Una de las películas del momento es lo último de Will Smith, aunque en este caso actúa como productor y la verdadera estrella de la función es su hijo Jaden, que comparte protagonismo con Jackie Chan para actualizar un clásico del cine juvenil de los 80’s: «The Karate Kid«.

***
Países: USA y China.
Duración: 140 min.
Género: Acción, artes marciales, drama.
Interpretación: Jackie Chan (Sr. Han), Jaden Smith (Dre Parker), Taraji P. Henson (Sherry).
Guión: Christopher Murphey; basado en un argumento de Robert Mark Kamen.
Producción: Jerry Weintraub, Will Smith, Jada Pinkett Smith, James Lassiter y Ken Stovitz.
Música: James Horner.
Fotografía: Roger Pratt.
Montaje: Joel Negron.
Diseño de producción: François Séguin.
Vestuario: Han Feng.
Distribuidora: Sony Pictures Releasing de España.
Estreno en USA: 11 Junio 2010.
Estreno en España: 27 Agosto 2010.

Han pasado 26 años desde que Ralph Macchio hiciera la película de su vida y un montón de chavalillos anduviéramos puliendo cera y dando patadas al aire a la pata coja ¿Quién lo diría? El primer “Karate kid” se estrenó en 1984 y fue un bombazo sobretodo entre el público infantil y juvenil porque su director, John G. Avildsen, fue muy cuco y se sacó de la chistera una reformulación en clave adolescente de su mayor éxito, “Rocky” para hacer “magia” en la taquilla y embolsarse unos cuantos dólares. Evidentemente aquel primer “Karate kid” era un producto esencialmente comercial, pero tenía e incluso hoy sigue teniendo su encanto.

Ahora ha sido Will Smith, de acuerdo con su mujer Jada Pinkett Smith quienes han puesto en marcha un remake muy inteligente para ir lanzando la carrera cinematográfica del hijo de ambos, Jaden (lo pudimos ver anteriormente en la emotiva “En busca de la felicidad” junto a su padre). Si algo queda claro es que Will Smith sabe muy bien lo que se hace, su trayectoria le avala y los proyectos en los que se embarca suelen salirle bien a todos los niveles, así que por qué no echar una mano a su peque y lo mejor es que, como es un tipo que nos cae francamente bien (¿hay alguien a quien caiga mal Will Smith?) hasta nos alegramos de que así sea. La guinda de la promoción la pusieron padres e hijos junto a Jackie Chan (otro que cae de maravilla) el pasado 27 de agosto en el programa “El hormiguero” con Pablo Motos y si alguien tenía dudas sobre si ver o no la película, se le quitaron por pura empatía, tras una emisión que tuvo altísimos índices de audiencia.

Vista la película, refrendar que es para los chavales de ahora lo que en su día fue el primer Karate Kid, con algunas ventajas: manteniendo las virtudes de la película de John G. Avildsen, es además una película visualmente atractiva gracias al desarrollo del argumento en China (lograron filmar incluso en la Ciudad Prohibida y La Gran Muralla, cosa que no ocurría desde hace muchísimos años y para lo que parece que fue esencial Jackie Chan); está muy bien desarrollada y logra mantener el interés de principio a fin; cuenta argumentalmente con más temas de fondo como la adaptación a una cultura distinta, las relaciones madre-hijo o niño estadounidense-niña china; la violencia escolar y el poso dramático del pasado del personaje de Jackie Chan (Sr. Han) y, además de todo ello estoy convencido que Jaden Smith y Jackie Chan empatizan con el espectador mucho más de lo que en su día lo hacían Ralph Macchio y Pat Morita (aunque ojo porque Morita fue nominado al óscar como mejor secundario, a ver si también lo consigue Jackie Chan).

Viéndolo con perspectiva cinematográfico-empresarial el matrimonio Smith se apunta un gran tanto. Dirige y controla los comienzos del retoño y además se asegura un éxito comercial. Si te gustó The Karate Kid, te va a gustar esta película y si la ves es muy probable que te lleves a tus hijos o que la recomiendes a la chavalería, así que la taquilla está más que asegurada. Lo dicho, Will Smith sabe muy bien lo que se hace.

La historia es más bien simple, trata de un chaval de Detroit que va con su madre a vivir a China y que en su proceso de adaptación choca con el matón del cole, contra el que habrá de competir en un torneo de Karate. Argumentalmente es una película simplona, pero lo que importa en ella es su capacidad para entretener y emocionar y en eso el equipo al completo es una garantía. Ya lo esperábamos de Will Smith, un maestro en eso de hacernos reír, entretenernos o enternecernos y lo intuíamos de Jaden, pero la sorpresa en esta ocasión es que Jackie Chan se pone serio y también lo hace muy bien.

Creo que es una película que merece verse, no defrauda, cumple y te hace sonreír, soltar la lagrimita y emocionarte. Hay que ir al cine a verla, Will Smith lo merece, Jaden Smith lo merece y Jackie Chan lo merece.