He perdido la cuenta de la cantidad de veces que Thanos ha intentado cargarse el Universo Marvel. Imagino que vosotros estáis igual, y seguro que él también. Eso, sin contar las películas, que sumarían otros tantos intentos. Pero en 2002 Marvel Comics decidió satisfacer el deseo frustrado del Titán Loco en el marco de una singular miniserie: El Fin.

Después de que un emperador egipcio consiga poderes cósmicos y aniquile a Los Vengadores y a La Patrulla-X, el Universo está en peligro. ¿Quién puede salvarlo? Su nombre es Thanos.

El llamado Titán Loco, hijo de Mentor, Adorador de la Muerte, uno de los inmortales Eternos de Titán, Genocida Universal, quien fue (brevemente) el señor del poder cósmico de las seis Gemas del Infinito, el omnipotente, omnisciente y omnipresente poseedor del Guantelete del Infinito, con dominio sobre tiempo, espacio, poder, realidad, mente y alma, es una figura más que conocida dentro del Universo Marvel y si antaño eran necesarias las presentaciones, «Vengadores: Infinity War» y «Vengadores: Endgame» lo ha puesto en el candelero y a día de hoy prácticamente no hay nadie que no sepa quién es, sean o no aficionados y seguidores de los cómics y las películas del Universo Marvel.
En el caso concreto de Marvel Comics, y obviando el universo cinematográfico y los cambios que han introducido, Thanos es uno de los villanos más importantes del Universo Marvel, megalómano y conspirador, versión libre del Darkseid de DC Comics, antagonista destacado de las sagas cósmicas de La Casa de las Ideas, némesis de Adam Warlock, el Capitán Marvel y de los Guardianes de la Galaxia, un rival temible donde los haya, obsesionado con la Muerte, a la que ama, y con el poder, al que persigue, que ha intentado destruir el universo una y otra vez.
Por suerte, o por desgracia, para los lectores y conocedores de los cómics Marvel nosotros ya sabemos del hartazgo que de vez en cuando asola a Thanos en sus frustrantes búsquedas del amor, de la muerte, y del poder. Entre otros motivos, por su incapacidad manifiesta por alcanzar sus objetivos y dejar que estos se escapen siempre como arena entre sus dedos.
En «Thanos: El Fin del Universo Marvel» («Marvel Universe: The End«) se encontrará por una vez en el otro lado del cuadrilátero: un renacido faraón Akenatón ha regresado a la Tierra para someter el planeta a sus designios, como representante designado de una misteriosa organización conocida tan sólo como La Orden Celestial, y solamente el hijo de Titán podrá detenerlo. Pero, claro, el poder cósmico de Akenatón es un fruto demasiado dulce y tentador para un personaje que ha basado toda su existencia en la búsqueda del poder supremo y convertirse en aquel para quién nada es imposible.

¿Y que diablos pinta en una miniserie acerca del final del Universo Marvel el antiguo faraón hereje Akenatón? Pues la verdad es que nada. Es un simple McGuffin. ¿McGuffin? ¿Qué es un McGuffin? Es una expresión acuñada por el director de cine británico Alfred Hitchcock y que designa a una excusa argumental que motiva a los personajes y al desarrollo de una historia, un elemento que el autor introduce en la historia para que los personajes avancen en la trama, pero que no tiene mayor relevancia en la trama en sí. Y eso es justamente lo que es el décimo faraón de la dinastía XVIII de Egipto en esta historia, célebre por haber impulsado transformaciones radicales en la sociedad egipcia del Imperio Nuevo al convertir al dios Atón en la única deidad del culto oficial, puesto que sirve para presentar un poder cósmico absoluto, el corazón del infinito, e hilar una historia algo caótica, casi sin pies ni cabeza, que cuenta con la aparición del inevitable Doctor Muerte (intentando conseguir el poder tal y como ya lo hiciera en las primeras «Secret Wars» concebidas por Jim Shooter durante los años ochenta o en la saga del Guantalete del Infinito junto a Kang), de dioses como Zeus y Thor, de Celestiales y entidades cósmicas como Galactus, Eternidad o Infinito, y por supuesto de los superhéroes, de los Campeones (Hulk, Namor, el Doctor Extraño y Estela Plateada) y de Adam Warlock (con quién reflexionará, como siempre, sobre lo divino y lo humano), que una vez más se enfrentan como hormigas frente a un gigante, sin la más mínima posibilidad de éxito.
¿El resultado? Inevitable. Thanos vence y alcanza su objetivo final: ha extinguido toda la vida del universo. Todos quienes se han opuesto a su avance, los héroes del Universo Marvel, ya solo son astillas y polvo.

El protagonista de «Thanos: El Fin del Universo Marvel» es, por supuesto, aquel que le da nombre. Es el eje central de la historia. Su papel crucial en toda la saga cinematográfica marveliana ha supuesto que su presencia entre las novedades editoriales de La Casa de las Ideas haya sido constante durante el último lustro, y la reedición de esta miniserie de seis capítulos por parte de Panini Comics en la colección 100% Marvel HC significa un nuevo regreso para los lectores de nuestro país, una nueva oportunidad para conocer al antagonista principal de las películas de los Vengadores que están rompiendo todos los records en las pantallas de cine de todo el mundo.
«Thanos: El Fin del Universo Marvel» es la odisea definitiva de Thanos, su regreso a Ítaca, la historia que lo cambiará todo pero que, a su vez, no cambia nada, escrita y dibujada por el maestro cósmico Jim Starlin, que nos narra una fábula de muerte, sin renacimiento ni redención. El villano cósmico, a veces antihéroe incomprendido, será la causa directa de la destrucción del cosmos. Así, rodeado por una estigia oscuridad que lo envuelve todo, Thanos narra a un misterioso oyente cómo nuestro universo llegó a su trágico fin y su papel en este deceso. El demente titán relata cómo obtuvo el control sobre el Corazón del Universo y usurpó el poder supremo. La ironía de todo esto es que Thanos sabe que nuestra realidad sufre una enfermedad terminal, una ruptura de las barreras entre la vida y la muerte. Es un premio por el cual apenas merece la pena luchar, un esfuerzo innecesario, un sacrificio inútil.

Sí, estamos de acuerdo todos, no hay nadie como Jim Starlin para escribir acerca de las aventuras, y desventuras, de Thanos.

Thanos: El Fin del Universo Marvel.
Autores: Jim Starlin y Al Milgrom
Colección: 100% Marvel HC
Edición original: «Marvel: The End» núms. 1 a 6
Fecha de publicación: Marzo de 2019
ISBN: 9788491678311
Formato: 17x26cm. Cartoné. Color.
Páginas: 168
Precio: 19,95 euros