linea_separadora

El dúo formado Don Bluth y Gary Goldman impulsaron en los años ochenta, al margen de lo que hacía Walt Disney, un estilo propio de cine de animación con películas como “Nimh, el mundo secreto de la Sra. Brisby“, “Fievel y el Nuevo Mundo“, “En busca del Valle Encantado“, “Anastasia” o “Titan A.E.“. Eran películas en la mayor parte infantiles, pero con también ofrecían un producto apto para el público adolescente y adulto. De hecho en 1979 Don Bluth, Gary Goldman, John Pomeroy y algunos otros animadores rebeldes de Disney abandonaron la compañía del ratón Mickey reacia a introducir la más mínima novedad en sus producciones con la idea de dar forma a un nuevo estilo de cine de animación, que sin duda supieron ofrecer a los espectadores y que años después una desorientada Disney intentaría emular.

Basada en el libro infantil “Mrs. Frisby and the Rats of Nimh” de 1971, escrito por Robert C. O’Brien e ilustrado por Zena Bernstein, “Nimh, el mundo secreto de la Sra. Brisby” es una de las mejores películas de animación de los años ochenta y un claro ejemplo del nuevo estilo de animación, con innovaciones tecnológicas (la animación retroiluminada o la rotoscopia) acompañando al dibujo tradicional, que buscaban Don Bluth y compañía. Para ello contaron también con una historia excelente, para los más pequeños de la casa pero que no renuncia al tono siniestro, la oscuridad y la densidad psicológica, no rehúye el drama ni la violencia, y además cuenta con una partitura genial del legendario compositor Jerry Goldsmith.

La película nos contaba la historia de la señora Brisby, una ratón de campo tímida, una viuda que vive con sus hijos en la granja de la familia Fitzgibbon. Uno de los pequeños, Timothy, cae enfermo de neumonía y debe permanecer en reposo pues corre el riesgo de morir. El contratiempo llega en el peor momento, justo cuando los Fitzgibbon se disponen a arar la tierra, lo que significa que el hogar de la señora Brisby y sus hijos será destruido. Ante esta situación, la señora Brisby decide salir en busca de ayuda y el primero al que acudirá es al sabio búho. También contará con la ayuda de Jeremy, un cuervo enamorado, y de un ratón vecino algo entrometido. Desgraciadamente, la señora Brisby necesitará un milagro de la ingeniería de las ratas de NIMH, que dominan la electricidad, para mover su casa, y también deberá enfrentarse a una misteriosa rata, rechazar a Dragón, el feroz gato de la finca, y reclamar un amuleto mágico.

Nimh, el mundo secreto de la Sra. Brisby” (“The Secret of NIMH“) quizás ha ganado prestigio con el paso del tiempo, y hoy es un clásico de la animación que supera, con mucho, otras contemporáneas. Lamentablemente en el año de su estreno, en el verano de 1982, se enfrentó en el box-office a “E. T. El Extraterrestre“, “Poltergeist“, “Blade Runner“, “Tron” o “En Busca del Arca Perdida” y, como no podía ser de otra manera, salió derrotada del envite.

linea_separadora