En otoño del 2014 la cadena de televisión Disney XD estrenaba la serie de animación “Star Wars: Rebels“, de la que este año se ha emitido la tercera temporada, con el Gran Almirante Thrawn como villano de la función. Esta serie ocupó el lugar que dejó vacante “Star Wars: The Clone Wars“, que quedó interrumpida e inconclusa en la sexta temporada, en el marco de las decisiones que se tomaron cuando en el año 2009 Walt Disney Pictures adquirió LucasArts y Lucasfilm Ltd. ¿Os he dicho que “Star Wars: Rebels” mola?

"Star Wars: Un nuevo amanecer" (John Jackson Miller, Planeta Cómic)Desde que los Jedi fueron condenados y obligados a huir de Coruscant, Kanan Jarrus se ha preocupado más por seguir con vida que por servir a la Fuerza. Viaja solo por toda la galaxia, saltando de un trabajo anónimo al siguiente, y evitando los problemas a toda costa… especialmente con el Imperio.

Cuando descubre un conflicto letal entre las implacables fuerzas imperiales y unos revolucionarios desesperados, no está dispuesto a quedar atrapado en el fuego cruzado. Sin embargo, ante la muerte brutal de un amigo suyo a manos del Imperio, el ex-Jedi se ve obligado a tomar una decisión: o inclinarse ante el miedo o plantar cara y luchar.

Una de las sorpresas más gratas que nos ha regalado el nuevo Universo Expandido de “Star Wars” de Disney ha sido la muy recomendable serie de animación “Star Wars: Rebels“. Creada por Greig Weisman y Simon Kinberg para el canal de pago Disney XD, esta serie de animación está ambientada entre las dos trilogías cinematográficas, en los veinte años entre la caída de los caballeros Jedi de “Star Wars III: La venganza de los Sith” y el encuentro entre Obi Wan Kenobi y Luke Skywalker en Tatooine de “Star Wars IV: Una nueva esperanza“, coincidiendo en el tiempo con “Rogue One: una historia de Star Wars“, y narra la aparición de la Alianza y de los rebeldes durante los años oscuros de la Purga, durante los cuales los secuaces del Emperador, con Darth Vader al frente, persiguieron y cazaron a los Jedis supervivientes por toda la galaxia. De hecho, en varias escenas de “Rogue One: una historia de Star Wars”, se puede apreciar la nave de los protagonistas de la serie de televisión, Ghost (Espíritu en la versión en castellano), en la batalla sobre el planeta Scarif para conseguir robar los planos de la Estrella de la Muerte o en el templo Massassi de Yavin IV.

Entre los distintos personajes que han pasado por ella, destacamos el regreso del sith zabrak Darth Maul, el carismático Gran Almirante Thrawn que Timothy Zahn creó para la trilogía del “Heredero del Imperio“, Wedge Antilles, la que fuera padawan de Anakin Skywalker y que abandonó la la Orden Jedi Ashoka Tano conocida ahora como Fulcrum, Saw Gerrera, o el imponente Lord Oscuro del Sith Lord Vader, además del debut de los temibles Inquisidores, la twi’lek Hera Syndulla y, sobretodo, Kanan Jarrus, el padawan que nunca finalizó su aprendizaje como Jedi. Su historia, antes de los años oscuros de la Purga y su encuentro con los tripulantes del Espíritu, nos la contaron Greg Weisman, Pepe Larraz y Jacopo Camagni en el cómic “Star Wars: Kanan“, que os aconsejamos fervientemente, y también John Jackson Miller en esta novela publicada originalmente en inglés en septiembre de 2014, que narra el primer encuentro de Kanan con Hera.

Según el extinto universo expandido de “Star Wars“, y al parecer también en el nuevo cánon establecido conocido popularmente en castellano como el Nuevo Universo Expandido o simplemente Cánon, la Gran Purga Jedi, también conocida como la Purga Jedi o el Gran Exterminio Jedi, se refiere a los acontecimientos sucedidos a partir del año 19 ABY (antes de la Batalla de Yavin), desde el ascenso del sith Darth Sidious al trono del Imperio Galáctico, en su esfuerzo por eliminar de la galaxia cualquier resto de la Orden Jedi.

Con el señor oscuro de los sith Darth Vader al frente de los agentes imperiales encargados de la caza y exterminio de los Jedi, como el Inquisidor o el agente Kallus, la Gran Purga implicó la práctica aniquilación del Lado Luminoso de la Fuerza en toda la galaxia. Lo que comenzó en Corsucant con las muertes de los maestros Mace Windu, Kit Fisto, Agen Kolar y Saesee Tiin a manos de Darth Sidious, la ejecución de la Orden 66 por parte de las tropas clon, y la masacre del Templo Jedi por parte del jedi renegado Anakin Skywalker, se extendió hasta los confines de todo el universo durante unos larguísimos diecinueve años,… con muy pocas excepciones. Obi-Wan Kenobi, escondido en los desiertos de Tatooine o el maestro Yoda, oculto en el planeta pantanoso de Dagobah, entre otros caballeros Jedi y padawans, que sobrevivieron a la Purga de los enemigos del Imperio hasta la aparición de Luke Skywalker y la Alianza Rebelde.

Es en esta época oscura y caótica en la que transcurren las aventuras de “Star Wars: Rebels“, que narran las andanzas que viven los tripulantes de la nave Espíritu, formada por el forzudo Garazeb ‘Zeb’ Orrelios, la mandaloriana Sabine Wren, el joven ladronzuelo con habilidades en la Fuerza Ezra Bridger, la twi’lek piloto Hera Syndulla, el droide Chopper y Kanan Jarrus.

Star Wars: Un nuevo amanecer” (“Star Wars: A New Dawn“) es una precuela de “Star Wars: Rebels“, cuando Kanan aún es un vagabundo que viaja por la galaxia sin asentarse en ningún lugar, aceptando trabajos esporádicos para poderse pagar el alojamiento y la bebida, de un trabajo anónimo a otro, sin establecerse ni estrechar lazos con nadie. Y es que Kanan era un joven padawan jedi llamado Caleb Dume que luchó en las Guerras Clon junto a su maestra, Depa Billaba, hasta que se convirtió en un superviviente de la purga Jedi del Emperador, que cambió la túnica Jedi por una actitud cínica, desconfiada, sin compromisos ni deberes. Él es el último padawan, uno de los pocos supervivientes y herederos de la tradición de los guardianes de la paz de la Antigua República, aunque no parece muy predispuesto a cargar con la responsabilidad ni cumplir con los deberes que se esperarían de semejante reto. Por su parte, la otra protagonista de la historia es la twi’lek Hera Syndulla, fiel a los suyos y a su causa, racional e inteligente, hábil luchadora, comprensiva y afectuosa, la piloto del Espíritu e hija del revolucionario del planeta Ryloth Cham Syndulla ya es una agente al servicio de la insurrección que florece en toda la galaxia contra el Emperador Palpatine y su Imperio Galáctico, un gobierno encabezado por un malvado sith que ejerce el poder con puño de hierro, que somete a los débiles y elimina a los disidentes sin la menor contemplación. Sí, las chispas de la rebelión empiezan a vislumbrarse en la oscuridad, y pequeños grupos de rebeldes han comenzado a luchar por la libertad.

En “Star Wars: Un nuevo amanecer” viajaremos hasta un lejano sistema del Borde Exterior, un planeta minero que vive ajeno a los acontecimientos que han sacudido el resto de la galaxia. Los habitantes del planeta Gorse y su luna Cynda llevan tiempo viviendo bajo el yugo imperial, pero es la llegada del enviado imperial Denetrius Vidian, un despiadado gestor mecanizado al que le queda muy poco de hombre, y escasa humanidad, que los llevará al límite y a la insurrección.

Es en este contexto que Kanan se ve envuelto en el conflicto entre las despiadadas fuerzas imperiales y unos revolucionarios desesperados, y aunque primero se esfuerza por no tomar partido y apartarse para no quedar atrapado en un fuego cruzado, la muerte de uno de los pocos amigos que tiene en Gorse a manos del Imperio obliga al eterno padawan a decidir que, por fin, tras muchos años huyendo, ha llegado el momento de levantarse y luchar.

Pero Jarrus no luchará solo. Aliados inesperados, con sus propias motivaciones, incluyendo a Zaluna, una ex-agente de vigilancia Imperial de Sullust, Skelly, un veterano de las Guerras Clon y experto en explosivos con teorías paranoides y aires de grandeza, y la misteriosa activista Hera Syndulla se unirán a Kanan para desafiar al Imperio, entre cuyos más que interesante y muy aprovechable villano de la función.

Sí, la novela de John Jackson Miller (un autor habitual de la franquicia galáctica creada por George Lucas con títulos como “Star Wars: Kenobi” o “Star Wars: La tribu perdida de los Sith” y los cómics “Star Wars: Caballero Errante” o “Star Wars: Knights of the Old Republic”) es una obra que, sin duda, consigue enganchar con el espíritu de la serie de televisión “Star Wars: Rebels“, sobretodo con la primera temporada que nos presentaba a insólito grupo de héroes dispuestos a enfrentarse, en lucha desigual, al tiránico Imperio Galáctico. Juntos, se enfrentaban a las amenazas del Inquisidor y sus secuaces, se embarcaron en emocionantes aventuras y se convertieron en héroes con el poder de comenzar una rebelión. Dicho esto, “Star Wars: Un nuevo amanecer” es, sencillamente, una lectura entretenida, con ritmo y acción, aunque quizás nos cuenta una historia sin mucha relevancia aparente dentro de la estructura del universo “Star Wars“, ni siquiera en el de “Star Wars: Rebels“. Es, obvio, un producto recomendable para todos los aficionados y seguidores de la saga cinematográfica, con un personaje protagonista tan potente como el carismático Kanan Jarrus y un complemento adecuado a la serie de televisión tiene enganchados a padres e hijos.

Star Wars: Un nuevo amanecer
Autor: John Jackson Miller
Título original: “Star Wars: A New Dawn”
Traducción: Jaume Muñoz Cunill
Editorial: Planeta Cómic
Fecha de publicación: Mayo de 2017
ISBN: 978-84-16889-71-6
Formato: 14×22,5cm. Rústica con solapas
Páginas: 464
Precio: 22,00 euros