A veces sucede que una idea afortunada cambia la historia. Esto es lo que sucedió durante el viaje del guionista Ed Brubaker al frente de la colección del Capitán América con su creación más destacada, el Soldado de Invierno. Bucky Barnes. Un personaje olvidado al que Brubaker recuperó de entre las cenizas y cuyo destino cambió para siempre. Con la reedición de este emblemático título en la colección Marvel Must-Have ya no tenemos excusa y podremos por fin descubrir qué le sucedió a Bucky Barnes para convertirse en el implacable asesino conocido como El Soldado de Invierno.

Durante más de cincuenta años, la Unión Soviética tuvo un agente encubierto… un indetectable asesino conocido como El Soldado de Invierno, cuya verdadera identidad esconde el mayor secreto del Universo Marvel en más de medio siglo… Mediante una catarata de sorprendentes revoluciones, los maestros del cómic Ed Brubaker y Steve Epting ofrecen un relato de suspense e intriga que ha pasado a la historia entre las mejores aventuras del Capitán América.

Sin duda el norteamericano Ed Brubaker es uno de los guionistas más destacados del mundo del cómic. Es un tipo valiente, porqué arriesga y es de los pocos capaces de ir un poco más allá de lo que antes se ha ido. De cruzar líneas rojas (y conseguir que en Marvel Comics le digan que sí a sus propuestas)y atreverse a lo que nadie se ha atrevido. En su caso, resucitar a Bucky Barnes, el primer compañero del Capitán América, su side-kick allá por la Segunda Guerra Mundial, y convertirlo en un personaje más interesante que el propio protagonista de la serie.
Corría el año 2005 cuando Ed Brubaker nos descubrió que durante más de cincuenta años, durante los peores años de la Guerra Fría, la Unión Soviética tenía un agente encubierto implacable, un operativo infalible al que mantenían congelado hasta que era necesario, un indetectable asesino conocido como el Soldado de Invierno y su verdadera identidad escondía el mayor y más sorprendente secreto del Universo Marvel: Bucky Barnes seguía vivo.
De la mano de Ed Brubaker y Steve Epting, y con la irrupción de James Barnes como el Soldado de Invierno, el lánguido y aburrido Steve Rogers se convirtió un personaje dotado de más vida y carácter del que venía demostrando en los últimos años y, a su vez, Bucky se convirtió en todo un (re)descubrimiento. Muchos podrían haberlo intentado, pero solamente esta ambiciosa idea de Ed Brubaker consiguieron convertir en un hito el regreso del side-kick. ¡Incluso esta idea se tomó como base para la película “Capitán América: El Soldado de Invierno” del MCU! Con el rostro de Sebastian Stan, por cierto.

La historia de “Capitán América: Soldado de Invierno” es sobradamente conocida y ya forma parte de la mitología del Universo Marvel: aunque Ed Brubaker ya había sembrado el camino de referencias a un misterioso asesino soviético con un brazo metálico es durante una intervención en Philadelphia que el Capitán América se encuentra por primera vez cara a cara con el indetectable asesino conocido como El Soldado de Invierno y, pese a aquellos ojos fríos y vacíos que le observan a través del fuego, reconoce el rostro de su añorado amigo Bucky. Usado por los rusos como su más peligroso operativo durante décadas, el Soldado de Invierno ha vuelto a salir de su descanso forzado para trabajar ahora a las órdenes del general Alexander Lukin, que ha conseguido hacerse con un Cubo Cósmico arrebatado a Cráneo Rojo. Junto al Halcón y Sharon Carter, que tiene motivos personales para dar caza al Soldado de Invierno, el Capitán América convertirá la búsqueda de Bucky en algo más que un trabajo. Es un camino de redención para curar una herida del Centinela de la Libertad, que llevaba más de cincuenta años afligido por su fracaso a la hora de salvar la vida de su amigo y compañero.

Los aficionados somos, en general, muy reacios a que resuciten a personajes aunque tanto DC Comics como Marvel Comics lo hacen continuamente. La muerte en el cómic de superhéroes es siempre algo temporal. Como poco, volátil. La lista de ejemplos es larga: Lobezno falleció cubierto de adamantium tras perder su factor de curación, mientras que el Capitán América caía de un disparo a las puertas del juicio por los hechos de la guerra civil superheroica. el Capitán Marvel sucumbía a un cáncer y la mutante Jean Grey ponía fin a su vida de forma voluntaria antes de que la Fénix Oscura consumiera el universo. Hay pocos casos de muertes definitivas en el universo de Marvel Comics, y solamente Ben Parker, el tío de Peter Parker, se mantiene firme en su tumba tal y como nos recuerdan en el epílogo.

Esta reedición de “Capitán América: Soldado de Invierno” recopila los números 8, 9 y 11 a 14 de la cabecera del Capitán América publicados originalmente entre septiembre de 2005 y abril de 2006, la etapa más aclamada en la historia del Centinela de la Libertad. En esta ocasión nos llega con el encabezado dorado de la flamante línea Marvel Must-Have de Panini Cómics, la colección quincenal pensada para contener algunas de las obras más importantes de la historia reciente de la Casa de las Ideas, las aventuras más comerciales de los autores más populares, en una edición en tapa dura y a un precio muy ajustado. El tomo viene acompañado con unos pocos extras, como artículos, una cronología, bocetos de Steve Epting y las portadas originales. Es, como decíamos en la introducción, la ocasión ideal para recuperar este título esencial de Marvel Comics si se nos escapó en su momento. Porqué este “Capitán América: Soldado de Invierno” es, sin duda, un volumen imprescindible creado por un equipo artístico excepcional que trajo de vuelta al terreno de juego a uno de los personajes más interesantes de Marvel del siglo XXI.

Capitán América: Soldado de Invierno
Autores: Ed Brubaker y Steve Epting
Edición original: “Captain America” núms. 8, 9 y 11 a 14
Fecha de publicación: Junio de 2021
ISBN: 9788413348834
Formato: 17x26cm. Tapa Dura. Color
Páginas: 152
Precio: 15,00 euros