Como gran fan de la fantasía urbana que soy me abalancé sobre “Bienvenido a la Tormenta en cuanto leí el resumen del libro y he disfrutado con una enorme conspiración belicista en la que ángeles y demonios han metido sus zarpas mientras un puñado de humanos intenta evitar la Tercera Guerra Mundial y el Apocalipsis, lo que suceda primero.

 

"Bienvenido a la tormenta" (Daniel Múgica, Ediciones Minotauro)Bienvenido a la tormenta
Daniel Múgica
Narrativa
Novela
Thriller y misterio
Suspense
Libro (Rústica con solapas) 19.50 €
Libro Eletrónico 9,99 €

Nueva York, año 2016. El cadáver eviscerado del secretario general de la ONU, el pastún Mustafa Sharif, ha aparecido atado a la aguja del edifi cio Chrysler y su asesinato podría desembocar en una tercera guerra mundial. Para averiguar la autoría del crimen, Jim Carrera, miembro del Departamento de Policía de Nueva York, recurre a los servicios de Allegra Herzog Farnesio, detective privada especializada en casos sobrenaturales y líder de La Banda, una organización clandestina que lucha activamente contra el mal.

Pero el caso es más complicado de lo que parecía en un principio ya que la muerte de Sharif también ha desencadenado una batalla abierta entre el Cielo y el Infi erno. Allegra no sólo deberá lidiar con la presión de la policía y de la propia presidenta de los Estados Unidos, sino también con la responsabilidad de evitar el fi n del mundo.

A pesar de que Daniel Múgica ya ha escrito un buen puñado de libros, y más artículos aún, reconozco que no conocía su obra, pero el resumen de Bienvenido a la Tormenta y el hecho de venir de la mano de Minotauro hizo que me decidiese. ¿Un libro de un autor español en el que se explora la fantasía urbana adulta? ¡Eso tenía que probarlo!

Así que ni corto ni perezoso abrí el libro y Daniel dio el primer golpe, al empezar el libro con el misterioso asesinato del secretario de la ONU para dar paso a un impactante flashback en el que da inicio a gran parte de la trama, un flashback en el que conoceremos a los padres de la protagonista de Bienvenido a la Tormenta, Allegra, mientras estos enfrentan al jefe de una secta demoníaca dedicada a la mayor gloria de Satán y cuyos objetivos pasan por traer el caos a la Tierra, ante los que tan sólo pueden oponerse la Banda, un grupo de guerreros del Vaticano que sufrirá una dura batalla con varias bajas y traiciones que marcarán el futuro de Allegra y, en última instancia, el de la Tierra.

La experiencia cinematográfica de Daniel Múgica pesa mucho en Bienvenido a la Tormenta, ya que lo que nos ofrece es una enorme madeja que iremos, pasito a pasito, desenredando al más puro estilo Agatha Christie (es decir, que Daniel se reserva varias sorpresas a lo largo de libro para que demos un par de saltos en el sofá) cambiando las reglas del juego en aras de una experiencia más intensa para el lector. Así veremos cómo en el cercano futuro (el libro se desarrolla en 2016, lo que hace más inquietante la trama) la Humanidad asiste atónita a cómo el secretario de la ONU, Mustafa Sharif, está a un paso de provocar la Tercera Guerra Mundial al incitar a Venezuela e Irán (como si la historia no les diese razones para revolverse contra los Estados Unidos) en una partida que amenaza con obligar a tomar bando a las naciones. Allegra, tras aparecer muerto Sharif allegra se encontrará con la misión de descubrir a su asesino y enfrentar a la secta Euquita con la nueva encarnación de la Banda (aunque sus miembros son mucho más oscuros que sus predecesores) en una nueva batalla entre Demonios y Ángeles (aunque sólo veamos Árcangeles por aquí) en la que el lector tendrá que estar muy atento ya que Múgica juega con él al ocultar los rostros de algunos de los principales enemigos de la Banda.

La verdad es que me encantan este tipo de libros de fantasía urbana adulta en la que se aumenta la emoción de un buen thriller gracias a la incorporación de la trama fantástica, y es que lo considero como “especiar” la lectura, acrecentar los sabores de una buena novela de misterio con un toque de magia que, a la postre, resulta totalmente acertado y que, para mi gusto, igual hasta se queda un poco corto, y es que Daniel nos da detalles sobre personajes que no vemos aparecer (el Conde Drácula sin ir más lejos, o el Santo de los Asesinos) que, prácticamente, no aparecen en el libro.

Pero volviendo a la trama hay que reconocer que Múgica se esfuerza a la hora de enredar la madeja argumental, cuesta seguirle la pista a la gran cantidad de ideas y pistas que tiende a lo largo del libro por lo que, en cierta manera, se agradece que al final nos explique algunos de los momentos más importante de la trama. Lo que no le perdono es que deje para el próximo (o próximos) libro el desarrollo de la trama de Camelot o la presencia de Malanoche, un personaje que promete mucho y que queda fiado a próximas aventuras.

Por cierto, aquellos que disfruten de las escenas sexuales decir que aquí encontraréis bastantes, y no es de extrañar cuando conviertes a la protagonista de tu libro en bisexual, eso da mucho juego.
Bienvenido a la Tormenta es un libro que leí en un corto periodo de tiempo, sus 478 páginas dan para mucho y lo enredado de la trama te obliga a detenerte alguna que otra vez para poder analizar la trama, aunque Daniel Múgica siempre está, como mínimo, dos pasos por delante del lector y al final del libro se asegure de que descifremos todas sus “trampas argumentales”… y de dejarnos con un enorme apetito por saber qué pasará en el siguiente volumen y, especialmente, en la búsqueda de Camelot.

Hay que felicitar a Minotauro por publicar a autores españoles en género fantástico, una apuesta que, en esta ocasión, les ha salido redonda.

Soy un gran fan de personajes como Harry Dresden y adoro la fantasía urbana no excesivamente romántica, así que esta conspiración para provocar la Tercera Guerra Mundial “a mayor gloria de Satán” me ha gustado muchísimo y sería un tanto hipócrita si nos animase a darle una oportunidad a este libro, merece mucho la pena.

Eso sí, tras visionar recientemente La Historia No Contada de los Estados Unidos, de Oliver Stone, tengo que admitir que no estoy de acuerdo con la elección de las naciones “enemigas de la democracia” que nos plantea el autor.