Johnny Depp será siempre uno de los actores con más gancho para la taquilla, y su carrera nos ha dejado personajes antológicos que permanecerán para la eternidad: Eduardo Manostijeras, Jack Sparrow, Ed Wood, Willy Wonka, el Sombrerero Loco, Barnabas Collins, Wade Walker ‘El Lágrima’,… Su Dr. Will Caster de «Trascendence» no prevalecerá, pero nos demuestra que Depp es, como mínimo, un camaleón.

«Transcendence» es la opera prima de Wally Pfister, un nombre semidesconocido para el gran público que podría ofrecer pocas garantías como director para una gran producción de Hollywood, pero del que una búsqueda rápida en Google nos hará cambiar rápidamente de opinión: colaborador habitual de Christopher Nolan desde «Memento» y director de fotografía oscarizado por «Origen», además de haber colaborado con F. Gary Gray en «The Italian Job» y con Bennett Miller en «Moneyball». Para tenerlo, como mínimo, en consideración.
Y si a ese notable curriculum como ‘side-kick’ de Pfister le añadimos que su primer largometraje cuenta con un reparto de lujo con Johnny Depp, Kate Mara, Cillian Murphy, Paul Bettany y Morgan Freeman al frente, y al mismísimo Nolan como padrino y productor, la apuesta parece firme.
Esta historia de ciencia-ficción escrita por Jack Paglen, Jordan Goldberg, Alex Paraskevas, Wally Pfister nos cuenta como unos científicos que han logrado crear una inteligencia artificial superior a la humana, alcanzando la llamada Singularidad Tecnológica, y que se tendrán que enfrentar a un grupo de activistas contrarios a los avances de la tecnología que quieren evitar que los ordenadores puedan trascender el poder del cerebro humano. 
En la película, que se estrena en nuestras pantallas hoy mismo, ese actor camaleónico  de talento enorme que es Johnny Depp interpreta al doctor Will Caster, uno de los científicos que investiga los límites de la inteligencia artificial  que resulta muerto por el grupo terrorista antitecnológico y que, justo antes de morir, traslada su conciencia a un ordenador.

{youtube}MfMz2363exg{/youtube}