Planeta DeAgostini rescata "Proposition Player", un título que se editó en 1999 en Vertigo y que ahora, dado el éxito de Bill Willingham con "Fábulas", aparece en nuestro país para disfrute de todos aquellos que le demos una oportunidad.
https://www.via-news.es/images/stories/comic/Planeta/propositionplayer.jpgProposition Player    
Edición original: Proposition Player USA
Fecha de edición: enero de 2010
Guión: Bill Willingham
Dibujo: Bill Willingham, Paul Guinan
Tinta: Ron Randall, Bill Willingham
Color: James Sinclair
Formato: Libro rústica, 144 págs., color.    
12,95 €
https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/3_5.gif
{xtypo_quote} Tienes que saber cuándo marcarte un farol. El póquer no es un juego para cobardes, sobre todo cuando las apuestas son altas. Joey Martin lo sabe mejor que nadie, después de haber trabajado durante años como jugador a sueldo en Las Vegas, manteniendo las mesas calientes en un casino de medio pelo mientras iba amasando el dinero que le permitirá entrar en las grandes partidas. Pero cuando una broma de bar, aparentemente inocente, le convierte en el propietario de 32 almas humanas, Joey se encuentra en mitad de una partida más grande de lo que se puede llegar a imaginar… y con unas apuestas a la altura. Ahora, cuando los agentes del Cielo y el Infierno quieran ver sus cartas, Joey tendrá que seguir subiendo la apuesta… y rezar para que no esté marcándose un farol cuando le toque enseñarlas.

Creado por el guionista y dibujante Bill Willingham (Fábulas, The Elementals), en colaboración con los dibujantes Paul Guinan (Chronos, Heartbreakers) y Ron Randall (The Dreaming), y con una introducción a cargo del escritor James McManus (autor de Positively Fifth Street: Murderers, Cheetahs and Binion’s World Series of Poker), Proposition Player es una historia satírica con moraleja sobre la vida, la muerte y la importancia de esconder bien tus cartas. {/xtypo_quote}
Soy un fan del póker. No suelo jugar mucho, pero el juego me apasiona y disfruto con las películas y libros que giran en torno al póker, así que Proposition Player me parecía una lectura interesante, a fin de cuentas… ¡es póker! Y si el guionista era Bill Willingham, por muy joven que fuese en ese momento, pues los motivos para acercarse a Proposition Player se incrementaban. Así que cogí el cómic con ganas, aunque esperé a leer antes Titanes del Terror y Crisis Final: La Legión de 3 mundos. Dejando este tomo para el último lugar… y, la verdad, ha sido todo un acierto porque he disfrutado mucho con su lectura y ha supuesto un buen sabor de boca tras la excelente Crisis Final: La Legión de 3 mundos.

Pero, ¿de qué trata Proposition Player? Pues trata de un jugador de póker de medio pelo que, accidentalmente, se encuentra en medio del juego más importante que existe: el de las almas. Y, como en toda buena partida, comenzará con un bote muy bajo y unos rivales muy poderosos. Un juego de iniciación en el que Joey Martin irá aprendiendo poco a poca las reglas y, como buen jugador de póker, progresando en su juego con cierta maestría.

Naturalmente Proposition Player es un comic que no gustará demasiado a los religiosos ya que la imagen que da Willingham del Cielo es, en fin, un tanto… incómoda para los religiosos. ¡Si hasta el Infierno sale mejor parado! Eso sí, si te metes en el juego que nos propone Willingham disfrutarás muchísimo con esta peculiar partida de póker y con esta historia. Encuentro que la historia podría haberse alargado bastante más porque a mitad de tomo las cosas se aceleran en demasía y te quedas con ganicas de ver cómo se desarrolla la partida, pero en líneas generales el resultado es muy satisfactorio. Sobre todo al ver cómo van colando por ahí a las distintas mitologías a las como la vikinga, la egipcia o la fenicia. Eso sí, los personajes más divertidos son, sin duda, los secundarios que aparecen por aquí, sean mitológicos o no.

Sobre la edición de Planeta de Agostini la verdad es que me ha llamado mucho la atención el artículo sobre los juegos de cartas, y en especial de póker, que acompaña al cómic. Muy interesante esa introducción, y recomendable. Por lo demás es la típica, y buena, edición de cómics Vertigo.

Poco más que decir sobre esta obra, una muy satisfactoria lectura que os recomiendo.