Si somos justos deberíamos decir que el experimento de «Tierra Uno» no estaba siendo el éxito que DC esperaba, ventas aparte el «Superman: Tierra Uno» decepcionó a muchos pero, sin embargo, este «Batman: Tierra Uno» guionizado por Geoff Johns no sólo no decepciona, sino que nos deja con ansías de más aventuras de este «nuevo» Batman que tanto debe a las películas de Nolan y al arte de Gary Frank.

Batman: Tierra Uno
Edición original: Batman: Earth One USA
Guión: Geoff Johns
Dibujo: Gary Frank, Marcos Marz, Ardian Syaf
Tinta: Jon Sibal
Color: Brad Anderson
Formato: Libro cartoné
144 págs. a color.
15,95€

Batman no es un héroe. Es solamente un hombre. Susceptible de equivocarse, vulnerable y furioso.

En una Gotham City donde amigos y enemigos son indistinguibles, el camino que llevará a Bruce Wayne a convertirse en el Caballero Oscuro presenta más obstáculos que nunca. Centrada en castigar a los verdaderos asesinos de sus padres, y a la corrupta fuerza policial que los dejó escapar, la sed de venganza de Bruce Wayne alimenta su enloquecida cruzada y nadie, ni siquiera Alfred, podrá detenerle.

Hay quien dice que la estrella de Geoff Johns ya no brilla tan intensamente como antes, que ha perdido toque y magia, que ya no es el mismo autor fresco y sorprendente de su eclosión. Bueno, no os preocupéis, en caso de que eso fuese cierto (que no creo que sea así, seguro que le quedan muchas buenas ideas dando vueltas por su cerebro… o los cómics de otros) os puedo asegurar que en Batman: Tierra Uno da lo mejor de sí mismo. No sólo consigue reinventar a Batman sin dejar de lado los principales elementos de su mitología, sino que además nos ofrece a un Batman más humano, más urbano y realista. Un protagonista que tan sólo desea venganza por la muerte de sus padres y que, tras perseguirla durante años, descubrirá que está maldito, que nunca encontrará la paz, que debe luchar por la justicia. Viene a ser una especie de Año Uno salvando las distancias, porque Año Uno es mucho cómic.

Tengo que avisaros de que no soy objetivo al cien por cien, y es que me encantan las reinvenciones de James Gordon, de Alfred (especialmente Alfred, que aquí tiene mucha más fuerza e interés y sólo por esa escena en la que se «descubre» como mayordomo de Bruce Wayne ya merecería la pena el cómic), del Pingüino: Oswald Cobbelpot (un ser totalmente despreciable, un miserable que representa la corrupción de Gotham)… en definitiva, me gusta esta mirada más real y dura a un personaje como Batman al que se le puede achacar el mismo mal que a Lobezno: cuanta más popularidad más y mejores poderes se le atribuyen. Aquí Batman es novato, no está muy dotado marcialmente hablando y sólo le impulsa su rabia. ¡Y me encanta! porque así vemos a un personaje más humano, con más defectos, con más posibilidades de ser herido y de cagarla (con perdón), en resumen, mucha más emoción. Por cierto, ojito al futuro, pinta que el segundo volumen debería tener a los Dent como personajes en torno a los que gire la trama.

Pero, como siempre, sin un buen dibujante detrás esto podría haber caído en saco roto, pero a Johns le pusieron en bandeja de plata a un sensacional Gary Frank. Sublime, qué narración, que composición, qué escenas tan difíciles de “rodar” (el estilo cinematográfico empapa este volumen, parece que estemos ante una película de Christopher Nolan), que redefinición de los personajes… Es una auténtica delicia y, como siempre, disfruto con su arte.

La edición de ECC Ediciones es a todo lujo, ni más ni menos que lo que este volumen se merece. Puede parecer un poco caro, pero, creedme, no querréis tener Batman: Tierra Uno en otro formato. Por cierto, es un cómic perfecto para dejar a los lectores no habituales o para reenganchar a los viejos amigos a los cómics de nuevo, ¿verdad Mañik?.

En definitiva, y sin querer explicar mucho más detalles sobre Batman: Tierra Uno, esta copia de prensa me llegó el viernes… ya me la he leído dos veces desde entonces (estamos a lunes mientras escribo esto), y calculo que lo releeré una vez más antes de que acabe la semana. Una joyita, y sino no me creéis echadle un vistazo en vuestra librería, seguro que caéis.