Primeras impresiones de la última película del director brasileño Fernando Meirelles, basada en la novela del portugués José Saramago "Ensayo sobre la ceguera" y que fue presentada en el último festival de Sitges consiguiendo el gran premio del público y el premio al mejor diseño de producción. https://www.via-news.es/images/stories/cine/resenyas/aciegas.jpgTítulo original: Blindness
País: Canadá, Brasil, Japón
Duración: 120 min.
Género: Thriller
Reparto: Julianne Moore, Mark Ruffalo, Alice Braga, Danny Glover, Gael García Bernal, Yusuke Iseya, Don McKellar, Joe Pingue, Sandra Oh
Guión: Don McKellar
Distribuidora: Notro Films
Productora: Téléfilm Canada, Asmik Ace Entertainment, Bee Vine Pictures, Movie Central Network, Rhombus Media, Alliance Films, O2 Filmes, Ancine, BNDES, Corus Entertainment, Fox Filmes do Brasil, GAGA Communications, IFF/CINV
Cásting: Deirdre Bowen, Susie Figgis
Dirección artística: Joshu de Cartier
Diseño de Producción: Matthew Davies, Tulé Peak
Fotografía: César Charlone
Montaje: Daniel Rezende
Música: Marco Antônio Guimarães
Productor: Andrea Barata Ribeiro, Bel Berlinck, Chris Romano, Nicolas Aznarez, Niv Fichman, Sari Friedland, Sonoko Sakai
Productor asociado: Claudia Büschel
Productor ejecutivo: Akira Ishii, Gail Egan, Simon Channing Williams, Tom Yoda, Victor Loewy
Vestuario: Renée April
https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/2.gif

Debo reconocer que a mí particularmente esta película no me ha gustado demasiado. Le encuentro sus méritos y, por su puesto el argumento, la atmósfera claustrofóbica, todo lo que surge de la propia novela de José Saramago “Ensayo sobre la ceguera”, tiene su atractivo, pero me parece una película fallida y desde luego yo la dejaría en un segundo lugar con todo lo que hay en cartelera para ver.

Es muy posible que mi decepción se deba a lo mucho que esperaba de un director como Fernando Meirelles, que nos ha regalado películas más o menos recientes como “Ciudad de Dios” o “El jardinero fiel”, ambas extraordinarias. En esta ocasión Meirelles apuesta sobretodo por la experimentación, no muy lejos realmente de sus películas anteriores, puesto que el foco de la cámara, el montaje, la fotografía, el encuadre adquieren un gran protagonismo para construir una atmósfera inquietante y malsana durante casi todo la película.

Para mi gusto la película está llena de altibajos y hay momentos en que cae en la repetición, no tanto argumental como visual. Queriendo huir seguramente de la película apocalíptica, que ya se han hecho muchas y muy buenas; queriendo huir del terror, queriendo huir del drama existencial, queriendo reunir todo ello  en una película distinta de ambientación claustrofóbica y tono vanguardista este director ha desperdiciado para mi gusto la oportunidad de hacer una película excepcional. Evidentemente ha sido valiente, ha arriesgado y eso tiene su mérito, pero creo que no ha terminado de cuajar la apuesta sobretodo por dos razones: se notan mucho los altibajos al alternar momentos en que te envuelve y momentos en que caes en el tedio y no termina de zarandearte con los personajes y su sufrimiento, que en este caso me parece un problema mayúsculo siendo que el reparto es el que es con Julianne Moore a la cabeza secundada por ejemplo por Mark Ruffalo, Gael García Bernal (tan desaprovechado como el personaje al que representa) o Danny Glover.

Y todo esto por no hablar de que argumentalmente hay algunas cositas que chirrían y que seguro que están mucho mejor explicadas y contadas en la novela y me refiero concretamente a la revolución que monta el rey del pabellón 3 o a la ventaja mal aprovechada de la esposa del doctor y no digo nada más al respecto para no chafar sorpresas a quien quiera ver la película.

En definitiva, un ejemplo más de lo que podría haber sido y no fue. Es un drama claustrofóbico de tono experimental, pero prometía ser mucho más. Me remito para demostrarlo a lo que Alfonso Quarón hizo con “Hijos de los hombres” por ejemplo. Y desde luego, la carga filosófico-etica que tiene la novela está muy poquito aprovechada. La recepción ha sido realmente mala. En los pases de prueba se salió parte del auditorio y Meirelles tuvo que remontar la película, en Estados Unidos apenas recuperó una cuarta parte del presupuesto y en el cine donde yo la he visto, no todo el mundo, pero si algunas personas se removían en sus butacas.