¡Oh, los ochenta! Década mágica de «Los Goonies», «La princesa prometida», los dos primeros Indiana Jones, «Dentro del laberinto»,… ¡y «Willow«! En 1988 el controvertido Ron Howard nos descubrió la magia y la fantasía con la aventura de un hobbit (sí, el personaje de Warwick Davis era un hobbit) defendiendo a un bebé de los malvados hombres de la hechicera Bavmorda con la ayuda de un guerrero algo patán llamado Madmartigan al que dió rostro un joven Val Kilmer. Los efectos especiales han envejecido mal, muy mal, pero la escena del descenso por la nieve sobre el escudo es inigualable. 

Y es necesario recordar que los diseños de las criaturas y del storyboard fueron responsabilidad de Jean Giraud ‘Moebius‘.