Hablamos de uno de los lanzamientos más destacados de ECC Ediciones esta temporada, “Cadáveres“, una obra singular y enigmática escrita por Si Spencer y dibujada por Dean Ormston, Phil Winslade, Meghan Hetrick y Tula Lotay.

CadáveresEdmond Hillinghead es un brillante detective de la década de 1890 que intenta resolver un crimen que a nadie le importa mientras oculta su propio secreto. Karl Whiteman es un apuesto aventurero de los años 40 con un pasado impactante. Shahara Hasan es subinspectora musulmana en 2014, que lucha contra los prejuicios religiosos. Y Maplewood, una joven amnésica del 2050 tecnoapocalíptico, aporta una perspectiva inquietante a todo.

Ya hace bastante que el sello Vertigo de DC Comics cerró sus puertas. Pero antes de dar sus últimas bocanadas, obras inclasificables vieron la luz para deleite de los aficionados a este tipo de cómics. Uno de esos títulos fue “Bodies“, cuyo primer número apareció con fecha de portada de septiembre de 2014. La serie continuó hasta su octavo y definitivo número en abril de 2015. Hasta ahora había permanecido inédita en España. ¿Qué ha hecho que la veamos por estos lares?

La respuesta es Netflix. La anuncian como basada en la aclamada novela gráfica. La venden como una serie de viajes en el tiempo. No he tenido el honor de verla, aunque supongo que su trama será más accesible que la narrada en la miniserie de Vertigo. Porque “Cadáveres“, titulada así en castellano, es una historia algo rebuscada, muy intrigante, que engancha buena parte del tiempo y en otros saca al lector de sus casillas. Eso pienso, como aficionado a Vertigo que soy desde la fundación del sello.

“Cadáveres” es una obra única dentro del mundo del cómic que desafía las convenciones narrativas tradicionales al tejer una historia compleja y multidimensional a lo largo de cuatro períodos de tiempo diferentes. A los guiones tenemos a Si Spencer, escritor inglés al que conocemos por haber colaborado en títulos como “Los libros de la magia“. Este se acompaña por cuatro ilustradores, cada uno encargado de dibujar una línea de tiempo. Son Dean Ormston, Phil Winslade, Meghan Hetrick y Tula Lotay, que crean una ambientación muy particular y fusionan géneros como el misterio, el thriller y la ciencia ficción.

La premisa fundamental de “Cadáveres” es la siguiente: en el Londres del siglo XIX (1890), de 1940, la actualidad (2014), el futuro distópico (2053) convergen en una trama en la que un asesino en serie acecha la ciudad a lo largo de generaciones. Cada capítulo se desarrolla en una época diferente, y cada uno de ellos presenta un inspector de policía que investiga un crimen similar. Estos crímenes aparentemente independientes están conectados por un hilo invisible que desafía el tiempo y el espacio.

Uno de los aspectos más destacados de “Cadáveres” es su estructura narrativa no lineal. La historia se presenta de manera fragmentada, saltando de una época a otra con fluidez, desafiando al lector a reconstruir el rompecabezas y descubrir las conexiones ocultas entre los eventos. Este enfoque narrativo crea una sensación de intriga constante y mantiene el interés del lector mientras se sumerge en los misterios que rodean a los asesinatos en serie. Eso sí, para entender el futuro distópico hay que hacer un sobre esfuerzo.

Esta obra también destaca por su profundidad temática y su exploración de temas como la identidad, el poder y la corrupción. Cada período de tiempo representa un contexto social y político diferente, lo que permite a la serie abordar una variedad de problemas relevantes en cada era. Desde la opresión victoriana hasta la vigilancia tecnológica en el futuro distópico, “Cadáveres” examina cómo la sociedad y sus instituciones responden a la violencia y al caos.

Los personajes, muy diferentes entre sí, también desempeñan un papel crucial en la trama, y cada inspector de policía aporta una perspectiva única a la investigación. A medida que la historia avanza, los lectores descubren las complejidades de cada personaje y cómo sus experiencias personales influyen en su enfoque para intentar resolver el caso.

En el apartado gráfico, “Cadáveres” presenta un arte impresionante que complementa perfectamente la atmósfera de misterio y suspense. Cada artista aporta un estilo único a su respectivo período de tiempo, creando una distinción visual entre las diferentes épocas mientras mantiene una cohesión estilística en toda la serie. Los detalles meticulosos y la paleta de colores cuidadosamente seleccionada contribuyen a la inmersión del lector en este extraño mundo. Desde la atmósfera gris victoriana hasta la explosión de color del futuro.

ECC Ediciones ofrece esta obra en un bonito tomo en tapa dura con un papel excelente en el interior. Incluye las portadas de la edición normal y alternativa. Además, el tomo se cierra con una selección de páginas con diseños de los personajes. Como curiosidad decir que ya lleva dos ediciones, gracias al éxito cosechado en su estreno en librerías.

En definitiva, “Cadáveres” es mucho más que una simple historia de detectives; es un viaje fascinante a través del tiempo y el espacio que desafía las expectativas del género del cómic. Esta miniserie ofrece una experiencia única que puede cautivar al lector desde la primera página hasta la última, o por el contrario, le puede hastiar por completo. Que cada uno forme su propia opinión. Para aquellos que buscan un cómic que desafíe sus ideas preconcebidas y los sumerja en un mundo de misterio y suspense, es una lectura recomendable.

Cadáveres
Autores: Si Spencer, Dean Ormston, Phil Winslade, Meghan Hetrick y Tula Lotay
Edición original: “Bodies” núms. 1-8
Fecha de publicación: Junio de 2024
ISBN: 978-84-10108-24-0
Formato: Cartoné. Color.
Páginas: 208
Precio: 27,50 euros