Pregunta de ‘quesito’ rosa: ¿qué tienen en común César Romero, Jack Nicholson, Heath Ledger y Jared Leto? Efectivamente, los cuatro actores han cedido su rostro al más lunático, imprevisible, peligroso y emblemático de los villanos de Batman. Cuatro caracterizaciones diferentes, todas fantásticas en su contexto y en su momento, del Joker. El hombre que ríe.

batman_elhombrequerieCuando la amistad del Hombre Murciélago con Jim Gordon es aún incipiente, en una Gotham que empieza a conocer a sus héroes y villanos, la amenaza del payaso asesino emerge como algo totalmente desconocido, para lo que nadie puede estar preparado.

En la galería de villanos del Caballero Oscuro los trastornos psicológicos y desordenes mentales son compañeros de viaje inseparables de los crimenes y la locura ahoga a los malvados que terminan encerrados tras los muros del Asilo Arkham. En las aventuras de Batman podemos encontrar piscópatas como el Joker, cleptómanos y narcisistas como Selina Kyle, sociopatas como el Espantapájaros, esquizofrenicos como el Sombrero Loco, así como el trastorno bipolar de Harvey Dent, el complejo de inferioridad de Edward Nigma, el complejo de Edipo del Pingüino y el trastorno límite de la personalidad de Harley Quinn. Y Batman, por supuesto. Bruce Wayne tampoco se libra de un buen montón de trastornos mentales.

Seguramente el peor de ellos, el más difícil de catalogar según los patrones psicológicos, es el Joker. Un villano tan despreciable, astuto y descabellado que, a nuestro pesar, resulta hasta encantador para el público morboso. Algunos de sus crímenes, numerosos de sus retorcidos planes cargados de sentido del humor prosaico y sumamente cruel, no provocan miedo ni temor sino que el lector, el espectador, aprecia en su obra criminal un toque de la genialidad, enigmático y excitante, y pese a que se pueda cuestionar moralmente el camino elegido, muchos asentimos como signo de aprobación. No es agradable, pero nos gusta. ¿Es un sádico, un asesino y un terrorista? Sí. ¿Está loco? Por supuesto. Pero los que piensan que nuestra sociedad está podrida y que no tiene remedio, que necesita que el fuego purificador la consuma y le permita renacer renovada y limpia de sus cenizas, ven en el Joker como un símbolo.

El primer Joker, creado por Jerry Robinson, Bill Finger y Bob Kane en los años cuarenta, era un villano que se enfrentaba al orden establecido, destructor de los valores de la sociedad norteamericana de la posguerra, enemigo del ‘american way of life’ y del bienestar alcanzado tras la victoria de la Segunda Guerra Mundial. Era, en realidad, un bufón de crueldad absurda, un payaso desquiciado sin un plan establecido, pero el personaje ha ido evolucionando en paralelo a los cambios que ha ido sufriendo la sociedad occidental desde entonces. Y es al llegar a los años noventa, con el «Batman: The Killing Joke» de Alan Moore y Brian Bolland y el «Arkham Asylum: A Serious House on Serious Earth» de Grant Morrison y Dave McKean como momentos culminantes, que el Joker cambia, evoluciona, se transforma. Ya no es el egocéntrico bufón vestido de colores, sino un maníaco homicida. El Joker del siglo XXI se convierte en icono del anarquismo, de la destrucción del sistema establecido, que considera a la ciudad, la urbe, como una fuente de la maldad que debe ser erradicada. El Joker alude hoy a las necesidades de una sociedad en crisis que ha puesto en cuestión sus valores. Más demente que nunca, pero calculador y perverso, es la personificación del caos.

Why so serious? («The Dark Knight», Christopher Nolan, 2008)

El origen del Joker sigue siendo un misterio, una historia que ha ido cambiando según el escritor que la cuenta. El mismo personaje, en «La Broma Asesina» de Moore y Bolland, confiesa que cada vez que recuerda el suceso que le convirtió en lo que es lo recuerda de una manera diferente. En la mayoría de los relatos el villano Capucha Roja y una caída fortuita en un depósito de productos químicos forman parte del puzle, pero el hombre llamado Jack Napier, y su vida anterior a la desafortunado accidente en la planta química, ha ido cambiando de relato en relato.
«Batman: El hombre que ríe» («Batman: The man who laughs») de Ed Brubaker y Doug Mahnke, publicado originamente por DC Comics en el año 2005, es un reboot del primer enfrentamiento entre el Caballero Oscuro y el Joker, una versión modernizada de la primera aparición y el origen del villano.
La aportación del prestigioso guionista Ed Brubaker («Escena del Crimen», «Gotham Central», «Point Blank», «Sleeper», «Criminal», y sus historias para cómics de superhéroes en DC y Marvel Comics como «Capitán América», «Patrulla-X», «Daredevil», «The Immortal Iron Fist», «Catwoman»,…), acompañado del dibujante Doug Mahnke de trazo clásico (su estilo nos recuerda al del escocés Frank Quietly), reinterpreta con brillantez la primera aparición del Príncipe Payaso del Crimen del año 1940 y añade algunos matices al origen del villano, sin profundizar, para centrarse en su enfrentamiento con el Murciélago Enmascarado y un bisoño James Gordon, al principio de su carrera en el cuerpo de policia.
Un enfrentamiento que empezaría poco tiempo después de lo narrado en «Batman: Año Uno» de Frank Miller y David Mazzucchelli, cuando una serie de macabros asesinatos de personajes célebres de Gotham City, siempre a medianoche, ponen en jaque a la policia y al Mejor Detective del Mundo. Reivindicados por un villano demente sin, aparentemente, ningún plan trazado, los crímenes del Joker esconden la venganza de un hombre que a dejado muy atrás el umbral de la cordura, dispuesto a quemar el mundo entero. No hay nadie inocente. Gotham City debe arder.

¿Has bailado alguna vez con el diablo a medianoche, bajo la luna? («Batman», Tim Burton, 1989)

«Batman: El hombre que ríe» es una nueva entrega de la línea «Grandes autores de Batman» de la editorial ECC Ediciones, en la que nos recuperan las etapas más destacadas en los setenta y cinco años de historia del personaje (setenta y siete en el año 2016) en tapa dura y con algunos extras para dar lustre al volumen. En la mayoría de los casos son títulos esenciales del Hombre Murciélago, las mejores sagas del personaje, obras que aparecen en la mayoría de selecciones de aventuras del Caballero Oscuro. Aproximaciones que, por diferentes razones, dejaron una huella indeleble en su mitología y que los lectores han elevado por encima del resto.
Y «Batman: El hombre que ríe» lo es, un clásico moderno de la mitología de Batman que toma su nombre de una película del año 1928 basada en la novela homónima de Victor Hugo «L’homme qui rit«, protagonizada por el actor Conrad Veidt. Un clásico del cómic contemporáneo de superhéroes escrita por un guionista de prestigio que nos llega recopilada en este tomo junto a una pequeña joya como «Estaré vigilando«, ocho páginas dibujadas por Ryan Sook en 2013 y previa a la de «El Hombre que Ríe«, que nos habla del delincuente que quiere redimirse de sus pecados. Un buen complemento.

El Joker es uno de los grandes personajes del cómic de superhéroes, y quizás podríamos atrevernos a considerar que es el mejor villano que ha salido de DC Comics. Pese al tono oscuro y siniestro de sus crímenes, derrocha carisma. Pese a ser un agente del caos, su causa nos seduce. Con el rostro de César Romero (en la lisérgica serie de televisión de los años sesenta), Jack Nicholson (en la versión cinematográfica de Tim Burton), el añorado Heath Ledger fallecido en 2008 (en la segunda entrega de la versión de Batman de Cristopher Nolan) y, muy pronto, Jared Leto (en «El Escuadrón Suicida» de David Ayer), cada uno con sus correspondientes matices (que dan respuesta al momento y el contexto en que aparecieron), el Joker encarna una crítica encubierta al sistema de orden de la sociedad actual, a un mundo en el que siguiendo la premisa hobbiana «el hombre es un lobo para el hombre«. Y es que, seamos sinceros, todos llevamos a un Jack Napier en nuestro interior, un Joker potencial que quiere hacer estallar el mundo en mil pedazos.

Batman: El hombre que ríe.
Guión: Ed Brubaker
Dibujo: Doug Mahnke
Color: David Baron
Título original: «Batman: The Man Who Laughs» y «Batman: Gotham Knights núm. 41»
Fecha de publicación: Marzo de 2016
Formato: Cartoné. Color.
Páginas: 80
Precio: 10,95 euros