Los hermanos Taviani, Vittorio y Paolo, lograron el Oso de Oro de la Berlinale con “Cesare deve morire“, una película que ambienta el clásico de William Shakespeare en una cárcel de alta seguridad romana actual y que está interpretado por presos reales.