***

Típico caso de película sorpresa que ves por curiosidad o que alguien te recomienda y termina siendo más interesante de lo que esperabas, simplemente porque supera tus expectativas. Realmente no ofrece una historia demasiado original, cuenta cómo un hombre en un futuro próximo acepta una operación, tras un suceso en el que pierde la movilidad de sus piernas, por lo que se convierte en un cyborg con capacidades «ilimitadas». Producción australiana, no cuenta con los medios de otras películas de temáticas semejantes hechas en otras cinematografías, pero su acierto consiste en que dura lo justo, va al grano y su desarrollo es muy efectivo, trufado de varios momentos de impacto y un argumento que, como la buena ciencia-ficción, te invita a reflexionar sobre asuntos que podrían llegar en un futuro más o menos cercano como la influencia de la inteligencia artificial en nuestras vidas o la simbiosis entre los hombres y las máquinas.