Noveno volumen de los “Green Lantern Corps“, con la despedida de Peter Tomasi y Patrick Gleason y la bienvenida de un Tony Bedard que no acaba de debutar con excesiva fortuna,… aunque todo se andará…

"Green Lantern Corps num.9: El día más brillante" (Tomasi, Bedard y otros, Planeta DeAgostini)Green Lantern Corps num.9: El día más brillante.
Edición original: Green Lantern Corps 47-52 USA
Autores: Peter Tomasi, Tony Bedard, Ardian Syaf (tintas de Vicente Cifuentes), Patrick Gleason
Formato: Libro rústica. Color.
Páginas: 160
Precio: 14,95 €

Los Guardianes del Universo crearon a los Alpha Lanterns para que mantuvieran a raya al Cuerpo de Green Lanterns, pero ¿qué ocurre cuando este “departamento de asuntos internos” cae en manos de uno de los villanos más peligrosos del cosmos? Así comienza la etapa del guionista Tony Bedard (R.E.B.E.L.S.) al frente de Green Lantern Corps. En esta ocasión, lo acompañan los lápices de Ardian Syaf (La noche más oscura: Batman) justo después de la emotiva despedida de Peter J. Tomasi y Patrick Gleason.

Llegamos al final de la grandiosa etapa de Tomasi y Gleason en los Green Lantern Corps, y lo hacemos con un sabor agridulce porque el “gusto” que deja este tomo no es tan bueno como el que nos dejaron los volúmenes anteriores. Quizás es que la reaparición del Superman ciborg no resulte tan interesante como se esperaba (sobre todo si tenemos en cuenta su “final”, a todas luces simplón) o que el enfrentamiento con los Guardianes resulte bastante tan anticlimático o que queden tantas ideas sueltas que Bedard tiene que recoger como bien pueda e intentar apañar una línea argumental con los mimbres que Tomasi le deja. El resultado final, como vengo comentando, no es demasiado bueno, pero tengo mucha fé en Bedard, sobre todo tras su excelente trabajo en R.E.B.E.L.S. (primer volumen y segundo volumen) así que, para mi, tiene toda la confianza del mundo, puede que le cueste un poco, pero hará suya la colección. De momento tiene que lidiar con la serie tal y como la dejaron Tomasi y Gleason, hacer limpia de los detalles que no le interesan (como la prohibición de que los miembros del Green Lantern Corps se relacionen sentimentalmente) y deshacerse de los Alpha Green Lanterns, motivo para el que trae de vuelta al Superman ciborg. Es a partir de este momento cuando, espero, la serie remonte el vuelo y comience a parecerse a lo que Bedard ha ofrecido en R.E.B.E.L.S. y hay detalles que me inspiran confianza como el subterfugio de ver Ganthet entre las filas de los Green Lantern como parte de un complot junto a Atrocitus, líder de los Red Lanterns.

Gráficamente la verdad es que la serie no se ha resentido de la marcha de Patrick Gleason y que es muy de agradecer el ver a Vicente Cifuentes entintando a Ardian Syaf.

Sobre la edición de Planeta tan sólo puedo decir que la calidad es la de estos volúmenes últimamente, Planeta parece haber dado con la tecla correcta porque el acabado es impecable y los cómics lucen muy bien.

En definitiva, es un tomo de transición, la despedida de un gran equipo creativo y la llegada de un gran guionista que, a buen seguro, nos ofrecerá grandes momentos. Así que, aunque en este volumen creo que el nivel ha bajado confío en que remontará en la próxima entrega, y estaré ahí para verlo.