*****

Sin duda una de mis series españolas favoritas y la recomendaría literalmente a todo el mundo. Perfecta en su mezcla de comedia y drama costumbrista, juvenil pero también adulta. Cuesta unos episodios engancharte sobretodo porque, si la ves en versión doblada (la versión original es en catalán), rechina al principio y cuesta un poco cogerles cariño a los personajes; pero después avanzas por ella de manera imparable queriendo más y más. Aunque ha tenido un spin off («Merli, sapere aude»), tiene un arco narrativo cerrado que consta de tres temporadas y cuarenta capítulos y termina porque se centra en los cursos de bachillerato de los alumnos del instituto «Ángel Guimerá» hasta que se gradúan. El argumento es coral (esto le permite presentar muchos personajes, afrontar problemáticas diversas y acumular muchos giros y sorpresas) aunque se centra en la figura del profesor de filosofía, Merlí, un tipo peculiar que no te tiene por qué caer del todo bien, pero que te termina conquistando porque es un gran profesor capaz de hacer que sus alumnos y nosotros como espectadores sintamos un deseo creciente en aprender filosofía, vive la vida con pasión jugueteando con sus vivencias y arriesgándose para conseguir lo que desea, tiene un corazón de oro con el que ayuda a tantos como se dejan y logra algo que parece imposible con una serie y es que cambie tu forma de ver el mundo, que te preguntes cosas, que pongas todo en duda, que no des nada por sentado, que reflexiones sobre lo divino y lo humano……Ya digo, para mí hubo un antes y un después de «Merlí», es ABSOLUTAMENTE IMPRESCINDIBLE.