Han pasado veinte largos años desde que ViaNews vió la luz, en un mes de marzo del año 2000. En estas dos décadas han sucedido muchas cosas, algunas de las cuales han cambiado el mundo tal y como lo conocíamos entonces. ¿Qué tal si nos subimos a un DMC DeLorean y viajamos hacia atrás en el tiempo?


Las ruedas del DMC DeLorean han dejado surcos ardientes en el asfalto. Aterrizamos en nuestro humeante vehículo de puertas abatibles en un mes de marzo del año 2000. Salimos al exterior y echamos una ojeada. ¿Qué panorama tenemos ante nuestros ojos? Un mundo complejo, diferente.

El Partido Popular, con Jose Mª Aznar, alcanzaba la mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados tras las elecciones generales legislativas de España celebradas el 12 de Marzo. El ex-dictador chileno Augusto Pinochet regresaba a su país tras más de quinientos días de detención en Londres, por motivos de salud. Moriría seis años después, en Santiago de Chile, sin pagar por sus crímenes. El siniestro Vladimir Putin era elegido presidente de Rusia por un mandato de cuatro años… y ahí sigue. Se extendía la psicosis del mal de las vacas locas,… y veinte años después estamos todos encerrados en casa por el Corvir19. Quizás las cosas no han cambiado tanto.
En España aún se pagaba todo con la moneda dorada llamada peseta, en las radios sonaba «Californication» de Red Hot Chili Peppers, «La Bomba» de King Africa, «Sex Bomb» de Tom Jones y «Beautiful Day» de U2, el sorprendente Deportivo de La Coruña ganaba la Liga de fútbol, salía a la venta la consola PlayStation 2 de Sony, en televisión la serie de dibujos animados «Futurama» de Matt Groening heredera de «Los Simpsons» se estrenaba en Marzo, en los ordenadores ya se podía jugar con «Los Sims«, estaba a punto de estrenarse el fenómeno de los reality-shows llamado «Gran Hermano«,…

En marzo del año 2000 las salas de cine de nuestro país tenían en cartelera películas como «La Milla Verde» o «El talento de Mr. Ripley«, y se estrenaron «Tres Reyes», «Magnolia», «Las Normas de la Casa de la Sidra», «Falsas Apariencias», «Como ser John Malkovich», «Acordes y Desacuerdos» o «La Princesa Mononoke». Algunas de ellas fueron galardonadas en la ceremonia de los Oscars de finales de mes, en la que «Gladiator» de Ridley Scott fue la gran vencedora y «Traffic» se quedó con la miel en los labios. Pedro Almodóvar, con «Todo sobre mi madre«, daba el tercer Oscar a una película española como mejor película extranjera, y recogía el galardon de las manos de Penélope Cruz y Antonio Banderas en el escenario del Shrine Auditorium de Los Angeles.
Pocos días atrás, alguien había robado 55 estatuillas de los Oscars, que un chatarrero encontró pocos días después en un contenedor de basura. Se detuvo a dos empleados de la empresa de mensajería encargada de transportar los galardones.

En el mundo del cómic los derechos de publicación de Marvel Comics en España aún estaban en las oficinas de Planeta DeAgostini, Panini aún no era Panini Comics y solamente publicaba colecciones de cromos, y DC Comics y Vertigo eran exclusividad de Norma Comics. ¿ECC Ediciones? No se de que me está hablando usted. ¡Cuanto han cambiado las cosas! «Blacksad» de Guarnido y Díaz Canales debutaban con éxito en el mercado francés, «From Hell» se llevaba un Premio Eisner y «La espada del inmortal» el de Mejor Obra Extranjera, se iniciaba la serie «Ultimate Marvel» con el «Ultimate Spiderman» de Bendis y Bagley, «Chobits» de Clamp se empezaba a publicar en Japón, la primera entrega de «Persépolis» de Marjane Satrapi se presentaba al mundo en Francia en noviembre, Mark Millar y Frank Quietly triunfaban con «The Autorithy«, Miguelanxo Prado publicaba su segunda «Quotidiana Delirante«, Manel Fontdevila se convertía en director del semanario «El Jueves«, Joe Quesada cogía las riendas creativas de Marvel Comics, el Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona era para Max, las colecciones de superhéroes mutantes de Marvel estaban inmersas en la «Era de Apocalipsis«,…

El DeLorean DMC-12, ese deportivo peculiar con condensador de fluzo convertido en máquina del tiempo, nos espera para regresar a casa, a nuestro tiempo. Las cosas en el año 2020 son distintas, pero quizás no tanto como pensábamos antes de emprender nuestra breve excursión…