Parece que el 2012 no va a dar descanso a Glénat. Aunque el 2011 cerró bien, con un ligero aumento de ventas respecto a 2010, en este año se han “despertado” con la noticia de que su distribuidora de kiosko de toda la vida, Coedis, ha entrado en concurso de acreedores… lo que condiciona toda su estrategia.

En Glénat tienen la negra, después de que Joan Navarro y Félix Sabaté adquiriesen la editorial todos teníamos muchas ilusiones puestas en su nuevo proyecto y parecía que las cosas pintaban bien con el repunte de ventas de 2011, pero ahora les ha llegado un importante mazazo: el concurso de acreedores de Coedis. Distribuidora que les adeuda, suponemos, el dinero de los dos primeros números de Death Note (el tercero se ha librado por los pelos) y de Españistán como mínimo, una cantidad que presumimos importante y que, maldita sea, no ha sido una buena noticia para la editorial barcelonesa.

Desde Vía News deseamos la mejor de las suertes a Glénat y que estos problemas puedan encontrar algún tipo de pronta solución, aunque por cómo pinta la cosa…

2012 EMPIEZA FATAL: COEDIS, NUESTRA DISTRIBUIDORA DE KIOSCOS, PRESENTA CONCURSO DE ACREEDORES, O LO QUE SEA…

Problemas para Glénat: Coedis entra en concurso de acreedores

Esta mañana recibo una llamada de Félix que me anuncia que el camión que habíamos enviado desde la imprenta a Coedis, con el nº 3 de “Death Note” en su edición para kioscos, ha sido rechazado y se ha visto obligado a devolver los 10.000 ejemplares a Liberduplex (la imprenta). De hecho, mejor así, ya que por lo menos nos hemos librado de que quedaran retenidos por el juez en el almacén de Coedis, hasta que se resuelva el concurso, o sea lo que todos conocíamos antes por suspensión de pagos.

Hace meses que se sabía de las dificultades económicas de la distribuidora, pero tomé la decisión de entregarles la edición de kiosco de Españistán y Death Note. Toda mi vida he trabajado con Coedis. Si no recuerdo mal, Norma ya trabajaba con ellos desde los primeros años 80, como Toutain y La Cúpula. Mientras que Nueva Frontera distribuía con Distribarna. Distribuí tambien en Coedis los dos únicos números de “Complot”, en 1985. Y a finales de 1993 volví a Coedis con “Viñetas”, ya en Glénat. Y la primera marabunta de tebeos: “Torpedo”, “Sueños”, “Street Fighter II”, “Amura”, etc.

Durante años Coedis también representó a los distribuidores en el Comité Ejectivo del Saló cuando yo lo coordinaba. Y desde hace ya unos cinco años distribuyen la edición de kiosco de “Naruto”.

Ni me planteé la posibilidad de cambio.

En mis últimas conversaciones con Ramón Cadena en Coedis, el panorama que me describía no era muy esperanzador, pero tal como está el patio, tampoco me lo imaginaba de otra forma.

Coedis es también propietaria de la editorial MC, fundada en 1985 y editora, en la actualidad, de unas 70 revistas. Revistas cuyos colaboradores llevan un espectacular retraso, de un año, en el cobro de sus trabajos.

La verdad es que también es mala suerte que esto ocurra justo cuando acabamos de entregar dos novedades en las que queríamos apostar en el kiosco. Porque si hubiera ocurrido, por ejemplo, hace tres meses, casi ni nos hubiera afectado. Pero ya saben, la vida es así: no la he inventado yo…

Afortunadamente podemos apañarnos y, ojalá, Coedis y MC, encuentren una solución de viabilidad para sobrevivir.