Cuando Michael Douglas aún escogía bien los proyectos en los que se implicaba y Ridley Scott aún mantenía íntegro el prestigio que había alcanzado con «Alien» y «Blade Runner», el thriller de acción «Black Rain» nos trasladaba hasta la hipermoderna urbe de Tokio, donde dos policías de Nueva York persiguen a un peligroso delincuente japonés. El actor Yusaku Matsuda, que interpretaba al villano Sato, falleció antes del estreno a causa de un cáncer de vejiga.