****

Una de las más gratas sorpresas del año a nivel televisivo y altamente recomendable si te gusta la ciencia-ficción. Los directores Tim Miller («Deadpool») y David Fincher («Seven») son productores de esta serie de Netflix destinada a un público adulto (mayores de 18) en la que se ofrecen otros tantos capítulos de animación de menos de 20 minutos en los que los robots, la muerte y el sexo son los ingredientes principales de argumentos centrados en la ciencia-ficción. La serie ofrece al espectador una experiencia única y es lo más parecido a una caja de bombones audiovisual porque cada capítulo es un dulce de insospechado sabor pues ofrece un tipo de animación y un planteamiento distinto con cabida para el drama, la comedia, la acción o incluso una cierta reflexión existencial que casa muy bien con el género. Lo que es común a todos es una animación que  impacta por lo cuidada que está visualmente y una gran capacidad para entretener al que la ve, porque juega bien con el suspense, su duración exige desarrollos muy ágiles con los que no da tiempo a cansarse de las historias y la mayoría de ellas sorprenden de un modo u otro. Cada cual puede elegir sus favoritos. Los míos: 4. Trajes, 6. Yogur al poder, 7. Más allá de Áquila, 11. Mano amiga y 14. Zima blue. No os la perdáis.