Reseña de la película “Camino a la perdición“, dirigida por Sam Mendes y protagonizada entre otros por Tom Hanks, Paul Newman, Jude Law y Tyler Hoechlin.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/camino-a-la-perdicion.jpg” porque contiene errores.“Camino a la perdición”

Imagen activa

 

Título Original: Road to Perdition
Año: 2002
Duración: 119 min.
País: Estados Unidos
Director: Sam Mendes
Guión: David Self (Cómic: Max Allan Collins & Richard Piers Rayner)
Música: Thomas Newman
Fotografía: Conrad L. Hall
Reparto: Tom Hanks, Paul Newman, Jude Law, Jennifer Jason Leigh, Stanley Tucci, Tyler Hoechlin, Daniel Craig, Dylan Baker, Liam Aiken, Ciarán Hinds
Productora: DreamWorks Pictures / 20th Century Fox presentan una producción Zanuck Company

———————————————————————————————————

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/camino-a-la-perdicion-jude-law.jpg” porque contiene errores.Para quien pudiera dudar de San Mendes después de arrasar en los óscars con su primera y única película hasta hoy, “American beauty“, tenemos en cartelera su confirmación, la prueba palpable de que es un grandioso director al que habrá que seguir muy de cerca la pista.

Road to perdition” (título original de la película que nos ocupa) se empezó a calificar desde su estreno en EEUU como “Road to oscar” refiriéndose así a su calidad y a las muchas probabilidades que tiene de acaparar nominaciones en la próxima edición de los premios. Con semejante carta de presentación uno va siempre con cierta reticencia al cine, pero es que la verdad es que la película es francamente buena.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/camino-a-la-perdicion-paul-newman.jpg” porque contiene errores.No es una película fácil, no obstante, y creo que es exigente porque lo verdaderamente impactante no son las escenas de violencia que suelen nutrir los argumentos de las películas del género (aunque haberlas haylas), sino los sentimientos soterrados que expresan los personajes mediante gestos, miradas, reflexiones y diálogos (Impresionantes los actores, por cierto, aunque hablo luego de eso).

Sam Mendes ha hecho un trabajo inmenso de dirección al extraer de cada plano, de cada secuencia, de cada escena el máximo partido. De hecho  me arriesgo a decir que ha sobredimensionado el material con el que trabajaba (y no digo con eso que el cómic en que se basa sea malo, para empezar porque ni lo he leído, cosa que solucionaré en breve). Se nota, se percibe con claridad que es una película esmeradísima, de un detallismo exagerado. Todo está trabajadísimo, todo está bien. Es de esas películas que podríamos calificar de “académicamente” perfectas, de esas que se podrían poner en una Academia de cine. “De libro”, vamos.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/camino-a-la-perdicion-sam%20mendes.jpg” porque contiene errores.Ahora bien, haciendo de abogado del diablo, le voy a sacar una pega (que en el fondo no es tal, ya vereis) comparándola con otras películas próximas en temática y asunto. “El padrino” o “Uno de los nuestros” parecen superiores a ella y cabría preguntarse ¿Por qué esa sensación? Creo que es porque aquellas aspiran a explicar el mundillo de la mafia de una forma más global, investigando por todos sus vericuetos y tienen aureola de obra total. “Camino a la perdición” es en realidad, más que un fresco sobre la mafia, un drama, la historia de un hombre reducida al relato de unas semanas contado por su hijo. Parece un asunto más somero, un argumento más simple, pero no, regreso a la defensa de esta película y os hago un apunte: Mendes ha conseguido algo mucho más profundo con una historia aparentemente tan simple, ha retratado el alma de varios estereotipos: la del matón arrepentido, consciente de su condena que trata de desviar a su hijo de su probable destino; el asesino implacable, frío, sin escrúpulos, sin principios capaz de helarnos la sangre que él mismo ya tiene congelada; el capo de familia atrapado por su sentido del honor, incapaz de traicionar su orgullo aún por amistad y menos por cariño y todo ello arropado por una intensa angustia vital que impregna los rostros de cada uno de los actores y la película entera .

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/camino-a-la-perdicion-tom_hanks.jpg” porque contiene errores.Tengo la misma sensación que me produjo “El hombre que nunca estuvo allí” de los Coen. Uno se siente como si hubiera sido testigo, interlocutor de un hombre (en este caso varios) que por un momento te desvela que la vida es dura y te cuenta por qué lo ha sido en su caso y te lo confía como lo haría a su mejor amigo. Eso llega dentro y por eso mi consejo es que sin esperar ver una película de acción, una película de mafiosos al uso, escucheis y veais lo que los personajes y el director tienen que decir y os sentireis cómplices de algo que va mucho más allá de lo que una simple película puede contar. Eso sólo lo consigue un grandioso director y eso sólo lo transmiten unos grandes actores.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/camino-a-la-perdicion-tyler-hoechlin.jpg” porque contiene errores.Respecto a si Paul Newman está mejor que Tom Hanks…..No cabe entrar en ello. Todos están francamente bien. El papel de Hanks no da juego para mucho más y él cumple. Otra cosa es que lo de Newman ya sea de otro mundo (¡¡¡Qué impresionantes miradas!!! Su rostro también habla ¡¡¡¡qué gran actor!!!). Pero si hay un actor que me gustaría destacar ese actor es Jude Law. ¿Os habeis parado a pensar lo bueno que es? ¿Os acordais de “Inteligencia artificial“? Es impresionante el cambio. Es capaz incluso de modificar por completo sus movimientos corporales, sus gestos,….realmente parece una persona distinta en cada una de sus películas. Creo que estamos ante un auténtico monstruo de la interpretación. Me deshago en elogios. Fascinante.

No sé qué más se puede decir de una película para que os interese. Es sin duda de lo mejor del año en curso. Sólo puedo desearos que os guste tanto como a mí. Si no lo hace lo sentiré por vosotros.