Uno de los clásicos de animación menos conocidos y menos valorados de Disney, quizás por aquello de ser de la etapa más floja del estudio, que posee en cambio o quizás por ello mismo, la ambientación parisina y el fondo musical jazzístico un encanto especial.