El cambio de Ben Affleck ya es un hecho. Durante muchos años se daba por supuesto que el talento del dúo formado por Matt Damon y Ben Affleck residía solamente en el primero, y que Affleck asumía el rol de guapo, gracioso y ligón. Las cosas cambiaron de repente cuando Affleck afrontó su primera película como director, “Adiós, pequeña, adiós”, y se confirmó con su segunda película, “The Town”. El talento surgió a bornotones, los elogios se acumularon y la crítica aplaudió al joven descarriado que demostraba todo su potencial.

La carrera profesional del dúo formado por Matt Damon y Ben Affleck, tras el éxito de la oscarizada “El indomable Will Hunting”, confirmaba las teorías que señalaban a Damon como el cerebro y a Affleck como el rostro bonito. Así, mientras el primero demostraba su capacidad y su olfato eligiendo trabajos en películas como “Salvar al soldado Ryan”, “El talento de Mr. Ripley”, “Ocean’s Eleven” o “El caso Bourne”, entre otras, el segundo escogía malos papeles y ocupaba más espacio en las revistas del corazón que en las revistas especializadas de cine, ejemplificado en sus romances o su matrimonio fallido con Jennifer López. Pero cuando Ben Affleck se sentó en la silla del director la cosa cambió. “Adiós, pequeña, adiós” y “The Town” nos descubrieron un director en mayúsculas, un profesional con capacidad innata, que en “Argo” parece haber alcanzado el punto más alto.
En “Argo” Affleck nos cuenta como el 4 de noviembre de 1979, mientras la revolución iraní alcanzaba su punto álgido, algunos militantes irrumpieron en la embajada de Estados Unidos en Teherán y tomaron cincuenta y dos prisioneros estadounidenses. Sin embargo, en mitad del caos, seis de ellos logran escapar y encontraron refugio en casa del embajador canadiense. Sabiendo que era sólo cuestión de tiempo que los encontrasen y, muy probablemente, los matasen, un especialista de la CIA en operaciones especiales llamado Tony Mendez urdió un arriesgado plan para sacarlos del país de forma segura: fingir que ruedan una película para sacar a los rehenes de la embajada de Canadá. 
“Argo”, protagonizada y dirigida por Ben Affleck, producida por George Clooney, esta basada en una historia real, desclasificada por la CIA recientemente y narrada en un artículo de Joshua Bearman publicado en “Wired Magazine” titulado “How the CIA Used a Fake Sci-Fi Flick to Rescue Americans from Tehran”, donde se desvela la ayuda de Hollywood para liberar a los refugiados mediante un plan algo rocambolesco, con tintes de comedia, pero muy meditado.
John Goodman, Alain Arkin, Bryan Cranston, Kerry Bishé, Kyle Chandler, Rory Cochrane, Christopher Denham, Tate Donovan, Clea DuVall, Victor Garber, Zeljko Ivanek, Richard Kind, Scoot McNairy, Chris Messina, Michael Parks y Taylor Schilling, entre otros, acompañan a Affleck en el reparto, un casting de actores que Affleck escogió para que se pareciesen a las personas reales a las que dan vida.
La película ya se ha estrenado en los EE.UU. con notables críticas positivas, que la han colocado entre las primeras favoritas para optar a un Óscar en la próxima edición de los premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood, y nosotros podremos disfrutar con ella a partir del 26 de Octubre. (www.warnerbros.es/Argo)

{youtube}Ou2JnNCys10{/youtube}