Uno de los títulos ‘menores’ del director neozelandés Peter Jackson antes de su grandiosa trilogía de “El Señor de los Anillos“, con Michael J. Fox como protagonista, que aunque parece una comedia gamberra es una interesantísima película de género fantástico que linda con el terror.