha cambiado de opinión.

Una década más tarde, DC Comics ha decidido que ya ha llegado el momento de copiar la idea de Marvel y dar forma a su propio apocalipsis zombie. También mediante una miniserie, porqué estas cosas no se pueden hacer en la continuidad, «DCsos» ha contado con los guiones de Tom Taylor y los dibujos de Darick Robertson, James Harren, Laura Braga, Stefano Gaudiano y Trevor Hairsine para poner a Superman, Batman, Wonder Woman, Canario Negro, Flash, Harley Quinn, Green Lantern, Mera, Superboy, el Joker, Aquaman, Hiedra Venenosa, Robin, Lois Lane y tantos otros héroes y villanos del universo de DC Comics ante un apocalipsis orquestado por Darkseid, usando a Cíborg como agente del caos y paciente cero de un virus terrible.

En «DCsos» («DCeased«), los héroes del Universo DC se enfrentan a una pandemia de consecuencias inimaginables, luchando por salvar a sus seres queridos, y viendo con indefensión como millones de personas en todo el planeta se han infectado con la corrupta Ecuación de la Antivida de Darkseid, convertidas en violentas criaturas sin control. ¡El destino de la Tierra pende de un hilo! ¿Puede encontrar la Liga de la Justicia una forma de detener la plaga? ¿Serán capaces de salvar a la humanidad de la extinción y, de paso, salvarse a sí mismos? ¿Quiénes de ellos sobrevivirán, y quiénes de ellos caerán? No apuestes por ninguno de ellos, de verdad te lo digo, que tienes muchas posibilidades de equivocarte. Y es que el guionista Tom Taylor nos desmuestra en esta miniserie que no tiene apego por ningún personaje y que está dispuesto a divertirse, y mucho, a nuestra costa.

«DCsos» es, como lo fue «Marvel Zombies«, una gran broma. Y como es una broma, uno no debe ni puede tomársela en serio. No hay tanta sangre y vísceras como en la versión de Robert Kirkman, pero Tom Taylor no nos ahorra ver morir a algunos de nuestros personajes favoritos de las maneras más truculentas que pueden imaginarse. Tampoco hay humor negro, pero en su lugar se elige dar espacio a la acción trepidante y a la espectacularidad. Y puestos a elegir, yo me quedo con los «Marvel Zombies» de Marvel Comics por delante de los «DCsos» de DC Comics, porqué los primeros supieron reirse de si mismos sin ponerse ninguna línea roja y en DC lo han querido barnizar su propuesta con una capa de formalismo que no le encaja y se ven claramente los límites que se han autoimpuesto.

Hace unos años, aproximadamente una década atrás, los zombies fueron una moda pasajera que invadió cualquier rincón de nuestras vidas de forma insistente. Productos de merchandising comercializados con la persistencia de un taladro, con hábiles campañas de márketing que nos engañan para caer en las fauces de la moda. En general es difícil aislarse de estos fenómenos de masas que se extienden a todos los medios concebibles. Es un hecho que hoy ya no estamos inmersos en ese fenómeno zombie que nos invadió, y que nos dejó como herencia decenas de libros y novelas de este género, películas y remakes, videojuegos y cómics. La moda de los muertos vivientes llegó a ser cansina. Zombies por aquí, zombies por allá. Quizás «DCsos» llega tarde, pero no decepciona al lector que sabe lo que se va a encontrar.

DCsos.
Guión: Tom Taylor
Dibujo: Darick Robertson, James Harren, Laura Braga, Stefano Gaudiano y Trevor Hairsine
Edición original: «DCeased» núms. 1 a 6 y «DCeased: A Good Day to Die»
Fecha de publicación: Enero de 2021
ISBN: 978-84-18475-36-8
Formato: Cartoné. Color.
Páginas: 240
Precio: 25,00 euros