Planeta DeAgostini ha agrupado en un único volumen todo el trabajo de Mark Waid con la “JLA“, un integral que no sólo recoge todo su trabajo en la serie regular, sino también el especial “JLA: Escalera al Cielo“. A lo largo de todos estos números Waid contó con la participación de varios dibujantes, aunque fueron Bryan Hitch y Howard Porter los que más páginas dibujaron.

"JLA" (Mark Waid y Bryan Hitch, Planeta DeAgostini)JLA de Mark Waid y Bryan Hitch
Edición original: JLA Divided We Fall (47 a 50), JLA: Heaven´s Ladder, JLA: Strenght in numbers (16 a 23), JLA:Terror Incongnita (55 a 60) y JLA: Babel´s Tower (42 a 46) USA
Guión: Mark Waid
Dibujo: Bryan Hitch, Howard Porter, J.H. Williams III, Arnie Jorgensen
Tinta: Paul Neary
Color: A color
Formato: Libro Cartoné, 664 págs., a color
45 €

Uno de los miembros de la Liga de la Justicia ha traicionado la con?anza de sus compañeros… y las consecuencias podrían ser fatales. La sombra de la disolución se cierne así sobre un grupo que debe hacer frente a enemigos como Ra’s al Ghul o la Reina de las Fábulas en un volumen escrito por Mark Waid y dibujado por Bryan Hitch con ayuda de otros artistas como Howard Porter o J.H. Williams III. Además, este libro también incluye la espectacular novela gráfica original JLA: Heaven´s Ladder.

El volumen comienza de la mejor manera posible, con el JLA: Escalera hacia el Cielo, donde vemos como la JLA ayuda a unos extraterrestres a crear su propio Cielo… auque para ello tengan que enfrentarse a la mitad de los extraterrestres a los que ayudan. Es una novela gráfica sencillamente espectacular y que ya no se podía encontrar por las librerías.

Después pasamos ya a la serie regular de la JLA, con Strenght in numbers (16 a 23 USA), un arco argumental en el que la JLA deberá luchar contra el azar mismo y resolver un gran misterio… sin su Detective por excelencia, que es una de las primeras bajas.

Posteriormente la JLA visita a Adam Strange en Rann , aunque no voluntariamente. Un par de números más o menos de relleno en los que vemos reaparecer a Superman sin sus poderes “lumínicos” (o los que tuviese, aún no me entero bien de de qué iba eso del Superman Azul y el Rojo) y la “locura” de Adam. Nada demasiado espectacular, pero tampoco es que Waid pudiese hacer mucho más, sólo eran números de relleno.

Pero a partir de este momento comienza la etapa “buena” de Mark Waid, una en la que preparaba a la JLA para su gran evento: la traición de Batman que tiene lugar en La Torre de Babel (números 42 a 46 USA) y que permitirá que Ra’s Al Ghul derrote al grupo de la manera más dolorosa posible y les cause una más que dolorosa baja.

Mientras tanto, personajes como Batman o Flash vivían su particular via crucis con Tierra de Nadie el primero y con un nuevo y misterioso Flash el segundo.

Tras esta lucha llega el momento del siguiente arco argumental Divided We Fall (47 a 54 USA) donde se explora el mal que está haciendo al grupo la ruptura que ha causado la traición de Batman, que aún se las apaña para echar una mano cuando una vieja bruja de cuento de hadas se hace con el poder definitivo y comienza a apoderarse del mundo a su antojo, unos números crudos y espectaculares a cargo de Bryan Hitch que, nuevamente, merecen la pena por sí mismos. Poco después, en JLA:Terror Incongnita (55 a 60), veremos reaparecer a los Marcianos Blancos, una más que poderosa amenaza que a punto esta de hacer claudicar a la JLA. Y mientras tanto Waid se las apañó para sembrar la colección de un buen puñado de aventuras “secundarias”, de hilos argumentales sobre la confianza, sobre la esencia de la JLA y lo que significa pertenecer a ella, sobre qué es ser un héroe y apoyarte en otros héroes… Es una etapa que, sin duda, merecía ser recopilada en un tomo como este.

Gráficamente contamos con un sensacional Bryan Hitch y con un más soso Howard Porter (siempre me ha parecido muy hiératico), más algún que otro dibujante de relleno por aquí y por allá. Pero lo cierto es que, tras leer el volumen, lo que recuerdas son los dibujos del primero… en los que, por fuerza, te detienes a maravillarte.

Sobre la edición tengo que decir que desde Planeta nos venden el tomo como la “JLA de Mark Waid y Bryan Hitch”… siendo sinceros habría que añadir también a Howard Porter, ya que es el perpetrador… digo, el responsable de una buena parte de este volumen. Y aunque no es santo de mi devoción… En fin, al menos en la portada apreciamos esta sinceridad al aparecer junto a los dos autores anteriormente mencionados. Desgraciadamente, para mi, Porter no es un dibujante que me guste demasiado y aún sigo sorprendido de que estuviese en la JLA durante 5 años y sea el responsable de los siguientes números de la JLA #1-7, 10-16, 18, 19, 22-25, 28-31, 34, 36-41, 43-45… sorprende porque es el dibujante asignado a Grant Morrison y a Mark Waid, siendo dos autores que pueden, y deberían, contar con mejores dibujantes.

Pero que estas “polémica”no empañen todo lo bueno de este volumen; el resto. Comenzando con la idea de incluir JLA: Heaven´s Ladder, un TPB especial que ya publicó Norma y que, aunque ve reducido su tamaño merece la pena por los espectaculares dibujos de Bryan Hitch. Después de este especial pasamos ya a los números de la serie regular, aunque teniendo en cuenta que hay un salto de unos cuantos números, por la intención de recopilar todos los números guionizados por Mark Waid, por lo que nos encontramos con que comenzamos con los número 18 a 21, para saltar a los números 32 a 33 y, finalmente, concluir con la etapa de Bryan Hitch incluida dentro de los números 43 a 58 y el 60 (un gracioso especial navideño dibujado por Cliff Rathburn), aunque él tan sólo dibujó los números 43 a 50 y del 52 al 55. Es por esto que este volumen no puede ser, en justicia, acreditado como de Bryan Hitch, ya que hay varios dibujantes que tuvieron que ayudarle… y algunos que, como Howard Porter, llegaron antes que él a la serie. Estamos pues ante la JLA de Mark Waid… aunque olvidando otros trabajos como JLA: Año Uno (12 números),

Justice League Quarterly #5-6, 8-10, 12 o Justice League Task Force #13-15, 0, 17-20, que, en justicia, no tenían mucha cabida en este volumen… (eso sí, la JLA: Año Uno sí merece ser destacada y recordada). Una etapa que, quizás, no tenga tantas buenas críticas como la de Morrison, pero que a mi me gustó mucho en su momento, y que ahora ha envejecido bien.

En definitiva, un nuevo volumen “rompemuñecas” de esos que odias un poco porque te hunde el presupuesto del mes, pero que por otra parte siempre gusta tener, que se disfruta mucho y que te permite tener, en un solo tomo, toda la etapa de un autor como Mark Waid al que acompaña, en buena parte del volumen, un Bryan Hitch que comenzaba a demostrar lo gran dibujante que es. Vamos, que para mi la cosa está clara, ¡me encanta este volumen!