DC Comics quiso revitalizar al personaje al asociar a Geoff Johns y Gary Frank y ponerles al frente de Actions Comics, atrás queda la colaboración con Richard Donner, ahora son Johns y Frank los que llevan sobre sus hombros el peso del personaje y en la saga Brainiac nos demuestran que se merecen, sobradamente, el puesto. Y que tenían grandes planes para el personaje, especialmente con la idea de explorar en profundidad sus orígenes kryptonianos.

Superman: Brainiac
Edición original: Action Comics núms. 864 a 870 USA
Guión: Geoff Johns
Dibujo: Gary Frank, Joe Prado, Jesús Merino
Tinta: Jon Sibal
Color: A color
Formato: Libro cartoné, 176 págs. a color.
17,95€

Hace 35 años, una criatura llamada Brainiac puso su atención sobre el planeta Krypton. En cuestión de minutos, el alienígena abdujo la ciudad de Kandor y la convirtió en una miniatura para su macabra colección de recuerdos de los mundos que había visitado, dejando una profunda cicatriz sobre la superficie del planeta y otra aún más profunda en el corazón de todos los kryptonianos que vivieron aquel día. Ahora, la Tierra es el próximo objetivo del monstruo. ¿Podrá detener el Hombre de Acero a este ser cuyo mero nombre aterroriza incluso a su prima Supergirl? ¿Salvará Superman la Tierra de correr el mismo destino que Krypton?

Geoff Johns y Gary Frank firman Superman: Brainiac, una de las sagas de referencia de la era moderna del Hombre de Acero, y que ahora ECC Ediciones presenta en esta completa edición.

Lo de que Geoff Johns está de moda es algo que suena tanto a tópico que mejor vamos a decir que el público está más que dispuesto a hacerse con sus trabajos en un formato de mayor calidad que la grapa. Superman y Batman son de las pocas series de DC Comics que podemos ver publicadas en grapa (junto a Green Lantern). Antes esto hubiese significado que habría pocas posibilidades de adquirir posteriormente una edición de mayor calidad, pero las cosas están cambiando y tanto Panini como ECC apuestan por publicar, al cabo de un tiempo, recopilaciones (TPB) de algunos de los arcos argumentales más interesantes de los personajes, así como alguna de sus series. Este, y no otro, es el caso del Superman de Goeff Johns, título que inicialmente publicó Planeta DeAgostini (allá por 2008) y que ECC intentó rescatar en una serie de TPBs en rústica que alcanzaron hasta el tercer volumen (octubre de 2011) y que contenía un material similar a este (aunque no contenía los números 684 y 865, aunque sí el Superman New Krypton Special USA. Un tiempo después, convencidos de la calidad de esta etapa, lo volvieron a intentar con un formato en cartoné y parece que, ahora sí, la apuesta les está funcionando.

Geoff Johns intentaba sacudir los cimientos del mundo de Superman, como ya pudimos ver en Superman: Hacia el infinito y Superman y La Legión de Superhéroes los planes para Superman son de los grandes, haciendo que tenga que enfrentar auténticas amenazas de altísimo nivel. En concreto, en este tercer volumen, es Brainiac (del que sabremos mucho más de lo que sabíamos hasta la fecha) la amenaza que, por un lado sirve para abrir la historia, y por otro para comprender mejor lo grande que es su amenaza y su responsabilidad en cierto crimen en el pasado lejano de Superman. Sí, Brainiac es un más que peligroso rival… pero es tan sólo el inicio de una historia que tan sólo cabía en la mente de Geoff Johns, una historia que resultaba sorprendente por su originalidad y que muchos lectores podrían apropiarse diciendo “ey, a mi se me ocurrió algo parecido hace años!”. 

Así que hay que concentrarse, no intentar ver lo que nos deparan las páginas de los siguientes tomos y disfrutar de un viaje en el que el espectáculo hará que dudemos del propio Superman y su misión en un mundo tan cambiante. A esto me gustaría añadir, un par de párrafos más adelante, una pequeña crítica.

Así que Geoff Johns lo tenía claro, no había que hacer grande a Superman, había que encontrar amenazas a su altura, elevar los niveles de riesgo de sus aventuras de manera que veamos que, indestructible o no, las victorias de Superman sólo están al alcance de su mano porque es un héroe, es EL héroe. La mejor personificación de las cualidades más positivas del ser humano, aún siendo él alienígena. Superman se merece una etapa como la que comienza en estos tomos, se merece demostrar de lo que es capaz y cuanto le deben todos en el UDC, y da gusto ver a un autor que se esfuerza tanto por ofrecer unas aventuras como estas.

Pero, claro, si no tienes un dibujante capaz de ofrecer lo que exigen los guiones y de ir más allá incluso, hubiese sido muy complicado el disfrute de estos números, pero es que a Johns le sirvieron en bandeja de plata a Gary Frank y, claro, estamos hablando de un dibujante como la copa de un pino, de un tipo capaz de hacer que sus personajes resulten expresivos hasta de espaldas y, además, capaz de dibujar unos planos absolutamente espectaculares. Sumadle a eso que su Clark es Christopher Reeve y comprenderéis mi devoción ante este artista. Menudo equipo, ¿verdad?

Comentaba antes que era mejor intentar no dar pasos de gigante, que aquellos que no sabéis lo que va a suceder debíais sentaros a disfrutar, disfrutando de una etapa de la que deberían tomar nota todos aquellos que pensaron que para renovar el UDC tan sólo era necesario reinventar la rueda… por este motivo NO LEÁIS el artículo del final del tomo escrito por Javier Olivares. NI SE OS OCURRA LEERLO, no entiendo cómo se ha podido publicar un artículo así (ya que avanza la trama de los próximos diez o doce números como mínimo) en lo que estaba siendo una grandísima edición, ese artículo es la definición de SPOILER BESTIAL. Repito, si queréis disfrutar de esta etapa será mejor que todo vaya desarrollándose poco a poco, que os sorprenda lo que vendrá. ¡Maldición, pero si me niego incluso a comentar lo que sucede al final del tomo para no reventaros la historia! Ese artículo se merece colgar a alguien por los pulgares (o de otra parte). Repito, no lo leáis.

Por lo demás la edición es muy buena, estoy disfrutando con su relectura y no puedo sino esperar con impaciencia al siguiente volumen de una historia que no deja de crecer y crecer a cada número que pasa. Por cierto, preparad los pañuelos para cuando lleguéis al final, es uno de esos momentos que recuerdas siempre.