J.M. Straczynski nos sorprendió hace ya muchos años con su bien planificada Babylon 5, una sorprendente serie de televisión que nos atrapó durante cinco temporadas (sólo cuatro merecen la pena). Después pasó al mundo del cómic y en Top Cow creó dos grandes obras; Midnight Nation (impresionante) y Rising Stars, una serie “diferente” sobre superhéroes y su impacto en el mundo.

La popularidad de JMS era tan grande a finales de los años 90 que Top Cow creó un sello especial para que éste pudiese publicar sus cómics; Joe’s Comics. Desgraciadamente el acuerdo en exclusiva con Marvel Cómics lastró la posibilidad de que viésemos nuevos cómics en Top Cow escritos por JMS, tan sólo nos quedaron Midnight Nation (ya recopilado por Norma Editorial en un tomo muy recomendable) y el cómic que nos atañe, Rising Stars, que Norma recopiló hace unos años en 5 tomitos de unas 200 páginas cada uno, y 18 euros. Personalmente lo veo como un error en la edición, ya que como lector prefiero los tomos recopilatorios de 12 números o más, como los utilizados en Planetary o The Authority, y así es como se anunció la edición de Rising Stars en sus inicios. Una edición que, recordemos, venía a, una vez más, completar la edición que Planeta no pudo terminar (problemillas con los derechos de la posible película, etc, pararon la producción del cómic a falta de 3 números). Aún así la edición de Norma es bonita, aunque el dividirla en cinco tomos seguramente lastró las ventas (imagino que bastante gente compraría tan sólo los tomos que recopilasen los números no editados por Planeta para luego, si acaso, completarla más adelante) lo que también explica por qué he tardado tanto en poder hacerme con estos cómics, mi presupuesto ya no es lo que era.

"Rising Stars" (J.M. Straczynski y otros, Norma Editorial)

La premisa de Rising Stars es básica: un meteorito impactó en la Tierra años atrás dotando de superpoderes, en distintos grados, a 113 niños a los que el Gobierno estuvo vigilando desde el momento en el que se hizo evidente que tenían poderes. Desde entonces los años han ido pasando y los “especiales” se han ido diseminando por Estados Unidos… hasta que alguien ha comenzado a matar a los especiales más débiles y los niveles de poder han ido aumentando en todos los especiales. Naturalmente esto pone a la defensiva a algunos especiales, quienes, encabezados por el último de ellos, y narrador de la historia, John Simon “Poeta”, y por Randy Fisk, “Cuervo Sombrío”, luchan por descubrir quién es el responsable de los asesinatos, salvar al máximo número posible y evitar las conspiraciones gubernamentales que, en la sombra, intentan acabar con los especiales y el impacto que pueden llegar a tener en el mundo.

J. M. Straczynski nos muestra en Rising Stars lo mucho que ama el género, y lo capaz que es de revolucionarlo. En Rising Stars tenemos todo tipo de argumentos; amor entre el Poeta y Chandra, amor al poder, amor hacia los demás, locura, misterio, conspiraciones gubernamentales, lucha entre héroes… lo cierto es que Rising Stars lo tiene todo para gustar a los amantes del cómic de superhéroes, si incluso su final es un homenaje al mismo género. JMS vuelca en 24 números, más algún extra, todo su buen hacer y lo hace con personajes nuevos (aunque haya homenajes a personajes clásicos como los de Patriot o Cuervo Sombrío), lo que le da más valor a su trabajo.

Al final del cómic vemos cómo JMS rechaza construir una historia sencilla (juro que yo pensaba que iba sobre la colonización de otros mundos), no sólo nos muestra lo complicado que sería para la humanidad convivir con unos series tan superiores, no sólo nos muestra la utopía que éstos construyen, no, el punto sobre el que pivota la historia es el por qué y de dónde vinieron estos poderes. Personalmente no acaba de gustarme el final de la historia, aunque le da un cierre muy elegante, pero después de convivir durante tantos años con estos personajes… esperaba algo más. Es un final que me ha resultado insatisfactorio.

Aunque, a decir verdad, lo más insatisfactorio es descubrir que en Top Cow no fueron capaces de ofrecer a JMS y su historia unos dibujantes más “vistosos”. Es una pena que nos tengamos que conformar con ver a Gary Frank en el número 0, porque esta historia, a pesar de su final, se merecía dibujantes más capaces y efectivos que los que tiene. Por cierto, ¿qué le pasó a Brent Anderson aquí? Su trabajo está bastante por debajo de lo que acostumbraba… Es una lástima que la historia se vea tan lastrada por un dibujo tan mediocre. Hay muchas ocasiones en las que confundes a los personajes, especialmente a Randy y John, porque sencillamente son idénticos. Y aún así la historia es tan interesante que puede al dibujo…

En definitiva, un experimento de JMS muy interesante dibujado mediocremente y publicado en una edición, a mi modo de ver, errónea. Aún y con todo, Rising Stars merece la pena.