Una vez terminada la etapa de Justin Jordan, Peter Milligan toma las riendas de la colección de «Shadowman» para redefinir al personaje y a su entorno en un tomo con el que Medusa Comics termina de publicar las aventuras originales de Shadowman en el renacido Universo Valiant.

Shadowman Edición de lujo 2
Edición original: Shadowman 13X, 13-16, Shadowman: Endtimes 1-3 y Punk Mambo 0
Fecha de edición: Septiembre 2018
Guión: Jim Zub, Ales Kot, Christopher Sebela, Duffy Bourdeau, Neil Dvorak y Peter Milligan
Dibujo: Miguel Sepulveda, Roberto de la Torre, Valentin Da Landro, Robert Gill et all.
Color: A color
Formato: Libro cartoné, 304 páginas
29,95€

Cuando un joven con un amplio historial de violencia y una misteriosa propensión a los desvanecimientos se encuentra con una incontenible fuente de poder y una guadaña mágica, se masca la tragedia. Un loa vudú ha poseído a Jack Boniface, o eso cree él. Pero después de que Jack se despierte en un callejón cubierto de sangre, se embarca en un peligroso viaje a través de unas tierras sombrías donde acecha la muerte para descubrir cómo puede deshacerse de la fuerza oscura que controla su vida… y que podría ser la responsable de un violento rastro de destrucción que se extiende por toda Nueva Orleans. El icono del cómic Peter Milligan (Hellblazer) se une a los visionarios artistas Roberto de la Torre (DRA. MIRAGE. DESAFÍA A LA MUERTE), Valentine de Landro (Bitch Planet), Robert Gill (BOOK OF DEATH) y muchos otros para crear este gran tomo de tapa dura que concluye la escalofriante serie que Weekly Crisis ha llamado “un clásico instantáneo”

En líneas generales, el primer tomo de las aventuras de Shadowman nos ofreció historias entretenidas pero bastante genéricas, que no terminaban de aprovechar el marco sobrenatural en el que se ambientaban. El primer número de este segundo tomo es una historia autoconclusiva a cargo de Jim Zub, que continúa más o menos en la misma línea y cuyo principal atractivo es que el personaje vuelve a cruzarse con la Doctora Mirage. Algo más entretenido es el número 12 USA, una recopilación de historias cortas de las cuales destaco “El Blues de la Zona Muerta, un relato de Ales Kot que constituye el primer intento real en la cabecera de darle profundidad a su protagonista, Jack Boniface.

Pero lo que supone un auténtico revulsivo para la colección es la llegada de Peter Milligan como guionista regular. El autor cambia todo lo que creíamos saber sobre Jack, pasando de ser un protagonista genérico a un personaje moralmente gris y al que los poderes de Shadowman claramente le sobrepasa.  La historia adquiere entonces unos tintes mucho más oscuros de los que tenía hasta entonces, con la organización de los Cooperadores persiguiendo a Jack para reemplazarlo por un sustituto como Shadowman al que consideren más digno, aunque eso implique matarlo.

Los intentos de Jack por conseguir ayuda pasan por la introducción de Punk Mambo, un personaje a medio camino entre lo gamberro y lo macabro que constituye una adición muy interesante al Universo Valiant. También implica que Jack ha de enfrentarse a su pasado, en una trama que reflexiona sobre los círculos de violencia y sus consecuencias. Por si todo eso fuera poco, Alyssa ha de replantearse si confía en Jack a raíz de las nuevas revelaciones sobre su pasado, y una nueva amenaza sobrenatural se cierne sobre Nueva Orleans.

La trama consigue mantener el interés sobre lo que ocurrirá a continuación en todo momento ya que las dudas sobre si Jack logrará superar sus demonios personales (literales y metafóricos) alimentan la curiosidad del lector. Además, la serie regular termina con una impactante revelación que conduce directamente a la miniserie Shadowman: End Times, también incluida en el tomo que nos ocupa. En dicha miniserie, Jack y su legado terminan por adquirir un cariz trágico, en una búsqueda de la verdad con devastadoras consecuencias para él.  El conjunto de la etapa de Milligan entre la serie regular y la miniserie proporcionan al lector un relato intimista y sombrío, con una recta final repleta de giros y emoción.

Respecto al apartado gráfico, Roberto de la Torre inunda el cómic con el arte opresivo y oscuro que requiere la historia. En la miniserie End Times Valentine de Landro tiene un estilo algo más simple pero también efectivo. Del resto de colaboradores destaca CAFU en la historia de El Blues de la Zona Muerta, espectacular como de costumbre.

En este segundo tomo de Shadowman la cabecera pasa de contar una historia superheroica tradicional con tintes sobrenaturales a narrar el descenso a los infiernos de su protagonista, con notables resultados. Las aventuras de Shadowman continuarían en la miniserie Rapture y en la serie regular de Andy Diggle que se publica actualmente en formato grapa. El tomo contiene la habitual galería de portadas alternativas y páginas sin colorear, además de fragmentos del guion.  Además de terminar con la primera serie regular de Shadowman se incluye un interesante número autoconclusivo sobre Punk Mambo, que ayuda al lector a profundizar en la naturaleza del personaje.