Hace un par de días por fin me animé a leer los tres primeros volúmenes de «DMZ» de Brian WoodRiccardo Burchielli («Sobre el terreno», «El cuerpo de un periodista» y «Obras Públicas»), una serie de la que me habían hablado maravillas, incluso llegaron a decirme que era el mejor título Vertigo del momento. Y me ha entusiasmado.

DMZ
Edición original: DMZ Vol. 1 USA
Fecha de edición: noviembre de 2007
Guión: Brian Wood
Dibujo: Riccardo Burchielli, Brian Wood
Tinta: Riccardo Burchielli, Brian Wood
Color: Jeromy Cox
Formato: Libro rústica, color.
Bienvenidos a la América de la Segunda Guerra Civil.
La peor pesadilla de América se ha hecho realidad. Una terrible guerra civil ha dividido a los Estados Unidos en dos… y el joven Matty Roth, un reportero en prácticas, ha quedado atrapado en una zona aislada de Manhattan, una zona donde se librará la batalla definitiva por la libertad.
Brian Wood, uno de los guionistas de cómic independiente más reputado del momento, aúna fuerzas con el italiano Riccardo Burchielli para realizar la serie Vertigo más rompedora del momento, una nueva visión sobre la guerra, los medios de comunicación y la libertad.

DMZ nos habla sobre la guerra, un conflicto bélico que ha dividido a Estados Unidos en dos y cuyo tablero de juego más importante se desarrollan en Manhattan, la DMZ o Zona Desmilitarizada (Demilitarized Zone), una tierra de nadie en la que malvive gran parte de la población a la que los militares no dejaron evacuar. A esa zona de nadie llega Matty Roth, como ayudante de un fotógrafo de renombre… desgraciadamente el helicóptero en el que llega es abatido siendo Matty el único superviviente del que sabremos algo. Tras ser ayudado por una enfermera Matty decidirá quedarse en la DMZ y contar al mundo lo que allí sucede, en el medio de la guerra más desgarradora para los estadounidenses desde la primera Guerra Civil.

Esto no es sino una excusa que se toma Brian Wood para hablarnos sobre la guerra. Sí, cierto es que no estamos ante un cómic autobiográfico como Palestina, de Joe Sacco, pero DMZ, aunque explora la ficción, y fricción, entre los bandos en guerra y sus víctimas, es un cómic sobre la humanidad y como ésta se enfrenta a las situaciones más complicadas. Wood pronto comenzará a tejer tramas sobre la guerra, cómo sucedió, la lucha por convencer a la opinión pública, etc, pero es el periodismo de Matty el que nos muestra cómo es y qué sucede en un Manhattan aterrador y cruento, pero repleto de historias. Así acabamos teniendo historias de amor y traición, historias de supervivencia, de egoísmo… en la guerra es donde más germinan las historias, la creatividad… y DMZ es un claro ejemplo de ello. Es un gran cómic repleto de historias, de crítica… de periodismo puro y duro, del que ya no se encuentra en los periódicos.

Pero, y ojala todos los “peros” fueran como este, una gran historia no sirve de nada si no cuenta con un gran narrador, y el trabajo de Riccardo Burchielli es perfecto. Su estilo sucio y realista, su efectividad como narrador, su retrato de un Manhattan semidestruido, todo, le sienta como un guante a los guiones de Brian Wood, a Vertigo y, especialmente, al conjunto que supone DMZ.

Sobre la edición tengo que decir que sigue al 100% el estilo de la línea Vertigo de Planeta de Agostini, por lo que el único “pero” que se le puede, podría, buscar es si se está de acuerdo, o no, con el precio. Algo elevado, pero muy correcto.

Tan sólo he leído los tres primeros tomos; Sobre el terreno, El cuerpo de un periodista y Obras Públicas, de los 9 que ya ha editado Planeta De Agostini, pero no puedo negaros que estoy deseando leer los siguientes tomos conforme mi economía me lo vaya permitiendo, dios sí merecen la pena