El director Jean-Jacques Annaud, responsable de joyas del séptimo arte como «En busca del fuego» o «El oso» y reconocido por la importancia del paisaje en su obra, nos lleva de viaje hasta las ardientes arenas del desierto de Arabia para narrarnos la lucha entre dos jefes tribales por el preciado oro negro que se esconde bajo sus tierras. El petróleo.

A principios del siglo XX, en Arabia y bajo el implacable cielo del desierto, dos jefes tribales se declaran la guerra y se enfrentan. Los cuerpos de sus guerreros quedan esparcidos por el campo de batalla. Nesib, emir de Hobeika, es el vencedor e impone las condiciones a su rival Amar, sultán de Salmaah. Aceptan no intentar hacerse con la tierra de nadie que separa los dos reinos, conocida como Franja Amarilla. Como garantía, y de acuerdo con las leyes tribales de entonces, Nesib “adoptará” o, mejor dicho, se llevará como rehenes a los dos hijos de Amar, llamados Saleeh y Auda. Pasan los años, y Saleeh, que es un guerrero nato, quiere escapar de la jaula dorada en la que está encerrado y regresar a las tierras de su padre. Sin embargo, a Auda sólo le importan los libros y el conocimiento. Un día, llega un empresario de Texas para ver a Nesib, y le cuenta al emir que hay petróleo en sus tierras. Le promete riquezas que van mucho más allá de lo que pueda imaginar. Nesib ya ve un reino con carreteras, escuelas y hospitales construidos gracias al oro negro escondido debajo de la arena. Pero hay un problema: el petróleo está en la Franja Amarilla. Ha llegado el momento del último enfrentamiento para hacerse con el control de la Franja Amarilla, de los dos reinos y, sobre todo, del futuro.
Este es el argumento de «Oro Negro» («Black Gold»), una película del director francés Jean-Jacques Annaud basado en la novela «Al sur del corazón» del suizo Hans Ruesch y coproducida por Francia y Qatar. Cuenta la historia que el productor de esta película, Tarak Ben Ammar, descubrió la novela durante el rodaje de «Star Wars: Una Nueva Esperanza» en Túnez, y quedó fascinado por las descripciones de las tribus beduinas de Arabia durante los convulsos años que siguieron al descubrimiento del petróleo bajo las arenas del desierto. Ha tardado veinte años en trasladar el relato a la gran pantalla, pero la espera ha merecido la pena y ha conseguido un reparto de muchos quilates: Mark Strong como Amar, Antonio Banderas como Nassib, Freida Pinto como la princesa Lallah, Tahar Rahim como el príncipe Auda, Corey Johnson como Thurkettle, Riz Ahmed como Ali, Akin Gazi como Saleeh y Driss Roukhe como Magroof, entre otros. (www.blackgold-themovie.com)

{youtube}Oe45tzGrqCQ{/youtube}