En una época donde se valora la reutilización y el reciclaje, las emisiones cero de dióxido de carbono, la sostenibilidad, el empleo de materiales ecológicos, etc. es un buen momento para recordar y recuperar las “Naves silenciosas” (“Silent Running”) de Douglas Trumbull, un director que debutaba detrás la cámara tras su labor en los efectos especiales en “2001: Una Odisea en el Espacio” y “Blade Runner”. Esta película de ciencia-ficción nos cuenta como la vida vegetal ha desaparecido de la Tierra y todo el resto de la extinta naturaleza se conserva en tres naves espaciales botánicas en órbita alrededor de Saturno.