El brasileño Fernando Meirelles se ganó el derecho a poner el pie en Hollywood con «Cidade de Deus«, y el tiempo le ha permitido poner los dos pies, y el cuerpo entero, fruto de su talento demostrado con creces en «El jardinero fiel» o «A ciegas«. Su nuevo trabajo, «360. Juego de destinos» es un viaje alrededor del mundo con el mensaje de fondo de que todo lo que va, tarde o temprano, vuelve.

Hollywood ha aprendido a ser com el Real Madrid o el F.C. Barcelona, y ficha con precisión los mejores talentos del séptimo arte que van surgiendo por el mundo. Y, claro, nadie se resiste a su llamada. Alejandro Amenabar, Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñarritu, Guillermo del Toro, Ang Lee, Walter Salles, John Woo… y el brasileño Fernando Meirelles han cedido a los cantos de sirena que les llegaban desde las cálidas costas de California.
En «360. Juego de destinos» del director de São Paulo Fernando Meirelles («A ciegas», «El jardinero fiel», «Cidade dos homens», «Cidade de Deus») un hombre de negocios se enfrenta a una dura decisión: serle fiel o no a su mujer. A partir de este momento se origina una serie de acontecimientos que se desarrollan alrededor del mundo con consecuencias dramáticas, haciendo que la trama acabe volviendo trescientos sesenta grados al lugar de la decisión original.
Inspirada en «La Ronde» («La Ronda»), una obra teatral de principios del siglo XX del dramaturgo austriaco Arthur Schnitzler, está protagonizada por Anthony Hopkins, Jude Law, Jamel Debbouze, Moritz Bleibtre, Rachel Weisz o Ben Foster, con un guión de Peter Morgan («The Queen»), y nos muestra diferentes historias cruzadas de amor y desamor en diferentes ciudades y países del mundo, desde Viena hasta Paris, pasando por Londres, Río de Janeiro o Phoenix. Un círculo de relaciones e infidelidades que progresivamente se irá cerrando.

{youtube}S5lJSVYJn28{/youtube}