Resulta impresionante ver cómo están trabajando en Fantascy. La publicación de “Alif el Invisible supone un soplo de aire fresco para una fantasía que estaba encorsetada en los tópicos argumentos de siempre. El trabajo de G. Willow Wilson merece un aplauso y su libro, una relectura. Como veis la impaciencia me pudo y he acabado publicando antes la reseña que la noticia de su salida a la venta… ¡por algo será!

 

//www.via-news.es/images/stories/libros/fantascy/alif-el-invisible.jpgAlif el Invisible
G. Willow Wilson
Fantascy
ISBN: 9788415831044
448 páginas
Rústica
18.90 €

Una fascinante novela de fantasía urbana con el encanto de Oriente Medio y un tumultuoso telón de fondo: la Primavera Árabe.
SE HACE LLAMAR ALIF. Pocos son los que conocen el nombre real de este joven hacker que se crió en una ciudad de Oriente Medio, un lugar que tiene un pie en la era moderna y otro en la antigüedad. Alif creía haber encontrado al gran amor, pero los padres de ella han concertado su matrimonio con un príncipe.
Un enigmático libro titulado Los mil y un días acaba en manos del joven, que descubrirá que es un portal hacia otra realidad: un mundo que tiene su origen en una época muy lejana, cuando imperaba la magia antigua y los míticos djinn caminaban entre nosotros… Así empieza una trepidante aventura que llevará a Alif por las calles destartaladas de una vibrante metrópoli en plena ebullición social. En el punto de mira de todos, Alif se convierte en un fugitivo. Y está a punto de desatar una fuerza destructiva que lo cambiará todo, empezando por él mismo.
Después de acabar la carrera de historia y filología árabe, G. Willow Wilson (New Jersey, 1982) se trasladó a El Cairo, donde trabajó para la revista de la oposición egipcia Cairo Magazine. Ha escrito para blogs políticos y culturales de diversas tendencias. Por otra parte, es autora de varias novelas gráficas. Su primer trabajo no gráfico fueron las memorias The Butterfly Mosque, que fue nombrado mejor libro del año según el Seattle Times. Vive entre El Cairo y Estados Unidos.

Ya tengo otra autora fetiche, tan sólo con un libro G. Willow Wilson me ha convencido de cabo a rabo, su Alif el Invisible es una deliciosa obra que mezcla maravillosamente elementos tan dispares como el mundo actual, la denuncia social, el misticismo de la religión musulmana y los hacker… bueno, claro, con una historia ambientada en el Oriente Próximo no podían faltar las referencias a las Mil y una noches y la previsible y necesaria historia de amor. Pero esta original mezcla de elementos resulta en un delicioso libro que me ha durado en las manos muy poquito (y que ya tiene lista de espera de lectores entre mis amigos más cercanos) y que me ha abierto las puertas de la imaginación a un mundo deudor de Las Mil y una noches, y también deudor de las pocas películas, libros e historias sobre Oriente Medio que he podido disfrutar. Como bien dice G. Willow Wilson en su libro la razón occidental ha ocultado y arrinconado al mundo oriental que, parece, poco a poco comienza a reclamar su sitio en la literatura occidental (estoy deseando leer el libro de Juan Miguel Aguilera: Sindbad en el País del Sueño que también publicará Fantascy, aunque en enero) y, francamente, es un hueco merecido y que viene a enriquecer aún más el excelente momento que vive la fantasía.

Esperaba mucho de este libro, no sé, la idea de inspirarse en la Primavera Árabe, en las Mil y Una noches, en los djinn (los “genios” de la lámpara de Aladino, aunque son seres que aparecen en el Corán) y el mundo hacker…  En realidad Alif el Invisible es una propuesta arriesgada, tenemos temática social, misticismo musulmán y, para redondearlo, algo tan friki como el mundo hacker… ¡y funciona! Es una mezcla tan atrevida y arriesgada que incluso cuesta explicar a tus amigos porqué deberían leer este libro, un libro que se adentra con fuerza en la fantasía, pero en la fantasía contemporánea, y con denuncia social hacia la propia sociedad musulmana y cómo han dejado de lado la fe para adentrarse en el fanatismo. A pesar de todo Willow consigue que el libro sea accesible, posiblemente alguien absolutamente desconocedor de la informática pudiese pasar algún apuro (aunque lo dudo, tampoco creo que mucha gente entienda las explicaciones ci-fi hard y aún así… ahí está), pero en líneas generales es un libro de fácil comprensión que invita a entrar en un mundo de fantasía donde las viejas leyendas amenazan la seguridad de Alif, de sus amigos y de su amada y que le llevará a cruzar su camino con criaturas de leyenda como los djinn (y por cierto, hay personajes excepcionales, como Vikram el vampiro) en un camino que pasar por saltarse la censura que viven en su mundo digital y que llevará a Alif a una desesperada lucha contra lo racional para rescatar a su amor, y a su Ciudad y amigos.

Por cierto, hay que decir que la edición de Fantascy es una preciosidad, el arabesco del nombre de Alif, con la serigrafía dorada de microchips y la lámpara de Aladino… qué preciosidad de portada y que libro más bien editado. Lo cierto es que, a pesar de lo bonita que pueda quedar una colección con el mismo diseño, el trabajo de edición de Alif el invisible me convence de que esta es la decisión acertada.

Y llegados al final de la reseña no sé si os he dado argumentos adecuados para leer Alif el invisible, para mi ha sido una gozada, parecidas sensaciones a las que tuve cuando comencé a leer el Criptonomicón de Neal Stephenson, aunque Alif me ha convencido más porque no se va tanto por las ramas y tiene un final más redondo. Sencillamente, Alif es adentrarse en un mundo mágico, pero anclado al mundo real. Una delicia.