Quizás seré una extraña excepción, pero llegué hasta la adaptación al cómic de la novela de Stieg Larsson creada por Sylvain Runberg y Josep Homs sin haber leído ni visto antes ni el libro original ni ninguna de las dos películas que han adaptado cinematográficamente «Millenium 1. Los hombres que no amaban a las mujeres«. Y posiblemente eso ha jugado a mi favor.

image1Mikael Blomkvist, apartado de la revista Millenium, es contratado por el viejo hombre de negocios Henrik Vanger para que retome la investigación sobre la desaparición de su heredera cuarenta y cuatro años antes. El periodista acepta el encargo a cambio de información sobre los carteles financieros. Su camino se cruzará entonces con el de Lisbeth Salander. Pirata informática de aspecto punk, superdotada en matemáticas, experta en combate cuerpo a cuerpo y totalmente asocial, Lisbeth aplica sin vacilar su propia noción de la justicia a «los hombres que no aman a las mujeres».

La trilogía «Millenium» escrita por el periodista y escritor sueco Karl Stig-Erland Larsson (Skelleftehamn, Västerbotten, 15 de agosto de 1954 – Estocolmo, 9 de noviembre de 2004), conocido simplemente como Stieg Larsson, fue todo un fenómeno literario en su país de origen y, de hecho, en toda Europa y gran parte del mundo. Lamentablemente Larsson no llegó a disfrutar de la celebridad ni del éxito, puesto que falleció a causa de un infarto en el año 2004 pocos días después de haber entregado a su editor el manuscrito con el tercer volumen de la saga y las tres novelas de la serie («Los hombres que no amaban a las mujeres», «La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina» y «La reina en el palacio de las corrientes de aire») fueron publicadas de forma póstuma. Además de unas cifras de ventas dignas de un bestseller de Tom Clancy o Ken Follet, la serie saltó a la gran pantalla en su país de origen en el año 2009 («Män som hatar kvinnor» dirigida por Niels Arden Oplev y protagonizada por Michael Nyqvist, Noomi Rapace y Lena Endre, y «Flickan som lekte med elden» y «Luftslottet som sprängdes» dirigidas por Daniel Alfredson y protagonizadas por Michael Nyqvist, Noomi Rapace y Lena Endre) y en una superproducción made in Hollywood en el año 2011 («The Girl with the Dragon Tattoo» dirigida por David Fincher y protagonizada por Rooney Mara y Daniel Craig) que alcanzó los 90 millons de dólares de beneficios, varias nominaciones a los premios Óscar y una estatuilla dorada a la Mejor Edición.
Su éxito dió altavoz y difusión internacional a un género literario que ya existía, la novela negra nórdica o policíaca escandinava, donde nombres como el matrimonio Maj Sjöwall y Per Wahloö, Henning Mankell, Arnaldur Indridason, Karin Fossum o Jo Nesbø ya se contaban entre los autores más vendidos en sus países de origen, desde Islandia y Dinamarca hasta Suecia y Noruega, y abanderados de este género negro y criminal que, a cada día que pasa y gracias a los tres libros de Larsson, gana más lectores en todo el mundo. Quizás su sociedad del bienestar en aparente declive, con las mayores tasas de delitos de toda la Unión Europea, pueda explicar el auge de la ficción sobre crímenes en el norte de Europa y la calidad de sus historias con asesinatos, traiciones y engaños, envueltos siempre por el frío y el marco blanco de la nieve.

En Octubre del año 2013 Planeta DeAgostini Cómics publicó la primera entrega del cómic de «Millenium», la adaptación oficial de la trilogía de Stieg Larsson creada por el dibujante Josep Homs y el guionista belga afincado en Estocolmo Sylvain Runberg, donde trabaja desde hace cuatro años. Este cómic, dibujado al más puro estilo BD francobelga al que nos tiene acostumbrado el catalán Josep Homs, corresponde a la primera novela de la saga, «Los hombres que no amaban a las mujeres» («Män som hatar kvinnor») publicada originalmente en Francia por Dupuis.
Seamos honestos: se ha de ser valiente para asumir el reto de adaptar una obra de éxito, con más de cuarenta millones de ejemplares de novelas vendidos en todo el mundo, una serie de televisión y cuatro películas, a un formato habitualmente menor y algo infravalorado como el cómic. Valiente Dupuis, valiente Runberg y valiente Homs.
La editorial francesa Dupuis había conseguido, después de una larga negociación, hacerse con los derechos de «Millenium», la exitosa trilogía de Stieg Larsson, y depositaron su confianza en Sylvain Runberg como guionista y en Josep Homs como dibujante para hacer la adaptación al cómic. Además, consiguieron que los autores pudiesen trabajar con libertad creativa sin la presión de tener alrededor doscientos ojos pendientes de ellos, fundamentalistas de la obra original, críticos dispuestos a lanzarse sobre el cuello de los autores al menor atisbo de desviación de la obra de Larsson, seguidores fieles de la película de David Fincher que asociaban a Mikael Blomkvist solamente con el rosotro de Daniel Craig o los clubs de fans de las actrices Noomi Rapace y Rooney Mara exigiendo su derecho a lucir las facciones de Lisbeth Salander.
La apuesta era firme, y después de conseguir que en la Feria del Libro de Fráncfort del año 2011 los herederos legales de Larsson (su padre y su hermano, en disputas legales con la pareja de Larsson, Eva Gabrielsson), autorizaran la adaptación al cómic (además de una versión de DC Comics en su sello Vértigo y otra en manga) el triunfo era el único destino posible para sus autores, los propietarios de los derechos y el editor que había apostado por ello (y que había pagado una fortuna). La publicación en castellano (y catalán) de Planeta DeAgostini lo confirma, así como los derechos vendidos a una docena de países, entre ellos, Italia, Alemania, Brasil, China, Japón, Canadá o Dinamarca.

La trama de «Millenium 1. Los hombres que no amaban a las mujeres» comienza cuando Mikael Blomkvist, apartado de la revista Millenium, es contratado por el viejo hombre de negocios Henrik Vanger para que retome la investigación sobre la desaparición de su heredera cuarenta y cuatro años antes. El periodista acepta el encargo a cambio de información sobre los carteles financieros. Su camino se cruzará entonces con el de Lisbeth Salander. Pirata informática de aspecto punk, superdotada en matemáticas, experta en combate cuerpo a cuerpo y totalmente asocial, Lisbeth aplica sin vacilar su propia noción de la justicia.
Como la mayoría de lectores de los libros y espectadores de las películas afirman, aunque el personaje principal de la historia es Blomkvist, Lisbeth Salander le roba todo el protagonismo. Esta superdotada hacker de imagen punk, cuero y metal, Lisbeth Salander, moderna heroína creada por Larsson como una versión actualizada de la pelirroja de trenzas Pippi Calzaslargas de la escritora sueca Astrid Lindgren, es seductora por su actitud asocial, encantadora pese a sus tatuajes y piercengs, y cautivadora por su particular noción de la justicia. En los prodigiosos pinceles de Josep Homs, alumno y hoy profesor de la prestigiosa escuela de cómic barcelonesa Joso, Lisbeth Salander es creible y real, y convence al lector que ni Noomi Rapace y Rooney Mara pueden llegar a abarcar toda su personalidad. Coincido perfectamente con las declaraciones de Homs al respecto: «Blomkvist es un tipo carismático pero no aporta demasiado a la historia, solo es el hilo conductor pero casi no tiene implicaciones directas. Es el protagonista simpático que le cae bien a todo el mundo, pero no tiene el potencial que Lisbeth».

Parte del éxito de este cómic, del resultado hipnotizante, de la brillante puesta en escena, y de la grata sorpresa que me he llevado con su lectura, se puede entender al leer unas declaraciones de su autor cuando decidió que camino debía seguir su creación: «Sylvain y yo evitamos las películas para intentar hacer un tebeo que funcionara independientemente, que cualquier lector lo pudiese disfrutar aunque no supiera nada de las novelas o las películas». 
Es evidente que el material de Larsson es la base del trabajo de Sylvain Runberg (Tournai, Belgique, 1971), pero el guionista responsable de «Orbital», «Hammerfall», «Les Carnets de Darwin», Konungar» o «Reconquêtes» construye aquí una trama efectiva pero no efectista, que retiene nuestra atención de principio a fin, y da forma a los personajes sin dudar ante la necesidad de alejarse de la novela original, algunas variaciones que no cambian el sentido global de la novela pero que sirven para explicar mejor personajes y situaciones («Por ejemplo la escena del hospital en la que Lisbeth está con su tutor y el abogado y que, en un par de páginas, nos permite establecer claramente la relación entre los tres» explicaba Homs al respecto).

Pero si el guión de Runberg es sólido, el dibujo de Homs solamente puede calificarse como majestuoso. El dibujante barcelonés, premio al Creador Emergente del año 2012 por el diario «El Mundo», con una carrera más prolífica y reconocida en Francia que aquí (lamentable situación que arrastran muchos otros creadores del cómic de nuestro país) en «La Vieille Dame» con Benoit Zidrou o «Secrets. L’Angelus» con Frank Giroud, autor de la serie «Red Sonja» para la editorial Dynamite con Frank Cho y Doug Murray, «Blade», «X-Men», «Doc Samson» y «Marvel Westerns: Western Legends» en los EE.UU., y participante de propuestas como «Barcelona TM» o «Revolution Complex», ha encontrado aquí un marco ideal donde demostrar de todo lo que es capaz, en lápiz, tinta y color. 
El trabajo de Homs roza la excelencia y transmite perfectamente el ambiente opresivo de la aisada isla de Hedeby y las propiedades de la disfuncional familia Vanger. De hecho Homs se documentó in situ, puesto que viajó hasta Estocolmo para conocer al guionista, tomar fotos y visitar las localizaciones reales, la ruta ‘Millenium’ puesto que Runberg le mostró los sitios en los que transcurría la obra, incluyendo Hedeby, Hedestad o la capital sueca, y otros lugares que iban a utilizar para el álbum y que no salían ni en los libros ni en las películas.
Siendo una historia tan conocida, lo fundamental para guionista y dibujante era evitar, en lo posible, las imágenes de «Millenium» que se habían mostrado en las cuatro películas para satisfacer a los unos y a los otros, vírgenes y habituales, y ofrecer a todos los lectores una experiencia nueva y diferente a la de las tres novelas superventas, a la versión televisiva, a la trilogía cinematográfica sueca o a la película norteamericana. ¿Lo han conseguido? Lo desconozco, puesto que tras la lectura de la obra de Runberg y Homs no he realizado el ejercicio de comparación con todo el resto, y no puedo valorar si es o no es una buena adaptación, pero puedo emitir mi juicio sobre el cómic: fantástico.

Millenium 1. Los hombres que no amaban a las mujeres.
Guión: Sylvain Runberg
Dibujo: Josep Homs (http://homsmasomenos.blogspot.com.es/)
Editorial: Planeta DeAgostini
Colección: BD. Autores Europeos
Fecha de edición: Octubre de 2013
ISBN: 978-84-15866-03-9
Formato: 18,3×27,6cm. Cartoné. Color
Páginas: 144
Precio: 18,95 euros