La editorial Dib·buks ha publicado un tebeo titulado “7 vidas“, que nada tiene que ver con la serie de Tele 5, en el que Jonás Aguilar y Ángela Cuéllar nos invitan a conocer la naturaleza humana a través de los ojos de un gatito.

 

https://www.via-news.es/images/stories/comic/dibbuks/7vidas.jpg7 Vidas
Guión: Jonás Aguilar
Dibujo: Ángela Cuéllar
Color: A color
Formato: Libro cartoné, 64 págs. a color
Preview
14€

7 vidas narra la historia de un gato. Como todos los gatos tendrá siete vidas, pero las suyas serán un poco distintas. ¿Por qué? Porque conocerá a lo largo de su vida siete dueños con una historia que contar. Y lo más importante: algo que enseñar. Cada una de ellas nos mostrará lo mejor y lo peor de la naturaleza humana, visto desde los inocentes ojos de un animal que no alcanza a comprender la naturaleza de las acciones y situaciones de las que es testigo. Una historia contada en colores que nos enseña que una sola vida no siempre es suficiente.

Este tebeo llega a nuestras librerías con el aval de haber obtenido el máximo galardón de los premios del Instituto Andaluz de Juventud (IAJ) al alzarse con el premio Desencaja 2013 en el apartado de cómic. Y no es de extrañar porque el grandísimo trabajo realizado por Ángela Cuellar a los lápices enamora desde el primer vistazo, pero que nadie espere encontrarse con un trabajo como el de Fonollosa porque 7 vidas tiene otros objetivos. Básicamente mostrarnos, desde el inocente punto de vista de un gato, aspectos de la naturaleza humana definidos por el color de cada breve historia de la vida de este gatito y que, en 7 relatos, resumen lo mejor de la humanidad, pero también lo peor.

Tengo dos gatitas en mi casa y hace algo más de un año perdí a mi primera gatita: Phoebe. Desde que la adopté me conmuevo con los animalitos y empiezo incluso a considerar que debería hacerme vegetariano. Así que enseguida me interesé por este tebeo porque, francamente, llevo casi siete años de flechazo con los gatitos y estoy deseando leer más tebeos que los tengan como protagonistas. Así que reconozco que tenía en la cabeza un tipo distinto de cómic cuando abrí 7 vidas…no esperaba un cómic así, pensaba que, bueno, “es una historia de gatitos, seguro que Jonás Aguilar nos ofrece un guión acorde con esos adorables dibujos de Ángela Cuéllar”…Y sí, hay situaciones, como la primera historia o la penúltima, en la que nos conmueven con las compañías que frecuenta nuestro felino protagonista, donde la vida parece ofrecerle la esperanza de encontrar, de nuevo, el amor y la promesa de una vida mejor. Donde se nos permite olvidarnos de que la crueldad guía a muchos humanos en el día a día, donde el amor parece que va a triunfar sobre las cosas pequeñas… Pero parece que ni Jonás ni Ángela quieren que nos olvidemos de que la vida es dura y que tenemos que disfrutar y pelear por los buenos momentos, y no aceptar los malos, huir si es necesario, para salvar la vida. Lo que me recuerda haber leído por ahí que cada historia representa una de las vidas de este gatito. Me niego a pensar en ello, para mi cada historia representa un momento en la vida de un gato adorable. No quiero pensar si necesitará una octava vida.

7 vidas es un tebeo con el que sus autores pretenden educar, remover un poquito las conciencias de la gente que considera que una mascota sirve como regalo o supone una carga, que no saben ver que la compañía, el amor de un animal (gato, perro, lo que sea) es algo que debe ganarse y que merece la pena, por todo lo que nos aporta. No sé si tenéis mascotas, pero ha habido momentos de mi vida en los que sin mi gata Phoebe primero, o después con Buffy y Kitty, se me hubiese hecho muy cuesta arriba según qué situaciones. Gracias a su apoyo, a su cariño, a sus juegos… a su amor, no sólo superé esos momentos, sino que supe ver que era responsable de su bienestar, igual que ellas “cuidaban” de mi. Para mi mis gatas no son una carga, son un regalo que hay que saber merecerse y al que cuidar. Tal vez sea esto lo que Ángela y Jonás quieren que aprendamos, que sepamos ver el precioso regalo que es tener a alguien, un gatito, con el que compartir un huequecito de nuestras vidas y de nuestro corazón. Y que no sólo debemos cuidarlos y amarlos, sino protegerlos.

Por cierto, este tebeo es mudo, aparte de los títulos de las siete historias no veréis otra palabra impresa más, pesando más el color, descriptivo, que las palabras. No son necesarias, el trabajo de Ángela es tan delicado que enamora, expresa y conmueve, aún sin palabras, sólo con sus dibujos y una paleta de colores más que básica (cada historia tiene un color asociado) que resulta más que eficaz para representar cada uno de los sentimientos de cada historia corta.

En cuanto a la edición de Dib•buks, la verdad es que es de lujo, el papel es grueso, y la primera vez que abres el tomo éste cruje de una forma que casi resulta mágica. Es el formato perfecto para un cómic tan íntimo como 7 vidas.

Como os decía al comienzo del artículo hay que saber qué nos ofrece 7 vidas, porque sino acabaréis el tomo con el corazón encogido y alguna lagrimita asomando en vuestros ojos y maldiciendo a Jonás Aguilar y Ángela Cuéllar por realizar un trabajo tan emotivo y conmovedor.