«A propósito de Schmidt», «Entre copas» o «Los descendientes» han convertido al director Alexander Payne en un habitual de la alfombra roja del Teatro Dolby de Los Ángeles. Con «Nebraska» quizás consiga subir otra vez los escalones que llevan hasta el escenario para recoger una merecida estatuilla dorada…

El oscarizado director y guionista Alexander Payne («Election», «A propósito de Schmidt», «Entre copas», «Los descendientes») hace mucho que ya no tiene nada que demostrar. De hecho ya se espera con mucho interés cada una de sus nuevas películas por qué, automáticamente, se convierte en potencial candidata al Óscar. Para la película, para el director, y para sus intérpretes (como bien saben Jack Nicholson o George Clooney).
En «Nebraska» Payne cuenta la tragicómica historia, rodada en blanco y negro, de Woody Grant, un viejo cascarrabias y alcoholico que está convencido que ha ganado un premio de un millón de dólares en un sorteo. Para recogerlo deberá viajar desde Montana hasta Nebraska, contra la oposición de su hijo David, que está convencido de que se trata de una estafa pero que se verá obligado a acompañarlo.
Nominada a seis premios de la Academia (incluyendo la mejor película, el mejor director y el mejor actor protagonista), «Nebraska» se presenta como una de las grandes favoritas para la temporada de premios pese a su triste paso por la gala de los Globos de Oro, y está protagonizada por Bruce Dern (premio al Mejor Actor en el último Festival de Cannes), Will Forte, Stacy Keach, Bob Odenkirk (el abogado de la popular serie «Breaking Bad») y June Squibb, «Nebraska» llega a nuestra cartelera esta misma semana.

{youtube}ELY71AVJnlY{/youtube}