Durante muchos años todos los acontecimientos de «Star Wars» se enmarcaron solo en los sucesos acontecidos entre el asalto imperial a la corbeta coreliana rebelde Tantive IV de la Princesa Leia hasta la destrucción de la segunda Estrella de la Muerte y la derrota del Emperador Palpatine en la batalla de Endor, con breves menciones a las Guerras Clon o a Anakin Skywalker. El paso del tiempo, las películas (precuelas, secuelas y spin-offs), el universo expandido, los libros, los cómics o los videojuegos nos permitieron descubrir que el universo de «Star Wars» podía ser infinito. Hasta dónde nuestra imaginación quisiera llegar.

Mucho antes de la Primera Orden, antes del Imperio, incluso antes de La Amenaza Fantasma, existió la edad de oro. Dos siglos antes de la saga Skywalker…
Vivimos una época dorada. Intrépidos exploradores hiperespaciales expanden los límites de la República hasta las estrellas más remotas, los mundos prosperan bajo el benévolo liderato del Senado y reina la paz en la galaxia, defendida por la sabiduría y fuerza de la célebre orden de usuarios de la Fuerza conocidos como Jedi. Con los Jedi en la cima de su poder, los ciudadanos libres de la galaxia confían en su habilidad para capear cualquier temporal. Pero incluso la luz más brillante proyecta alguna sombra y algunos temporales desafían cualquier preparación.
Cuando una impactante catástrofe en el hiperespacio hace pedazos una nave, la lluvia de metralla que emerge del desastre amenaza a todo un sistema. Los Jedi acuden a toda velocidad cuando llega su petición de auxilio. Sin embargo, el alcance de la emergencia lleva a los Jedi hasta su límite. Cuando el cielo se abre y la destrucción llueve sobre la pacífica alianza que ellos mismos ayudaron a construir, los Jedi deben confiar en la Fuerza para superar un día en que un solo error puede costar miles de millones de vida.
Pero, mientras los Jedi combaten valerosamente contra la calamidad, algo realmente letal florece más allá de los confines de la República. El desastre hiperespacial es mucho más siniestro de lo que los Jedi podían sospechar. Una amenaza se esconde en la oscuridad, lejos de la luminosidad de la época, y guarda un secreto capaz de infundir terror incluso en el corazón de un Jedi.

El universo de «Star Wars» empezó un 25 de mayo de 1977 sobre un planeta desértico con dos soles, durante el asalto imperial a la corbeta coreliana rebelde Tantive IV, con Darth Vader buscando los planos de la Estrella de la Muerte robados por los rebeldes que esconde la princesa Leia Organa en la nave consular. Luego llegaron los dos robots R2D2 y C3PO, el joven ingénuo Luke Skywalker y el venerable Ben Kenobi, la taberna de Mos Eisley con su exótica y colorista clientela, Han Solo y Chewbacca,… y el universo creció y creció. Se expandió. Y conocimos a Anakin Skywalker, Darth Sidious, el conde Dooku, Padme Amidala, Jar Jar Binks, Qui-Gon Jinn, Darth Maul, Watto,… y más recientemente a Kylo Ren, Rey, Poe Dameron, Finn, Maz Kanata, BB8 o la capitán Phasma, entre otros muchos.

Pero el límite del universo de «La Guerra de las Galaxias» no estaba en la gran pantalla, y gracias a los cómics, a los videojuegos, a las series de televisión y a los numerosos libros aparecieron nuevos protagonistas, carismáticos secundarios, villanos y antagonistas como la Mano del Emperador Mara Jade, el Gran Almirante Thrawn, Ezra Bridger, el maestro jedi Joruus C’baoth, Sabine Wren, la vieja Daka, Darth Bane, la sith Asajj Ventress, el falleen Xizor de la organización criminal Sol Negro, Talzin de Dathomir, Kyle Katarn, los zombies de «Las tropas de la muerte», los hijos de Leia Organa y Han Solo Jacen y Jaina, el renacido Darth Maul con piernas robóticas de «Las Guerras Clon», Darth Revan,… Era el llamado Universo Expandido. El filón de «Star Wars» extendía su horizonte desde miles de años antes de «La Amenaza Fantasma«, los tiempos de la Antigua República, hasta centenares de años después de «El Retorno del Jedi«, superando así los límites de su propio creador. Algunos de estos personajes y acontecimientos quedaron fijados en la mitología de «Star Wars» y se convirtieron en cánon, mientras que otros fueron borrados de un plumazo a partir del mes de abril del año 2014, con la llegada de Walt Disney, para quedar identificados con el sello «Leyendas» y diferenciarlos del material canónico oficial.

A partir de este mismo año 2021 el universo de «Star Wars» ha crecido un poco más. Es el nuevo y flamante «Star Wars: The High Republic«, un momento jamás explorado en la cronología de esta galaxia muy muy lejana que se situa aproximadamente unos doscientos años antes de los eventos contados en el «Star Wars I: La Amenaza Fantasma«, cuando la República estaba en su apogeo bajo el liderazgo la Canciller Lina Soh, con una Orden Jedi poderosa, organizada y más numerosa que nunca . Este es el resultado del ‘Project Luminous‘ de Lucasfilm y Walt Disney que quería encontrar nuevas historias que contar. Para algunos es un soplo de aire fresco para una franquicia que ya mostraba signos de fatiga, para algunos otros es la forma de crear una nueva mitología sin rendir pleitesía al legado de George Lucas, y para otros una nueva demostración de la voluntad de ‘marvelizar’ «Star Wars«. Quizás los tres tienen razón. Por ahora, «Star Wars: The High Republic» se limitará a libros y cómics, sin películas ni series de televisión a la vista.

La segunda de las novelas publicada en castellano ambientada en este nuevo momento del universo de «Star Wars«, tras «Star Wars: The High Republic. En la oscuridad«, es «Luz de los Jedi» («Light of the Jedi«) de Charles Soule. Esta novela nos ubica exactamente 232 años antes de la batalla de Yavin y cuenta como los nobles Caballeros Jedi deberán enfrentarse a una amenaza desconocida que pondrá en riesgo a toda la galaxia. Son los Nihil, piratas y saqueadores que cuentan con la habilidad para moverse por el hiperespacio a su antojo, sin seguir las rutas marcadas. Cuando una insólita catástrofe en el hiperespacio rompa en pedazos la nave de transporte de colonos Ruta Legado, esparciendo los restos del naufragio por todo el hiperespacio y la oleada de metralla emergente del desastre amenace a todo al sistema Hetzal, los Jedi se mobilizarán para acudir en ayuda de todo aquel que lo necesite. Así, mientras la Orden Jedi intentará localizar a los responsables del Gran Desastre las mentes más lúcidas de la galaxia trabajaran con ahínco para predecir las nuevas ‘Emergencias’ antes de que emerjan del hiperespacio y minimizar los daños provocados por el desastre de la Ruta Legado.

«Luz de los Jedi» es una novela sencilla con aires de ‘western‘ que sirve de entrada al nuevo escenario de «Star Wars: The High Republic» y que funciona como el felpudo de la puerta de casa, que da la bienvenida a quienes vienen de visita. Nos presenta a un montón de personajes nuevos, empezando por los Jedi, maestros y padawans, pasando por los líderes de la República y esos Nihil con aromas a Mad Max: la Maestra Jedi Avar Kriss, el Caballero Jedi Elzar Mann y su particular manera de hacer las cosas, el Maestro Loden Greatstorm y su padawann Bell Zettifar que aún no domina la caída libre, el Jedi wookie Burryaga, el Ojo del Nihil Marchion Ro que tiene el secreto de las secretas rutas hiperespaciales conocidas como los Caminos, la Canciller Lina Soh, el técnico Keven Tarr,… El escritor Charles Soule no es un autor ajeno al universo creado por George Lucas sinó todo lo contrario, pues se ha encargado de escribir los guiones de varios cómics de la franquicia (Lando Calrissian, Anakin/Obi-Wan, Darth Vader: Lord Oscuro, Poe Dameron,…) y participó en el videojuego «Star Wars: Battlefront II«, y por ese motivo no nos sorprende que trufe la narración de numerosos cameos, referencias y huevos de pascua sobre lugares, personajes y acontecimientos conocidos por los fieles aficionados de la saga: el Maestro Jedi Yoda, la familia San Tekka, los planetas Coruscant, Elphrona o Naboo, por ejemplo.
La novela también nos presenta la baliza Starlight, un símbolo para atraer a los mundos de los territorios del Borde Exterior a la República, un faro de esperanza para aquellos que lo necesiten, al estilo de Deep Space Nine o Babylon 5, que seguramente tendrá un papel destacado en próximas novelas de la Alta República.

Publicada en castellano por Planeta Cómic en mayo de 2021, «Luz de los Jedi» de Charles Soule nos traslada a un momento en la historia de «Star Wars» en la que el Borde Exterior es un territorio aún por descubrir, como el Viejo Oeste norteamericano, donde intrépidos pioneros y exploradores se expanden en busca de oportunidades y progreso más allá de la próspera República Galáctica. Es, como ya hemos comentado, una novela introductoria que se preocupa más por presentar el contexto de «The High Republic» y la situación de la galaxia que profundizar en el argumento, labrar una trama compleja y desarrollar los personajes, y de esta manera tenemos que entenderla. Es la primera piedra. No busca trascender sinó abrir la puerta a los lectores a un nuevo escenario, cimentar las bases de lo que promete ser una gran saga que pueda hacer sombra al universo tradicional de «Star Wars«. Será difícil.

Star Wars. The High Republic: Luz de los Jedi
Autor: Charles Soule
Fecha de publicación: Mayo de 2021
ISBN: 978-84-1341-636-6
Formato: 14 x 22,5 cm. Tapa blanda.
Páginas: 376
Precio: 20,00 euros