Marshal Law es un protector de la ley de aspecto sadomasoquista, todo encuerado, con un alambre de púas enrollado en uno de sus brazos y que usa un potente arsenal de armas mientras sentencia con su característico «Soy un cazador de héroes. Cazo héroes. Aún no he encontrado ninguno«. ECC Ediciones publica ahora un inmenso tomo con sus andanzas.

5Después de que el Grande arrasara la vieja San Francisco, una nueva metrópolis se alzó de sus cenizas: una ciudad surgida de sueño febril hiperviolento, infectada con el peor caso de superheroísmo. Creados en laboratorios militares para librar las guerras secretas más violentas de Estados Unidos, estos “héroes” modificados genéticamente vagan por las calles de San Futuro formando bandas superpoderosas, poniendo a prueba el gatillo fácil de las demás en una orgía interminable de furia adrenalínica. Sin embargo, uno de esos veteranos descartados se ha embarcado en una misión personal para devolver la ley y el orden a este paisaje de batalla urbana.
No siente dolor. No muestra remordimientos. Su odio ardiente hacia los superhéroes es lo único que lo mantiene en marcha. Es el mejor de San Futuro, y se llama Marshal Law.

«Marshal Law«, tal cual se titula el tocho, recopila casi la totalidad de aventuras de este personaje y lo hace bajo el sello DC Black Label, aunque no sea ni lo uno ni lo otro. En su origen ochentero, Epic Comics, subsello de Marvel Comics donde los autores publicaban siendo propietarios de sus obras, sacó la primera miniserie de seis números y el prestigio «Marshal Law Takes Manhattan«. Aquí, Forum se encargó de publicar estas historias en el sello Epic Presents, con un mejor papel que el resto de cómics, y precio mayor. El otro especial, «Crimen y Castigo«, salió en formato Prestigio. Para los lectores de la época fue todo un descubrimiento, algo que se salía de lo normal y del canon establecido, un puñetazo en el estómago que no dejaba títere con cabeza.
Primero Apocalypse Comics, la compañía creada los propios autores, Pat Mills y Kevin O’Neill, sumándole a John Wagner y Alan Grant, continuaron con el personaje en los one-shot «Kingdom of the Blind» (1990) y «Hateful Dead» (1991). Tras esta corta experiencia como editores, fue Dark Horse Comics el que reanudó «Marshal Law» y sus polémicas peripecias en «Super Babylon» (1992) y «Secret Tribunal» (1994), además de cruces con otros personajes de la editorial como fueron Pinhead (el de Hellraiser, publicado por Forum), Savage Dragon y The Mask.
En este “casi” integral se incluye todo menos los cruces con personajes Dark Horse Comics. Previamente ECC Ediciones había apostado por esta serie en tres volúmenes de tapa blanda. Ahora las casi quinientas páginas de este tomo obtienen la tapa dura como recompensa a los nuevos lectores.
Según confiesa el guionista Pat Mills, a la pregunta de por qué odia a los superhéroes, responde que no le tiren de la lengua. El veterano autor, nacido en 1949 en Reino Unido y que ha trabajado en la conocida revista antológica «2000 AD«, es conocido en nuestro país por su creación Slaine, junto a Simon Bisley, cómic de espada y brujería basada en mitos e historias célticas, con un bárbaro melenudo de protagonista. Mills dice que en realidad le gustan las historias de superhéroes que conservan su autenticidad. Pone como ejemplo el Spiderman de Lee, Ditko y Romita, «El regreso del Caballero Oscuro», de Frank Miller y «Watchmen» de Moore y Gibbons. Con su arsenal de conocimiento, se alió con el genial ilustrador Kevin O’Neill para parir una de las sátiras más irreverentes del mundo de los superhéroes.
Marshal Law es un cazador de superhéroes autorizado por el gobierno, que posee superpoderes y reside en la ciudad de San Futuro, edificada sobre las ruinas de San Francisco tras un terremoto. La ciudad está dividida en dos zonas, como se nos enseña en el mapa que prologa a la primera miniserie y que se realizó para su publicación en tomo, junto a un resumen de los acontecimientos que llevaron a ese futuro distópico que curiosamente arranca en el año 2020. Encontramos a Marshal peleando con Suicida, perteneciente a la banda Gangrena, villano recurrente que no dejará de aparecer en el resto de historias. Este es uno más de los “héroes” modificados genéticamente y creados en laboratorios militares para una guerra secreta, y que vagan por la ciudad haciendo de las suyas.
Aparece un asesino y violador enmascarado que pondrá en jaque a la policía. Marshal Law tiene sospechas de que Espíritu Público, un superhéroe sin tacha, sea el asesino. Así arranca la serie Miedo y Asco, donde los autores exploran la verdadera naturaleza y el coste de las intervenciones militares estadounidenses y parodian al Super hombre por excelencia. Una aventura impactante e inolvidable. Kevin O’Neill con un estilo muy personal y visceral, crea una atmósfera irrespirable: superhombres repulsivos con un diseño infernal hasta el mínimo detalle. Hace gala de un dibujo feista pero a la vez espectacular, diría que hasta genial, con su sello característico a base de grafitis y lemas por todas partes. ECC Ediciones los ha rotulado absolutamente todos al castellano y lo ha hecho con mucho mimo. Desde la primera página hasta la última, O’Neill no baja el ritmo, si acaso el color, que en la primera mini es espectacular, es menos trabajado en los siguientes números.
«Marshal Law takes Manhattan» es una absoluta obra maestra, donde los autores ridiculizan a los personajes de Marvel Comics creando una historia milimetrada y que arranca más de una carcajada. El tirón de orejas va para los traductores que cambian el “Nuff Said” de Stan Lee y el “Reuníos” de los Vengadores por otras palabras menos adecuadas.
En los siguientes especiales, los autores ponen su punto de mira y su mala baba sobre las motivaciones de los super ricos, con una especie de Batman vigilando en la noche a base de mutilaciones; La Edad de Oro, la JSA, la Legión de Superhéroes, los mutantes, los sidekicks, los zombis y un largo etcétera, no se libran de la parodia más despiadada, sin concesiones de ningún tipo (que se lo digan al niño pateado en el trasero que despertó la ira de ciertas personas). ¡Ni los lectores se libran de ser criticados!
Pura y dura diversión. «Marshal Law» es un cómic que gozará cualquier lector, sea o no amante de los superhéroes. Es una puñetera obra maestra.

Marshal Law.
Guión: Pat Mills
Dibujo: Kevin O’Neill
Edición original: «Marshal Law: Fear and Loathing» núms. 1 a 6, «Marshal Law: Takes Manhattan», «Marshal Law: Kingdom of the Blind», «Marshal Law: The Hateful Dead», «Marshal Law: Super Babylon» y «Marshal Law: Secret Tribunal» núms. 1 y 2
Fecha de publicación: Octubre de 2020
ISBN: 978-84-18293-76-4
Formato: Cartoné (Integral omnibus). Color.
Páginas: 480
Precio: 40,50 euros