linea_separadora

Las películas de Tom Hanks de ayer y de hoy nos recuerdan que es uno de los actores más emblemáticos del Hollywood de los últimos cuarenta años, y uno de los más queridos por el público, pero antes de labrarse el prestigio como actor serio a golpe de Oscar, Tom Hanks era un actor de comedias juveniles y familiares. Antes de las oscarizadas “Philadelphia” y “Forrest Gump” (por las que Hanks ha sido el único junto a Spencer Tracy en conseguir dos Oscars a mejor actor consecutivos), y obviando el debate que podríamos abrir acerca del merecimiento o no de estos galardones, Hanks se especializó en comedias sencillas como “Despedida de soltero“, “1,2,3.. Splash“, “Socios y sabuesos“, “Joe contra el volcán“, “No matarás… al vecino” o “Big“, que encajaban perfectamente con el aspecto del vecino afable y despistado de un barrio de los suburbios de una ciudad norteamericana. Eran papeles que le iban como anillo al dedo.

En concreto “Big“, dirigida por Penny Marshall, fue un punto de inflexión en la carrera de Tom Hanks, y no solamente porque con ella consiguió su primera nominación al Oscar. Su excelente interpretación de un chico que pide el deseo de ser mayor, y al día siguiente el sueño se hace realidad, le puso en el mapa y demostró que aquel joven de apariencia afable escondía en su interior un actor mayúsculo capaz de encarnar a cualquier personaje, ofreciendo lo mejor de sí mismo en cada papel, sin importar el género. El tiempo lo ha demostrado sobradamente.

Protagonizada por Tom Hanks, Elizabeth Perkins, Jared Rushton, John Heard, Mercedes Ruehl y Robert Loggia, “Big” nos contó la increible aventura de Josh Baskin, un niño de doce años que se siente atraído por una guapa jovencita de su clase y para poder conquistarla formula un deseo en una máquina mágica en una feria de la costa de San Francisco: “Quiero ser mayor“. A la mañana siguiente descubre con sorpresa que su sueño se ha hecho realidad y que ahora es un niño con un cuerpo de un adulto de 35 años. Por desgracia se verá obligado a huir de su casa ante los gritos de socorro de su madre y afrontará una nueva vida en la ciudad de Nueva York hasta que pueda volverse a encontrar con Zoltar y deshacer su deseo, pues ser adulto resulta ser muchísimo peor y más difícil que ser un niño.

Big” fue un gran éxito en los cines de todo el mundo, y convirtió a Penny Marshall en la primera mujer directora en conseguir más de 100 millones de dólares en la taquilla. Y el paso del tiempo no ha hecho mella en este film. Se ha convertido en un clásico intemporal pues no habla de temas muy serios con una sensibilidad y un humor sencillo fuera de lo común, una entrañable historia sobre el contraste entre el mundo de los adultos y el de los niños, y de cómo no están tan lejos uno de la otro. Como un Peter Pan al revés.

Para el recuerdo nos quedará siempre esa imagen de Tom Hanks junto a Robert Loggia tocando el piano gigante de la juguetería Macy’s con los pies.

linea_separadora