La venganza de SalazarHan pasado ya unos cuantos años desde que la primera entrega de Piratas del Caribe nos deslumbrase a todos, hoy, quince años después podemos asegurar que o la franquicia deja un tanto de lado a Jack Sparrow o está condenada a ser un chiste sin gracia con una estructura tan repetida que, argumentalmente, no sé si estamos ante la quina o ante la primera entrega, así de parecidas son y quizás por ello La venganza de Salazar ha llegado a los casi 800 millones de dólares de recaudación, pero con una historia más típica imposible en la que la trama de la película original de Piratas del Caribe se reproduce de forma casi milimétrica.

Lo malo es que La Venganza de Salazar funciona como puro entretenimiento, sin pedirle más alardes porque no da para más, pero confirma que Piratas del Caribe es una saga de la que se puede sacar aún más partido, aunque para ello conviene dejar un poco atrás a Sparrow, o al menos tomárselo en serio de una santa vez, lo que sí que parece que hagan en esta ocasión, al menos por su enemistad con Salazar.

En resumen, La Venganza de Salazar es una película entretenida a la que no hay que sacarle pegas como el por qué no ha envejecido Sparrow los 21 años necesarios (aproximadamente) que debería haber envejecido entre la primera y la última película.

Mención aparte merece el traductor de la película: “Dead Men Tell No Tales” y es que pasar de “Los hombres muertos no cuentan mentiras” a “La venganza de Salazar” tiene delito, y mucho,