Enésima entrega dedicada al co-creador de Apple, aunque esta es “la buena”, no hay más que echar un vistazo al elenco de actores, director y guionista para darse cuenta de que Steve Jobs, por Danny Boyle y Aaron Sorkin, es, posiblemente, lo mejor que Hollywood puede hacer.

steve-jobs-movie-posterSteve Jobs (2015)
Director: Danny Boyle
Guionista: Aaron Sorkin y Walter Isaacson (libro)
Casting: Michael Fassbender, Kate Winslet, Seth Rogen, Jeff Daniels, Michael Stuhlbarg, Katherine Waterston, Perla Haney-Jardine, Ripley Sobo, Makenzie Moss…
Música: Daniel Pemberton
Fotografía: Alwin H. Küchler

Anoche aproveché para ver la adaptación a la gran pantalla de la biografía de Steve Jobs que escribió, al poco de su muerte, Walter Isaacson y que fue la base utilizada por el sin par Aaron Sorkin para preparar el guión de Steve Jobs, la película. No es que hacer una película de Steve Jobs sea una idea muy original, la verdad, hemos llegado a un punto desde que éste falleciese en octubre de 2011, honestamente creo necesario consultar la ficha de Jobs en la Imdb para saber, exactamente, cuántas películas y documentales se han realizado desde entonces, pero que Aaron Sorkin se preocupe de adaptar una autobiografía en la que la personalidad del cocreador de Apple aparece crudamente reflejado, que el creador de series como El Ala Oeste de la Casa Blanca o Newsroom aproveche la ocasión de adaptar la biografía del CEO más exitoso de Apple… Imaginar a Sorkin con semejante juguetes provocaba escalofríos, por más que tuviese que atenerse a la realidad.

Danny Boyle, director de películas como Trainspotting, 28 días después, Millones, Sunshine o Slumdog Millionaire, era el destinado a adaptar el libreto de Sorkin y controla dirigir a actores como Michael Fassbender, Kate Winslet, Seth Rogen o Jeff Daniels para ofrecernos la mejor representación posible de Steve Jobs, y lo cierto es que lo logra, Boyle se adapta con facilidad a esa manía peculiar, o firma personal, de Aaron Sorkin y nos conduce a lo largo de travellings por las magistrales conversaciones que Sorkin ha escrito para presentarnos, en todo su esplendor, a un genio, mitad humano mitad robot (es la mejor forma de contemplar a Jobs, al menos eso creo). Un personaje incapaz de relacionarse correctamente con el resto de la Humanidad pero que, paradójicamente, trabajar para ofrecerles lo que cree que necesita la sociedad.

Sorkin (porque él es el protagonista, ni Boyle ni un Fassbender y una Kinslet sensacionales) nos ofrece un tour de force por la vida de Steve Jobs, a lo largo de tres presentaciones de productos (dos con Apple y una con Next) en las que Jobs recibe las visitas de sus más allegados que vienen a “desearle suerte”, y de paso a tener conflictos con él. No sé si es casualidad o no, pero cada una de las presentaciones valdría como los fantasmas del Pasado, Presente y Futuro de Canción de Navidad, en uno se habla del MacIntosh, en otro del Black Cube y en el último del iMac, pasado de Apple, presente de Next y futuro de Apple. Esta última es una teoría mía pero… a mi me gusta la idea, jejeje.

Desgraciadamente la película se pasa por encima momentos muy interesantes del libro de Walter Isaacson, quién más quién menos conoce el iPhone y las presentaciones que Jobs hacia y se echa en falta, por mucho que se hable de Newton y de lo útil que es tener 5 lápices en la mano, queremos ver el iPod o el iPhone en pantalla… y, ya de paso, las presentaciones, que también molan.

El caso es que en la película, y en la vida real, Steve Jobs debía de ser todo un personaje con el que era muy difícil tratar, es un tanto contundente ver cómo era su trato a personas tan cercanas como Steve Wozniak, John Sculley, Andy Hertzfeld, Chrisann Brennan o, su propia hija, Lisa Brennan, Sorkin no ha hecho demasiado por suavizar su imagen, lo que se agradece ya que esa manía yanki (o española, Botín) de encumbrar a sus empresarios multimillonarios me pone de los nervios.

Por cierto que la crítica ha respondido muy bien, nominando a los dos protagonistas a los Oscar, dando guión y actriz de reparto en los Globos de Oro, etc,

En definitiva, puede que Steve Jobs sea una película que se deja muchos detalles en el tintero, puede que Sorkin se haya hecho con el protagonismo absoluto, pero es una película que impacta, que te conquista con sus diálogos y que te deja lamentando que no haya una segunda parte que analice los últimos 11 años de vida de Jobs, en los que presentó el iPod, el iPhone y el iPad… ¿verdad?

“Steve Jobs. La biografía definitiva” (Walter Isaacson, Debate)