linea_separadora

El dúo formado Don Bluth y Gary Goldman impulsaron en los años ochenta un estilo propio de cine de animación con películas como “Nimh, el mundo secreto de la Sra. Brisby“, “Fievel y el Nuevo Mundo“, “En busca del Valle Encantado“, “Anastasia” o “Titan A.E.“. Eran películas en la mayor parte infantiles, pero con también ofrecían un producto apto para el público adolescente y adulto. El origen de esta asociación se remontaba a 1979, cuando Don Bluth, Gary Goldman, John Pomeroy y algunos otros animadores abandonaron la compañía del ratón Mickey molestos y desencantados con su trabajo, pues Walt Disney Pictures era reacia a introducir la más mínima novedad en sus producciones. Bluth, Goldman y compañía querían dar forma a un nuevo estilo de cine de animación, que sin duda supieron modelar, que los espectadores recibieron con los brazos abiertos y que, años después, una desorientada Disney en horas bajas intentaría emular para remontar de su depresión.

Fievel y el nuevo mundo” (“An American Tail“) fue una de las primeras producciones de Bluth y Goldman que llegaron a las salas de cine, y contaron con el mismísimo Steven Spielberg y su Amblin Entertainment en la producción. En 1986 concretamente, cuatro años depués de “Nimh, el mundo secreto de la Sra. Brisby“. Su propuesta nos presentaba a Fievel, un simpático ratón que vive en Rusia a finales del siglo XIX. Su familia, los Ratonovich (Mousekevitz en la versión original en inglés), así como todos sus ratones vecinos, son amenazados por una temible pandilla de gatos. Hasta que un día a los oídos de papá Ratonovich llega un rumor: América es un paraíso donde no hay gatos y todas las calles son de queso. Por lo que, sin pensarlo dos veces, deciden emigrar al nuevo mundo. ¡América, allá vamos! Lamentablemente, durante el trayecto y a causa de una tormenta, Fievel cae al mar y su família se ve obligada a empezar su nueva vida en Nueva York sin el pequeño ratón. No obstante, Fievel sobrevive en el mar flotando dentro de una botella y es rescatado por una gaviota.

Fievel y el nuevo mundo“, aunque es una película infantil, propone una temática de tonos adultos pues presenta una visión de la emigración europea en los Estados Unidos del pasado siglo, que sería perfectamente equiparable a los movimientos migratorios de Asia, Latinoamérica y África hacia los países occidentales de las última décadas.

La película contó con una secuela , “Fievel va al Oeste” (“An American Tail: Fievel Goes West“), dirigida por Phil Nibbelink y Simon Wells, más infantil y sencilla que la primera. Lo más destacado de esta secuela es que contó con la voz de James Stewart, en su última participación en una película antes de su muerte.

linea_separadora

Where to watch Fievel y el Nuevo Mundo