**

Vista la trayectoria de Eastwood como director costaba entender  las críticas que cosechó esta película antes de verla y después de hacerlo lo que cuesta es comprender porque aceptó encargo con tan poco chicha argumental, porque no concibo otra opción, tuvo que serlo…..A no ser que se dejara llevar por la oportunidad de ensalzar el papel de los tres protagonistas, que no son actores sino las tres personas que aquel 21 de agosto de 2015 en su viaje por Europa se enfrentaron al terrorista del tren del título. El caso es que la apenas hora y media que dura se hace larga porque hay muy poquito que contar, porque ese arranque con el pasado colegial de los chavales no sólo te deja indiferente sino que chirría y porque el viaje por Europa me parece insulso. Sólo funciona un pequeño tramo, el de la «acción», que dura un suspiro y además está fragmentado a lo largo de toda la película. Vamos, no te sale un orzuelo si la ves, pero si no la ves tampoco es que te pierdas nada importante, es un mero homenaje que seguramente encontraría mejor formato en un documental.